Línea de tiempo feminismo

Linea de tiempo del Feminismo. Por Claudia Centeno y Teresa Sevilla. Print; Events. Christine de Pizan 1405. Primer Mujer que se atrevido a rebatir los argumentos misoginos y defensora de los derechos de las mujeres, escribió ' La Ciudad de las Damas', primer libro en favor de las Mujeres. lÍnea del tiempo del feminismo gallego Durante el siglo XIX nacen y viven una serie de mujeres que contribuyen de manera importante a la defensa y promoción de las mujeres. Estas pocas pero grandes, sirven de guía a otras muchas actuando como ejemplo de enseñanza en distintos ámbitos como el socio-político, la literatura, el arte y la ... Primer obra sobre el feminismo: Vindicación de los Derechos de la Mujer 1793. Olimpia de Gouges ... LÍNEA DEL TIEMPO EDUCACIÓN FÍSICA. LINEA DEL TIEMPO PSICOMETRÍA. LINEA DE TIEMPO RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL (RSE) AY. Historia y evolución del voleibol . 2010 - Major Events . Historia de la Virología. 1800 MUJER DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL En México no fue sino hasta 1953 cuando se le dio el derecho al voto a la mujer. Entonces el 3 de Julio de 1955 fue cuando la mujer voto por primera vez Actualmente como sabemos, la mujer forma parte importante en la sociedad, ahora es parte Para hacerle frente a estas y otras amenazas hay millones de mujeres en el país que levantan el puño con el feminismo en la muñeca. EL TIEMPO entrevistó a cuatro feministas representativas de ... Línea del tiempo del feminismo Timeline created by CDHA. In History. Sep 12, 1945. ... SEGUNDA OLA DEL FEMINISMO: Toma de conciencia de la mujer acerca de la opresión de la que es objeto, demando derechos sobre su cuerpo a través de la anticoncepción y el aborto Sep 12, 1949. Simone de Beauvoir publica su libro El segundo sexo Línea de tiempo Línea de tiempo ¿Para qué sirven Las líneas de tiempo permiten visualizar y comprender las complejidades de las épocas históricas, mostrando la continuidad de la misma, la simultaneidad de algunos de los sucesos y, a partir de esa información, analizar casualidades históricas, influencias, etc. El portal educativo argentino Educ.ar recomienda, para la escuela ... La agrupación de mujeres y diversidad sexual invitan a sumarse al taller de feminismo que se impartirá en línea. A través de sus redes sociales la agrupación internacional feminista Pan y Rosas difundió la iniciativa de un taller sobre feminismo, que se podrá tomar en línea y que además de todo no genera ningún costo. De acuerdo con el registro, no importa si tienes o no algún tipo ... Línea del tiempo del feminismo Timeline created by CDHA. In History. Sep 12, 1945. ... Línea de tiempo de la vida de Jesús. LINEA DEL TIEMPO MICROBIOLOGIA. Línea de tiempo sobre la vida de Manuel Belgrano. Luca Armetta. HISTORIA DE LOS ENFOQUES CUANTITATIVO, CUALITATIVO Y MIXTO: RAÍCES Y MOMENTOS DECISIVOS ... Línea del tiempo de la historia del feminismo Timeline created by lidiaht. In Uncategorized. 1647. Poullain de Barre 'La mente no tiene sexo' 1748. Olympe de Gouges 'Si la mujer tiene derecho a subir a la horca, entonces también tiene derecho a subir a la tribuna' ... Línea del tiempo de la Fisioterapia. Transportation History. 10 Important ...

Acuerdo de coalición progresista entre Unidas Podemos y PSOE: «Sí se puede»

2019.12.31 02:33 PlazaPodemos Acuerdo de coalición progresista entre Unidas Podemos y PSOE: «Sí se puede»

Queridas compañeras, queridos compañeros:
La década pasada fue una década perdida para España, marcada por la corrupción, los recortes en derechos y libertades, el deterioro de los servicios públicos y el enquistamiento del conflicto político territorial. Pero también fue la década del 15M, la PAH, las mareas en defensa de los servicios públicos… la década de las respuestas ciudadanas a las políticas que provocaron el sufrimiento y la precarización de los sectores populares.
«Dijeron en las plazas que sí se puede y nosotros decimos hoy que podemos». Con esta frase, Pablo Iglesias abría, hace casi seis años, el acto con el que pusimos en marcha Podemos. En la segunda mitad de esa década pasada, conseguimos llegar desde las plazas hasta las instituciones y, ahora, conseguimos formar parte de un Gobierno de coalición progresista con un acuerdo que hará posible el cambio político en nuestro país a favor de las mayorías sociales. Un acuerdo que solo ha sido posible gracias a vosotras y vosotros, a la militancia, a quienes desde pueblos, barrios y ciudades habéis asumido aquel mandato popular y el significado íntegro del «Sí se puede» con vuestro esfuerzo diario. Lo habéis logrado trabajando en lo cotidiano, en vuestros hogares, centros de trabajo y de ocio, con vuestras familias y círculos sociales. Solo podemos deciros gracias por no haber bajado nunca los brazos pese a las dificultades o decepciones a las que también hemos hecho frente durante estos años.
Estamos convencidas de que el acuerdo que hemos presentado hoy nos va a permitir inaugurar una nueva etapa política de diálogo, derechos y justicia social en España, y dar un nuevo impulso progresista a un proyecto europeo en riesgo por las políticas de austeridad y el auge de la extrema derecha.
A continuación, compartimos con vosotras y vosotros algunas de las medidas más relevantes de entre las más de setenta que conforman el acuerdo (que adjuntamos completo al final de este boletín):
En definitiva, con este programa queremos reconstruir los derechos y libertades arrebatados a los sectores populares durante la crisis, así como conquistar nuevos derechos que nos encaminen hacia una década ganada de igualdad, fraternidad, feminismo, cuidado del medio ambiente, dignidad de las instituciones, estabilidad y seguridad para la gente.
Surgimos como un espacio político que nació de aquel impulso democrático ciudadano, y ahora debemos asumir la responsabilidad histórica de traducir el «Sí se puede» en acción de gobierno, trabajando desde el Ejecutivo para aplicar este programa de avance social y democrático, y fortaleciendo nuestra organización en barrios, pueblos y ciudades, como una herramienta fundamental de transformación social.
Sabemos que no será una tarea fácil y que llevará su tiempo. Tendremos que hacer frente a límites y contradicciones, luchar contra la frustración, contra los discursos del miedo y de la desesperanza que buscan aplicar los poderosos y sus abanderados. Decía una de las consignas del 15M «Vamos despacio porque vamos lejos». Hoy, esa frase toma sentido para quienes entonces tomaron las plazas, desde la esperanza por una justicia social que sea el pilar del bienestar de nuestro pueblo.
Hoy hemos dado un paso más, y lo hemos hecho juntas y juntos. Hoy, empezamos una nueva década en la que podemos cambiar la vida de la gente; y si podemos, es gracias a vosotras y a vosotros. Seguimos porque hoy más que nunca,
¡Sí se puede!
submitted by PlazaPodemos to podemos [link] [comments]


2019.04.26 04:19 pdflibrarian EPUB PDF >> Santiago Abascal - España Vertebrada de Fernando Sánchez Dragó << LEER EN LINEA EBOOK KINDLE

EPUB PDF >> Santiago Abascal - España Vertebrada de Fernando Sánchez Dragó << LEER EN LINEA EBOOK KINDLE

↓↓ Descargar Santiago Abascal España vertebrada de Fernando Sánchez Dragó PDF EPUB Libro ↓↓

Vox ha irrumpido como un vendaval en la vida política española. Unos los temen, otros los imitan y muchos se han entregado a seguir con fervor a este partido. Por primera vez, su líder, Santiago Abascal, se ha prestado a la prueba de fuego de una confesión general. El texto recoge muchas horas de interrogatorio implacable por parte del escritor Fernando Sánchez Dragó. El resultado es un duelo sin cordones sanitarios ni líneas rojas trazadas por la corrección política.
Santiago Abascal - España Vertebrada de Fernando Sánchez Dragó
De todo se habla. Abascal no rehúye el bulto, dando respuesta así a muchos interrogantes. Desde la influencia de su padre a su paso por el PP, la crisis con ese partido y el empezar de cero, hasta el feminismo, el europeísmo, los inmigrantes, las autonomías, la familia, los impuestos, el aborto, la mili o el amor y el divorcio. Escrita desde el aquí y el ahora, esta obra nos desvela a la persona oculta detrás de las portadas y del clamor de los mítines.

↓↓ Descargar Santiago Abascal España vertebrada de Fernando Sánchez Dragó PDF EPUB Libro ↓↓


Tras la irrupción de VOX he leído varios libros sobre el tema (reseñadas en esta plataforma), donde la figura de su líder Santiago Abascal, es o vilipendiada o reverenciada, al más puro estilo del liderazgo carismático de Weber.
Pues esta es mi opinión sobre lo que he encontrado en el libro tras su fácil lectura, a un hombre tranquilo, llano y sereno, lejos de la ampulosidad de Dragó y, que para bien o para mal coincide con muchísima gente en España. También he encontrado a una persona de lecturas justas y al mismo tiempo con un olfato político harto inteligente que se les ha escapado a muchos, cosa nada despreciable. A su vez puede uds tener por seguro que todas las disertaciones giran en torno a la idea de España vista por VOX, cosa que para varias formaciones políticas ha supuesto un revulsivo.
Por lo tanto un buen libro para conocer a la figura preponderante que es Abascal, al igual que en su día lo fue Pablo Iglesias de Podemos, donde podrá vislumbrar las líneas maestras de su ideario (que son las mismas que en todos sus discursos, algo de agradecer visto a los políticos de la actualidad) que te acerca a la figura y al espíritu del partido, que servirá para ahuyentar falsedades vertidas al líder y al movimiento/partido, si bien, como no hay rosas sin espinas, no aclara el cómo en ocasiones más allá de la valentía. Otro tema es la introducción plomiza de Dragó antes de entrar en materia, la cual a mi entender podría ser más breve.
submitted by pdflibrarian to u/pdflibrarian [link] [comments]


2019.01.09 14:59 Asperger_Mgtow Carta abierta a las feministas

http://argentinatoday.org/2019/01/09/carta-abierta-al-colectivo-de-actrices-argentinas-por-carlos-balmaceda/
De mi mayor consideración: Les escribo en mi carácter de dramaturgo, actor y periodista, profundamente conmovido por las consecuencias políticas que su denuncia, -promovida en torno al presunto abuso sufrido por Thelma Fardín-, está desatando en la sociedad argentina.
Una nueva dinámica de vínculos, estigmatizaciones y prejuicios se ha iniciado a partir de la magnitud de su acto, y los efectos no deseados podrían convertirse incluso en un baldón para su propia causa, afectada por los arrebatos coléricos de una sociedad particularmente sensibilizada por estos eventos. Los episodios ocurridos en los últimos quince días, que incluyen dos suicidios instigados por los llamados “escraches”, evocan a ese aprendiz de brujo que, desbordado por su magia, pierde el control de sus actos con resultados catastróficos. Nadie, en este contexto de polarización, parece interesado en detener esta bola de nieve que solo beneficiará a los agentes de la distracción y el conflicto, jugando a favor de la manipulación de los poderosos y los intereses de una ingeniería social que busca dominarnos a través de la división entre argentinos. Por eso quiero llegar a ustedes, con el fin de que podamos debatir con franqueza y profundidad sobre las consecuencias de estos episodios. La justicia de su causa no puede ocultarles que ustedes ejecutaron una puesta en escena contando con la familiaridad y cercanía que otorgan la pantalla de cine o de televisión, y disponiendo de un oficio que las ha entrenado para emocionar a los espectadores, lo que les otorga un plus a la hora de convencer. Es decir, ustedes sabían que al convocar a su reclamo, contaban con una simpatía atizada por su condición de mujeres y su popularidad como actrices. De manera que ese pronunciamiento contó con una eficacia simbólica que ningún otro colectivo, profesional o artístico, dispone. Su oficio es el de la mímesis, la reproducción del drama y la evocación de la emoción. Como actor y dramaturgo, lejos estoy de criticar esa condición, inseparable hasta cierto punto de la propia identidad fogueada en la dialéctica de nuestro arte. Pero lo que es indiscutible es que esa eficacia potencia cualquier influencia sobre su público. Bien lo sabe la generación de actrices de la propia Thelma, que han visto crecer a sus “fans” adquiriendo no solo el merchandising, sino también la estética, la forma de relacionarse y hasta el lenguaje de los personajes que admiraban. Ustedes deberían haber sabido entonces que el efecto de la denuncia traspasaría largamente la dimensión racional de la empatía y produciría los resultados que, en horas, se desataron. Si no lo evaluaron todavía, con todo respeto las invito a esa reflexión, que podrá ahorrarnos conflictos, manipulaciones e incluso nuevas muertes. Por otra parte, su solidaridad con Thelma, la incuestionable búsqueda de justicia en torno a un hecho aborrecible, no debería distraerlas del contexto mundial en el que su acto se realiza, cuando las políticas de género se han convertido en un caballo de Troya: surgidas de espacios académicos ajenos a nuestra realidad, financiadas por fundaciones con sede en el norte del planeta, su irrupción en Argentina pretende vulnerar la construcción de una matriz nacional y popular, que recupere no solo las riquezas enajenadas por la actual gestión de gobierno, sino también nuestras más valiosas tradiciones culturales. Ayer mismo, en Brasil, hemos podido ver cómo el propio Bolsonaro prometió combatir la ideología de género, que, al fin, actúa como un juego de pinzas: introduce una polémica estéril, ajena a las necesidades nacionales, y al mismo tiempo crea su propio cuco reaccionario. Al mimetizarse con la ideología de género, diversos feminismos han sido arrastrados a esta falsa disyuntiva, sufriendo entonces el rechazo de una parte mayoritaria de la población, que ve en esta prédica un ataque a sus creencias y costumbres. Como colectivo político, ustedes deben definir si serán arrastradas por esta ola o si se sumarán a un feminismo de inspiración nacional y popular. Por ahora, su organización se alista, por acción u omisión, en ese bando que milita la disolución nacional y la división entre compatriotas, porque más allá de dos ejes, -la ley de interrupción voluntaria del embarazo y la difusión de denuncias por abusos-, no puede advertirse cuáles son sus objetivos. Y si son una organización política, necesariamente deben confluir en un movimiento que las vertebre y aloje sus reivindicaciones. Que se entienda, nadie pretende bajarle el precio ni a los pasos que han dado ni a la absoluta justicia de sus planteos, pero el rumbo que llevan se encamina hacia una colisión con el sentido común, y está dejando a la vera del camino un costo que se mide en vidas, que algunos consideran con impiedad y cinismo, “daños colaterales”. Me refiero a los hombres que han muerto en medio de sus reclamos, provocados por quienes ejecutan su escrache mediático. El caso que encuentra mayor contigüidad temporal entre su denuncia pública y sus consecuencias, es el del director de Deportes de San Pedro, Luis María Domínguez, que se ahorcó apenas supo que una presunta víctima lo denunció en un video. Ustedes son un colectivo político y tienen que asumir las consecuencias de sus actos. Esa mujer grabó el video con su acusación a las pocas horas de vuestra propia denuncia. Es decir, se sintió respaldada en cierto modo por lo que vio en los medios, y accionó en consecuencia. Al día de la fecha, todavía no se ha presentado en la justicia, no hubo una sola prueba de que Domínguez la hubiese violado y el hermano de la víctima, aludido en el mismo video, ha tenido el tiempo suficiente para fugarse, amenazar a la víctima o cambiar sus hábitos en función de la denuncia mediática. La hermana del presunto violador, mujer que por sus dichos se adivina ecuánime y piadosa, se ha querido poner en contacto con la denunciante, pero hasta ahora se ha negado incluso a ese intercambio que podría confortarla y hasta ofrecerle una perspectiva de lo que ha hecho, porque en definitiva, su denuncia tuvo una consecuencia: indujo a un hombre, culpable o no, al suicidio. Y eso ocurrió a horas de la denuncia de Thelma Fardín que ustedes solidariamente acompañaron. Como actrices, conocen esa advertencia televisiva que reza “niños, no intenten hacer esto en sus casas”. Ese mismo espíritu es el que ustedes deberían tener en cuenta al realizar una denuncia con tamaño peso emocional y andamiaje simbólico. Frente a ese efecto de contagio, ustedes, como el colectivo político que son, no fueron capaces de obrar, produciendo un nuevo pronunciamiento. De hecho, se han limitado a esa denuncia, sin ahondar en sus consecuencias. Y eso produjo otra muerte a unos diez días de su presentación televisada, la de Agustín Muñoz, adolescente de Bariloche acusado falsamente por una amiga. Dieciocho años, señalado por su entorno social, escrachado en las redes, la propia denunciante pidió disculpas y confesó su mentira, pero fue demasiado tarde. En la cultura del escrache, todos podemos ser acusados, sin pruebas, sin presentaciones judiciales, sostenida la imputación por el clima imperante –los hombres son potencialmente violadores y asesinos-, y una consigna –“yo sí te creo, hermana”-. Horas antes de que se produjera su anuncio, la antropóloga Rita Segato, baluarte del pensamiento feminista, había advertido sobre las consecuencias de los escraches y el punitivismo que algunos feminismos estaban ejerciendo, señalando que de persistir en ese camino, solo se estaría cambiando de mano al látigo del dominio patriarcal. Esta voz autorizada todavía no ha sido escuchada, ninguna de ustedes ha recogido el guante y elaborado una reflexión, que se impone después de estos dos suicidios producidos en el término de una semana. Alegarán que la denuncia de Thelma fue realizada en sede judicial y que eso la distingue de aquellas que no concurrieron por esos canales legales. Es cierto, la formalidad ante la ley es bienvenida, pero el impacto mediático es el que ha determinado una condena social de tal magnitud que el denunciado Juan Darthés ya ha perdido toda chance de defensa ante una opinión pública que, en virtud de la contundente puesta en escena detallada, dio su veredicto. Y lo que como organización política deberían tener en cuenta, es que los episodios de San Pedro y Bariloche, sin denuncia judicial mediante, ocurrieron al influjo de esta situación. No fueron los únicos casos. Las denuncias dentro del ámbito político se multiplicaron al día siguiente de su pronunciamiento, y, exceptuando la imputación al senador Marino, realizada en sede judicial y con un relato preciso y detallado, todas fueron lanzadas a las redes sin posibilidad de que los señalados puedan ejercer derecho a defensa alguno. Básicamente, dada la unanimidad que se ha instalado en virtud del clima descripto, el buen nombre y honor de los imputados han sido dañados definitivamente. En vuestro accionar, y en las opiniones generalizadas de una mayoría importante de mujeres, estos actos de “justicia por video propio”, parecen satisfacer una demanda que se convierte en venganza lisa y llana; y así, se actúa como si la causa ameritara la caza y la delación, el aislamiento social del hombre, e incluso, el disciplinamiento entre los niños y adolescentes, que crecen con la presunción de un “pecado original”: el haber nacido hombres. El efecto contagio no se detiene. Si bien algunos casos se registraron antes de su presentación, otros se multiplican, como las denuncias en el ámbito político, al influjo de su acto. En las escuelas, primarias y secundarias, se cuentan centenares de casos, y, de no atemperarse este clima social, se producirán muchísimos más en el siguiente ciclo lectivo. Se sabe de un colegio de la localidad de Banfield donde se han promovido varios escraches, y en Mendoza, los propios varones acusados en las redes, contraatacaron con una presentación judicial. Como colectivo político, no puede serles ajena una mirada estratégica: como mencionáramos, ayer mismo Bolsonaro asumió en Brasil, favorecido por un eje de campaña fuertemente influido por la ideología de género: el lema “Ele nao”, disparó sus preferencias electorales no bien se realizó una multitudinaria convocatoria bajo esa consigna. Es que junto con sus reivindicaciones, justas, indiscutibles, necesarias, impostergables, cabalgan las agendas de organizaciones no gubernamentales que han decidido convertirlas, como ya se ha dicho, en un Caballo de Troya. De esto, lamentablemente, no se puede hablar. Las referentes de algunos feminismos se niegan de plano, como si examinar esta cuestión comportara una complicidad con esas agencias internacionales, o como si el delimitar la acción propia de esa influencia, significara rebajar las conquistas conseguidas por el campo feminista. Una mirada parcial y superflua puede conducir a errores garrafales en la interpretación de lo que ocurre en torno al feminismo en el centro y la periferia, lo que puede desencadenarse si se siguen, sin un sentido crítico, tendencias y personajes referenciados como “feministas”. Las paradojas que se producen a partir de este sesgo son múltiples y dolorosas: movimientos feministas del primer mundo, como el “me too”, en los que ustedes suelen referenciarse, reivindican a Hillary Clinton, y la oponen a Donald Trump, recibido al inicio de su mandato con una de las más grandes movilizaciones en la historia de los Estados Unidos, que lo repudió por misógino. Sin embargo, quien representa el brazo femigenocida del imperio es esa mujer, con cientos de miles las víctimas que fueron torturadas, violadas, asesinadas, vendidas o casadas a la fuerza luego de que Clinton desatara la campaña más salvaje de la que se tenga memoria en Medio Oriente. Es una época compleja, en la que no se puede confundir lo central con lo accesorio. Vaya entonces este ejemplo: Gal Gadot, una colega suya que encarnó a la Mujer Maravilla en sus últimas versiones cinematográficas, creó un protocolo de producción contra la misoginia en estas producciones, lo cual es irreprochable y necesario. Pero Gal Gadot es a la vez una entrenadora de élite del ejército israelí que solo en el año 2014 asesinó a cerca de un millar de mujeres palestinas, más de quinientos niños y niñas, y que encarcela a diario sin ningún tipo de proceso judicial a adolescentes como Ahed Tamimi, que permaneció ocho meses presa en una mazmorra del régimen. El protocolo es lo accesorio, la matanza es central. Concurrir al país ocupante para promocionar producciones como “Patito feo”, tan populares en ese lugar, y no hacer una sola mención de todos esos atropellos contra las mujeres, sería la perfecta representación de esa perversa paradoja. Y en el caso de Thelma, ese eje estratégico también está ausente. La denuncia en la justicia nicaragüense, responsable, necesaria, valiente, se hizo a través de una ONG financiada por George Soros a la que se le quitó su personería jurídica una semana después del episodio. La república hermana de Nicaragua está envuelta en una serie de acciones golpistas, y esta ONG no fue ajena a estas maniobras. Si Thelma o su abogada juzgaron que ese era el canal más adecuado, el que ofrecía mayor contundencia a la demanda, como colectivo político ustedes no pueden dejar de evaluar estas circunstancias. Y no hay un solo pronunciamiento ni declaración de su parte que manifieste algún tipo de prevención, o que se aparte de la instrumentación política de la que, sin saberlo, pueden formar parte. Ustedes se constituyeron como colectivo cuando se planteó el debate sobre el aborto. En esas circunstancias, tampoco evaluaron su posible uso político. Y hoy, a seis meses de fracasada esa iniciativa, el diputado oficialista Lipovetsky anuncia que en marzo volverá a presentar la discusión en el Congreso. Sin Ministerio de Salud, con partidas absolutamente desfinanciadas para la atención de niños y mujeres, con hospitales en estado de absoluta precariedad, sin fondos, incluso, para los institutos que atienden los reclamos específicos de género, es claro que este debate es planteado como un distractivo, y que materialmente es imposible de implementar, lo que nos convoca a que pensemos juntos en la cruel paradoja de una presunta conquista en medio de la más pavorosa derrota social, económica y política que sufre el pueblo argentino. Para que se entienda entonces, cuando en esta carta hablamos de “mirada estratégica”, nos referimos a la observación aguda y sin anteojeras de la realidad, de los poderes que operan por detrás, y de la instrumentación posible de su causa. La sensación que reina en nuestra sociedad, es que ciertos feminismos punitivistas y misándricos, han perdido la brújula, con agresiones gratuitas, provocaciones insensatas y alardes irreverentes que terminan alejando a todo posible aliado, e incluso a muchas mujeres. En este sentido, el suicidio de María Luz Baravalle, docente de la UNNE, es particularmente doloroso: una feminista, acosada por sus propias compañeras de militancia, decide quitarse la vida. El episodio ilustra que una vez puesto en práctica el mecanismo de la difamación pública, nadie está a salvo de salir indemne. Se impone, entonces, una cuota de diálogo y responsabilidad, que, como colectivo, hasta ahora ustedes le han negado a la sociedad argentina. Por el contrario, una estética de la protesta, una puesta en escena del reclamo, las asocia con estos sectores, y si ustedes no son capaces de advertirlo, dada la polarización del conflicto, quedarán implicadas en ese espacio de rechazo. Se insiste en que como organización política, la reflexión con vías a operar sobre la realidad, es central, de lo contrario, corren el riesgo de que la irresponsabilidad y la liviandad terminen dinamitando sus propia construcción. En los meses precedentes, tuvieron ustedes señales de lo que se comenzaba a gestar. A principios de noviembre, un prestigioso director y docente de teatro, Omar Pacheco, decidió quitarse la vida luego de un escrache. En aquel caso, no medió ningún tipo de presentación judicial, y el colectivo “Ni una menos”, así como la socióloga María Pía López se pronunciaron en un medio definiendo el episodio como “un muerto que les habían arrojado” La expresión no podía ser menos feliz, inoportuna e impiadosa; revelaba que no estaban dispuestas a revisar la metodología, y que las consecuencias de tales actos siempre reposarían en el eventual victimario. Nadie puede estar en desacuerdo con la justicia de sus reclamos, nadie puede dejar de acompañar su marcha, nadie les negará el aliento y apoyo frente a una causa que dignifica a la humanidad, pero en la dinámica social que se ha desencadenado y que ustedes, posiblemente de manera involuntaria, han favorecido, se produce un efecto no deseado: el estado de derecho se encuentra en peligro. El tono exaltado, airado, histérico, de las intervenciones mediáticas, vuelve trivial a una cuestión en la que se juegan nuestras garantías constitucionales. Voces más prudentes y calmas nos ofrecen una perspectiva más equilibrada. Citamos aquí a la abogada Débora Huczek: “La honestidad no es una cuestión de género, sino de identidad, una verdadera elección. Estoy llevando causas de hombres que son víctimas de los movimientos feministas, de mujeres que utilizan cualquier pretexto basado en el género para difamar. Estos hombres, víctimas de falsas acusaciones, deben lidiar en los Tribunales para reivindicar su honor. Luego de haber sido públicamente humillados sólo por ser hombres, por pensar distinto. Porque ahora ninguno puede hablar sin temor a ser catalogado como misógino. (…). Ya no hay versiones que confrontar y se impone una verdad absoluta, sin importar lo que determine la Justicia”. Débora Huczek es abogada, es feminista, afirma que jamás defendería a un violador, es una mujer de derecho, profundamente preocupada por lo que pueda pasar en torno a la ley, o a su ausencia, en virtud de estas prácticas que la soslayan. Seguimos citándola: “es en la Justicia, y con las debidas garantías constitucionales, donde se deben debatir todas las cuestiones. No debemos olvidar que toda persona es inocente hasta que se demuestre lo contrario. (…). No se trata de a quien le creo, no entro en ese juego perverso. (…) Sólo defiendo mi derecho a cuestionar, a reflexionar, a expresarme y principalmente a cuidar celosamente el cumplimiento de nuestra valiosa Constitución Nacional”. Quiero cerrar esta carta abierta, haciendo algunas aclaraciones personales: hace poco menos de un año, un suicidio ocurrido en un pequeño pueblo de la provincia de Buenos.Aires llamó mi atención. Se trataba de un hombre acusado por una de sus alumnas de tenis, que denunciaba un episodio que había sucedido doce años antes. La presentación, efectuada en una página de Facebook que luego fue bajada, constaba de unas pocas líneas escritas y había sido firmada con seudónimo. Sin embargo, el efecto en el infierno grande de un pueblo chico fue devastador. Aquel hombre se suicidó a los pocos días. La acusadora jamás amplió su denuncia. Ese episodio me puso sobre alerta de lo que podría sobrevenir si, una vez instalada hegemónicamente la consigna “yo te creo, hermana”, un estado de sospecha se imponía sobre todos los hombres. Hoy, las versiones circulantes sobre la reputación de cualquier persona se pueden tejer en cuestión de horas, y armarse con la misma metodología que la prensa hegemónica inficionó en el hábito y en la percepción de los ciudadanos argentinos: el “asesinato” de Nisman, el triple crimen de General Rodríguez “ordenado” por Aníbal Fernández o las cuentas en el exterior de Máximo Kirchner, son algunas de las múltiples invenciones que nos ha deparado esta época de posverdad. Yo mismo he tenido que desmontar operaciones en mi contra. Testimonios de personas que jamás me conocieron ni conocieron mi entorno, “amigas” de ex parejas que nunca conocí ni de las que oí hablar y lejanas conocidas que de pronto fungían de personas cercanas a esa intimidad, recitaban con una convicción digna de un testigo privilegiado, el relato de mis presuntas tropelías. En verdad, la única fuente de la que disponían era el rumor, unos chats y un perfil de Facebook que se abrió a fin de difamarme y luego se cerró. Recién entonces comprendí el poder de la sugestión y la necesidad de creer una especie si el sujeto mencionado no era del agrado del que propalaba la leyenda. Como se ha dicho, vivimos en la posverdad, donde una identidad falsa puede llevar a la muerte a una persona, y convencer a millones de su reputación, entonces, cómo no prevenirnos de este estado de sospecha. Todo lo que se ha dicho aquí, todas las prevenciones, todas las disquisiciones, no menguan ni por un segundo la justicia de sus reclamos ni la impostergable necesidad de terminar con la violencia contra las mujeres, sino que más bien propone las condiciones para que esta justicia sea eficaz, expeditiva y sujeta a la Ley. Ustedes conocen la historia de “Las brujas de Salem”, aquella obra maestra de Arthur Miller. Algunas de ustedes seguramente habrá sido Abigail, aquella niña-mujer en vínculo equívoco con John Proctor, que por despecho inventó una historia de diablos y embrujos. Todos sabemos cómo terminó esa historia: con linchamientos, como estos que se están produciendo ahora, con reputaciones deshechas, como las que ahora mismo se deshacen frente a nuestros ojos, y con algunos farsantes que aprovecharon la situación para cobrarse venganzas personales y apropiarse de un par de hectáreas de tierra. Entre otros aspectos, “Las brujas de Salem” nos enseña que la sugestión es una ilusión contagiosa y el punitivismo, una droga adictiva que pide más y más culpables, sin distinguir reos de inocentes. No permitamos que nuestro país sea Salem, no dejemos que algunos vivos de afuera, nos siembren de muertos adentro y se lleven unas cuantas hectáreas de tierra. No hay justicia por fuera de la Ley, así como no puede haber igualdad ni liberación de un sector, en un país colonizado por poderes trasnacionales. Por: Carlos Balmaceda

submitted by Asperger_Mgtow to Mgtow_Espanol [link] [comments]


2018.06.10 20:52 antoniodamian PRIMARIAS EN HOSPITALET

Hospitalet de Llobregat tiene más de un cuarto de millón de habitantes, es la segunda ciudad de Catalunya y su puesto en el ranking de ciudades más grandes del país oscila en torno al puesto 15. Es una ciudad residencial, sus ciudadanos son fundamentalmente trabajadores, y aproximadamente una cuarta parte de ellos inmigrantes. Con un nivel económico bajo, gran parte de su población depende de los beneficios generados por el Estado del Bienestar que tantas luchas ha costado conseguir y mantener: pensionistas, parados, o estudiantes necesitados de becas podrían ser buenos representantes de su población.
Con este perfil, debería haber sido una plaza fuerte de Podemos desde su implantación en la ciudad, en la primavera de 2014. Sin embargo, el Circulo de Podemos de la ciudad nunca ha recibido ningún tipo de apoyo de instancias superiores de la organización, ni autonómicas ni estatales. Antes al contrario; ha recibido ayudas económicas mínimas, desbloqueadas hace sólo un par de meses, que a duras penas han financiado la propaganda para el puesto de Sant Jordi; no ha habido ningún tipo de asesoramiento técnico o profesional, mientras los miembros del Círculo dividían su escaso tiempo entre las actividades propias y su colaboración con los Círculos de Habitatge o Feminismos, por ejemplo; ninguna figura relevante de la organización ha acudido a Hospitalet a apoyarnos con su capacidad de convocatoria, salvando a Miguel Urbán que participó en la presentación pública del Círculo en octubre de 2014 (campañas electorales aparte, organizadas por los servicios técnicos estatales, en los que ninguno de los ponentes sacó cinco minutos para reunirse con su propia gente en la ciudad).
Sin embargo, a pesar de la falta de "inversión" en el Círculo, éste se ha mantenido y consolidado. Gracias en gran medida al entusiasmo de su gente, como no podía ser de otra forma. Gente extraordinaria, que saca tiempo de donde no lo hay, de su descanso o de su vida familiar, para dedicarlo a las tareas cotidianas de la organización. Así ha sido durante cuatro años, en los que no han cesado los llamamientos públicos a la incorporación a las actividades de nuestra organización de todos aquellos activistas o simpatizantes que quisieran colaborar.
Lamentablemente el trabajo de construcción paciente de la organización genera esfuerzos y gastos, pero pocas recompensas o reconocimientos. Poca gente se ha unido al grupo de activistas que ha mantenido vivo a Podemos en Hospitalet durante todos estos años para trabajar desinteresadamente.
Sin embargo, todo cambia ante la proximidad de unas elecciones municipales, en las que quizá nuestra organización podría propiciar el salto de algún afortunado a una posición de salida prometedora en su carrera política. Ahí si empieza a aparecer gente, no para trabajar, sino directamente para dirigir.
Los activistas de Podemos de Hospitalet nos hemos visto sorprendidos por la aparición de una candidatura de absolutos desconocidos para nosotros, "PODEM CANVIAR L?HOSPITALET". Dieciséis candidatos nada menos. Jóvenes bien formados que desean participar en la construcción de Podemos en la ciudad. Perfecto, exactamente lo que llevábamos tantos años buscando. Ahora bien, en sus perfiles para las primarias, estos candidatos afirman que "despertaron" a la política con el 15M, y que desde al principio han estado con Podemos... ¿DONDE? Porque del 15M hace ya siete años, y hace cuatro que el Círculo de Podemos de Hospitalet se reúne casi cada semana, y jamás habíamos visto a ninguno de ellos. En los perfiles de los candidatos de "AMB TU PODEM L'H" consta su larga vinculación al Círculo, a Podem y al activismo social en la ciudad, mientras que en ninguno de los de "PODEM CANVIAR L'HOSPITALET" consta actividad previa en Podem.
Es legítimo que un grupo de simpatizantes que se acerca a Podemos por primera vez quiera optar directamente a su dirección. Lo que mosquea un poquito es la forma; sabemos que organizaciones políticas rivales (CUP) les han recogido avales individuales, y que a falta de nadie que los conociera en la ciudad, la candidatura fue avalada directamente por el Consejo Ciudadano Autonómico. Es extraño. En Hospitalet manteníamos buenas relaciones con la CUP, hemos colaborado activamente en alguno de sus actos municipalistas, e incluso veíamos con mentalidad abierta llegar a acuerdos de cara a la inminente campaña para las municipales. Antes de esta intrusión injustificable en nuestro proceso soberano interno, por supuesto, ahora difícilmente querremos verlos ni en pintura. Por otro lado, a nadie se le escapa la estrecha vinculación del actual CCA con los Comunes (incluso tenemos noticias de que la actual dirigente de su confluencia en Hospitalet ya ha acudido como invitada a reuniones estatales de Podemos, sin que exista ninguna relación formal), y es una fuerza abiertamente hostil a cualquier acercamiento a la CUP... Ah, la política hace extraños compañeros de cama! CUP y Comunes, con intereses opuestos, se han aliado para desalojar al actual equipo que gestiona Podemos en Hospitalet. Es de suponer que la CUP se dará cuenta (demasiado tarde) de que en realidad lo que ha pasado es que los Comunes les han hecho una OPA hostil; se han llevado a simpatizantes suyos, y les han puesto en contra a sus antiguos aliados.
Y mas mosqueante aún los compañeros que han venido a bendecir la candidatura desconocida; Espinar el pasado viernes y Monedero este domingo han realizado actos partidistas con el candidato de "PODEM CANVIAR L'HOSPITALET".
No lo voy a negar; se te queda la cara de gilipollas cuando llevas toda la tarde haciendo cola para entrar en un garito, y de pronto ves que los últimos en llegar intercambian unas palabras con el portero y pasan directamente adentro. No hay como tener buenos padrinos.
Y hablando de padrinos, ¿cómo se ha organizado de la noche a la mañana una candidatura a las primarias con dieciséis personas, ninguna de ellas vinculadas previamente al Círculo? Los nuevos chavales entraron al trapo sin cuestionarse siquiera por qué alguien les organizaba un asalto a la dirección de una organización que ya estaba construida y funcionando; o por qué les ofrecían a ellos, que no tienen experiencia política alguna, sustituir a un grupo de activistas sociales que llevan años luchando en primera línea. Y digo "les organizaba", porque esto parece un montaje muy sucio, y no creo que saliera directamente de ellos. Mi hipótesis: sin duda alguien en el CCA conocía a algunos de ellos, y esa mano anónima sin duda sabía que eran exactamente lo que necesitábamos en Hospitalet para construir Podemos ENTRE TODOS. Pero no nos puso en contacto; en lugar de eso, los ocultó hasta que al surgir las primarias se presentaron como "alternativa". Deberíamos haber sido compañeros, y debería haber habido una sola lista, pero alguien nos ha encauzado a ser rivales antagónicos. Los jóvenes formados contra los activistas veteranos. Como si fuera una disyuntiva.
La cosa pinta mal. La cosa pinta MUY mal. La actual dirección de Podem en Hospitalet es molesta para el CCA, porque no le debe lealtades a nadie, y eso se va a solucionar por las malas. Con unas primarias con dos opciones irreconciliables. Da igual el resultado, será prácticamente imposible una colaboración posterior. Si ganan los veteranos se sentirán mas solos que nunca, porque los jóvenes "despreciados" se buscarán otra opción en la que puedan brillar más, y la oportunidad perdida dificilmente volverá a presentarse. Si ganan los jóvenes, los que no volverán a mover un dedo serán los veteranos, y los ganadores se transformarán en la dirección de paja de Podemos en Hospitalet que buscaba esa mano oscura del CCA, una dirección obediente que sepa que aquí no cuenta lo que hagas, sino a quién conoces.
Creo recordar que creamos PODEMOS para luchar contra eso.
A lo mejor va siendo hora de volver a las calles y las plazas, a la democracia directa, fuera de estas farsas de primarias, de intrigas palaciegas, de reuniones tras puertas cerradas y lealtades compradas.
submitted by antoniodamian to PlazaCatalunya [link] [comments]


2017.09.01 08:08 albedrio ***Adolfo Alonso es el abogado de Francesco Arcuri. Es militante socialista, miembro del Partido Socialista de Euskadi y ha sido candidato al Congreso de los Diputados por este partido en dos ocasiones.

Cuando escribo estas líneas, estoy aún montado en pleno caballo desbocado, por todo lo vivido durante aproximadamente 45 días, en el caso de doña Juana Rivas. Durante todo ese tiempo, incluso más, me ha correspondido estar en mi función de abogado de Francesco Arcuri. He intervenido en muchos medios, realizado muchas declaraciones, escrito artículos, pero siempre desde dos perspectivas: la primera, el ejercicio de la defensa en el juicio paralelo que los medios organizaron; la segunda, desde la perspectiva de abogado en ejercicio de un derecho fundamental del señor Arcuri, en sede judicial. El más duro ha sido el tribunal popular y los carteles de Juana está en mi casa.
En esta resaca aún en la que me encuentro y aunque sea a vuela pluma, voy a escribir por primera vez dejando al margen la toga, que siempre ha prevalecido en mí como símbolo de mi juramento constitucional y mi compromiso con el Estado de derecho, y poniéndome el color rojo de mi partido. Voy a hablar en estos momentos de política. Sí, pertenezco al mismo partido que el alcalde de Maracena, que la directora del Centro de la Mujer de Maracena, y que la presidenta de la Junta de Andalucía, y demás miembros del Gobierno andaluz.
En ambos lados de la batalla hemos estado socialistas: en uno yo, solo, abandonado por mi organización, ignorado Voy a opinar, pues, políticamente, como ciudadano de a pie y como socialista con sensibilidad social. Porque en este caso se han dado dos corrientes intrahistóricas, al menos, que no han sido objeto de atención por parte de los medios, pero que tienen su trascendencia social. En ambos lados de la batalla hemos estado socialistas: en uno yo, solo, abandonado por mi organización, ignorado y sin una llamada de teléfono para preguntar la versión del señor Arcuri. Éramos los hombres del problema, y como tal ni se nos creía, lo teníamos todo en contra.
Nadie de mi partido, ni del mundo político o institucional preguntaba, ni siquiera el presidente de Gobierno, el señor Rajoy, ni la presidenta de la Junta, Susana Díaz, grave error e irresponsabilidad política. Aunque todos opinaban..., y lo hacían a partir de los conceptos políticos de mujer, madre o hijos, y no de los conceptos políticos de igualdad, respeto al honor y a la intimidad o Estado de derecho. Los conceptos hombre, padre o hijos han sido postergados en los análisis políticos por un feminismo ideológico que se cree tan fuerte que pensó en poder ganar un pulso al Estado de derecho, tan solo por el hecho biológico de ser mujer y por la alegación de la violencia de género.
Manejamos conceptos de reinserción que se quedan vacíos de contenido a la primera función utilitaria feminista Se ha manejado una sentencia del año 2009, pero ¿es que nadie tiene derecho a olvidar su pasado y, sobre todo, no existe el derecho de todo el mundo a que su pasado no condicione su presente como una mancha extrapolable? Manejamos conceptos de reinserción en la sociedad que se quedan vacíos de contenido a la primera función utilitaria feminista. ¿Es que los hijos no tienen derecho a tener unos padres de carne y hueso con sus errores de pasado y de presente, Juana y Francesco, por ejemplo, para poder tener un futuro?
La política de este caso no es la política feminista que se ha intentado utilizar ni la utilización de la posibilidad de violencia de género, como criterio político, elevado a verdad jurídica absoluta, ultima ratio, para imponer al Estado de derecho. La política que debe hacerse desde los partidos, y en especial desde el Partido Socialista es una política de equilibrio entre géneros, no una política feminista absoluta meramente programática, que propugne no una igualdad real sino una nueva forma de discriminación legal, social, y de género.
Esta política populista ha estado sobrevolando todo este caso, potenciada por la Junta de Andalucía, que llegó a ofrecer ayuda jurídica; sin embargo, desde el socialismo es posible otra visión de las cosas, como la que quien esto firma ha tratado de poner en práctica. Esto de tener socialistas a ambos lados de esta batalla es un valor y un aporte para la política partidista y para los ciudadanos.
La política que debe hacerse desde los partidos, y en especial desde el PSOE es una política de equilibrio entre géneros Voy a concluir con el segundo apunte intrahistórico y que lleva a la ruptura de la generalización del concepto las mujeres. Este no solo ha sido un caso entre socialistas, en uno y otro lado, sino que ha sido un caso de mujeres, porque Juana es mujer, Francisca es mujer, Susana es mujer -y pedirá el voto de los hombres a los que a la primera abandonó políticamente-; pero los Juzgados que han tenido la clave del Estado de derecho en sus manos están desempeñados también por mujeres, así como la representante del Ministerio Fiscal interviniente. Aquí tenemos un nuevo feminismo silenciado, para valoración política. Frente al feminismo de quien necesita ser mujer y esgrimirlo, tenemos el feminismo natural de quien siendo mujer no lo necesita, por ser prioritariamente persona, y cumple con su deber sin alardear ni de su condición ni de su género.
submitted by albedrio to Albedrio [link] [comments]


2017.01.29 10:37 Subversivo-Maldito Resumen del TITULO IV del Documento ORGANIZATIVO que el Equipo de Pablo Iglesias presentará en VistaAlegre II, y, titulado: Mandar Obedeciendo (Podemos para Todos)

Título IV: Echar raíces. Nivel municipal, supramunicipal y Círculos Podemos [ Objetivos, esquema general y definición del Círculo Podemos. / Reglamento General de los Círculos Podemos. / Círculos territoriales y Coordinadoras. / Nivel Municipal de la organización. / Los Círculos Podemos sectoriales y temáticos ]
1º) Objetivos, esquema general y definición del Círculo Podemos:
Los círculos representan la conexión más importante de Podemos con la realidad de la calle, de los barrios y de los pueblos....Es los pies en el suelo y las raíces en la tierra de Podemos....Es, además, la herramienta más potente de la que disponemos para la movilización ciudadana. En la primera fase de Podemos se constató una desconexión progresiva entre los Círculos de Podemos y los órganos municipales que se ha demostrado desmovilizadora e ineficaz....Es necesaria una remodelación radical de la «máquina de guerra electoral»....
En los municipios en los que hay un número reducido de militantes, existirá un único espacio municipal llamado Círculo Podemos «Nombre-del-Municipio». Este espacio congrega por un lado a la totalidad de la militancia de Podemos en el municipio y, por otro lado, a los órganos oficiales, que actúan en este caso a modo de «ejecutiva del Círculo»....En este tipo de municipios, las competencias anteriormente situadas en los Consejos Ciudadanos Municipales se hallan en el Plenario del nuevo Círculo...En este tipo de municipios más pequeños, por tanto, la integración entre antiguos Círculos y órganos debe ser absoluta.
En los municipios más grandes, con un mayor número de militantes se mantendrá la dualidad de espacios Círculos-Consejo, pero garantizando el flujo de información entre Consejo Ciudadano y Círculos así como la participación y capacidad de decisión de estos últimos en las decisiones importantes de los primeros.
Al mismo, es necesario reconocer la distinción entre la militancia más activa, la cual, en definitiva, es la que mantiene vivos los órganos de base y participa de los espacios presenciales y las Asambleas Ciudadanas, de los inscritos, los cuales siempre tendrán las competencias que tienen que ver con la aprobación de los programas electorales, así como la decisión sobre cómo acudir a las elecciones o acuerdos electorales y de gobierno....Al mismo tiempo, la remodelación profunda de la máquina de guerra electoral debe complementarse mediante la presencia de representantes de los Círculos en los Consejos Ciudadanos.
Los Círculos Podemos son una agrupación voluntaria y abierta en el que convergen personas interesadas por una transformación social sustentada en el respeto por la democracia, la dignidad y los derechos humanos....Los círculos de Podemos son nuestra unidad básica de organización, así como una herramienta pensada para la acción política directa de Podemos...Los Círculos Podemos están diseñados para fomentar el debate, la formación, el activismo social y la cultura de la participación ciudadana en el conjunto de la sociedad....Los Círculos Podemos son junto a la militancia y los inscritos la principal garantía para el control y evaluación crítica del funcionamiento de los órganos representativos y de los cargos públicos de Podemos, vigilando contra la corrupción y la opacidad.
2º) Reglamento general de los Círculos Podemos:
Los Círculos Podemos tendrán autonomía para decidir sobre sus propias fórmulas organizativas, aunque el Consejo Ciudadano de Podemos, elaborará un reglamento marco de funcionamiento de tales Círculos Podemos que será de adopción voluntaria y podrá servir de orientación....y que debería regirse por los principios de apertura, feminización, transparencia, rotación de cargos y publicidad de las asambleas...Entre sus obligaciones estarían las siguientes: a) Mantener un contacto fluido y permanente con los distintos actores y agentes de la sociedad civil. b) Crear tejido social, y participar e impulsar los distintos movimientos sociales...tratando de convocar, al menos una vez al año, una Asamblea Social con los actores sociales principales de su territorio....En este contexto, por tanto, los Círculos Podemos estarán permanentemente abiertos a la participación ciudadana, de tal forma que ninguna persona precisará estar inscrita en Podemos para participar en un Círculo. c) Todos los Círculos Podemos harán públicas sus cuentas, medios de financiación y uso de recursos económicos, a través de mecanismos accesibles a la ciudadanía y con una periodicidad mínima de seis (6) meses.....Presentarán también periódicamente sus cuentas conforme a las normas generales de transparencia de Podemos.
3º) Círculos territoriales y Coordinadoras:
a) Dentro del territorio del Estado solo podrá haber Círculos Podemos territoriales de tipo municipal o de tipo barrial.....Los demás modelos organizativos de la participación militante se llevarán a cabo mediante las así llamadas Coordinadoras. bº) El nivel por defecto de los Círculos Podemos territoriales es el nivel municipal...Serán competencias de los Círculos Podemos territoriales, al menos: a) Organizar reuniones periódicas, que aseguren y promuevan la participación política cotidiana de sus miembros. b) Mantener contacto fluido y permanente con agentes de la sociedad civil. c) Idear y desarrollar mecanismos de relación con los vecinos y vecinas de su municipio o barrio, promoviendo el debate y la reflexión, entre sus miembros, estando abiertos a la participación de los vecinos y vecinas. c) Por su parte las Coordinadoras de Círculos son espacios de coordinación (Coordinadoras) que congreguen a Círculos Podemos territoriales cercanos en un ámbito supramunicipal (comarca, isla, provincia, etcétera)....Podrían tambien agrupar Círculos Podemos junto con militantes «sueltos» que no estén participando de ningún circulo territorial o sectorial (por ejemplo, de un pueblo en el que no haya Círculo) para agrupar en ellas a toda la militancia de un territorio determinado.
4º) Nivel municipal de la organización:
a) La Asamblea Ciudadana Municipal es el máximo órgano de decisión en este ámbito territorial y ostenta permanentemente la máxima capacidad de decisión en el mismo...Permanecerá activa de manera continuada, y se considerará abierta de forma permanente para la realización de procesos de decisión y consultas vinculantes sobre temas de especial relevancia política en el municipio.... Todas las personas inscritas en Podemos en el municipio tendrán derecho a participar, con voz y voto, en la Asamblea Ciudadana Municipal....Las Asambleas Ciudadanas Municipales estarán compuestas por el conjunto de las personas inscritas en Podemos en el respectivo municipio. Las personas inscritas decidirán con plena libertad el municipio en el que quieren inscribirse y ejercer su derecho de sufragio, no pudiendo estar inscritas en más de un municipio al mismo tiempo. b) Serán competencias de las Asambleas Ciudadanas Municipales, al menos: a) Trasladar las líneas políticas generales y los principios programáticos de Podemos al municipio. b) Elegir a la persona que ocupará la Secretaría General Municipal. c) Elegir un Consejo Ciudadano Municipal, mediante un sistema de listas abiertas. d) Elaborar, mediante un proceso de primarias abiertas, las listas electorales para optar a cargos públicos en las instituciones. e) Definir las funciones y la forma de coordinación con los Círculos territoriales o sectoriales de su municipio. c) La organización técnica de la Asamblea Ciudadana Municipal le corresponde al Consejo Ciudadano Municipal. El Consejo Ciudadano Municipal es el órgano encargado de debatir, decidir y ejecutar la dirección política de Podemos en el municipio...siempre de acuerdo a lo aprobado en la línea estratégica general de Podemos....Además, los Consejos Ciudadanos Municipales tendrán una Secretaría de feminismos y políticas de Igualdad. d) La Secretaría General Municipal es el órgano que ejerce la representación política e institucional de Podemos en el municipio, coordinando sus actividades y asegurando la coherencia estratégica de su discurso y acción política, así como la coordinación y coherencia estratégica con Podemos a nivel autonómico y estatal.....La persona que ocupe la Secretaría General Municipal será elegida por la Asamblea Ciudadana Autonómica mediante sufragio libre y directo....También podrá ser revocada mediante la convocatoria de consulta vinculante revocatoria a la Asamblea Ciudadana Municipal que lo nombró. e) El Consejo de Coordinación Municipal es el órgano colegiado en que se apoya la Secretaría General Municipal y el Consejo Ciudadano Municipal para realizar las tareas de carácter político y coordinación interna....Actuará de manera colegiada, y, atenderá las obligaciones de carácter general de la organización, coordinando la actividad política y ejecutiva de las diferentes áreas y Equipos de trabajo municipales....Estará compuesto por la Secretaría General Municipal, que lo presidirá; y un número de personas elegidas por el Consejo Ciudadano Municipal entre sus propios miembros de acuerdo a lo establecido en este documento. Su composición contará con al menos un cincuenta por ciento (50%) de mujeres.
5º) Los Círculos Podemos sectoriales y temáticos:
a) Las personas interesadas en aspectos temáticos o programáticos, relevantes para Podemos como organización, podrán constituir Círculos Podemos sectoriales o temáticos...Contarán con una participación privilegiada en los aspectos programáticos de su especialidad, sirviendo de herramienta de debate abierto entre inscritos, representantes orgánicos y públicos, y la sociedad civil. b) Su objetivos y funciones serían los siguientes: 1º) Articular y canalizar las demandas de los movimientos sociales, para transformarlas en propuestas de actuación social, pública o institucional. 2º) Suministrar contenidos profesionales específicos y orientaciones técnicas a los órganos políticos de Podemos...basadas en conocimientos especializados. 3º) Participar en las asambleas favoreciendo los debates orientados a la difusión de conocimientos y propuestas en temas sectoriales relativos a su ámbito. c) El trabajo de los Círculos Podemos sectoriales o temáticos se organizará de forma abierta en relación con la sociedad civil y con los Círculos territoriales de Podemos... [Fuente: https://vistalegre2.podemos.info/documentos/]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2017.01.28 10:05 Subversivo-Maldito Resumen del TITULO III del Documento ORGANIZATIVO que el Equipo de Pablo Iglesias presentará en VistaAlegre II, y, titulado: Mandar Obedeciendo (Podemos para Todos)

Título III: Podemos se organiza en cada territorio. El andamiaje autonómico (Asamblea Ciudadana Autonómica/Consejo Ciudadano autonómico/Secretaría General Autonómica/ Consejo de Coordinación autonómico/Comisión de Garantías Democráticas autonómica)
1º) Podemos se organiza en cada territorio....En este contexto, al adaptar, a nivel autonómico, la Asamblea Ciudadana Autonómica, ésta se convierte en el máximo órgano de decisión en cada territorio...Les corresponde autonomía respecto a todas las cuestiones de especial relevancia para el conjunto de la organización en dicho territorio, siempre que no contravengan los principios generales de Podemos...La Asamblea Ciudadana Autonómica permanecerá activa de manera continuada......Todas las personas inscritas en Podemos en el territorio correspondiente tendrán derecho a participar, con voz y voto, en la Asamblea Ciudadana Autonómica ordinaria....Las personas inscritas decidirán con plena libertad el ámbito territorial en el que quieren inscribirse y ejercer su derecho de sufragio, no pudiendo estar inscritas en más de un lugar al mismo tiempo.... Serán competencias exclusivas e intransferibles de las Asambleas Ciudadanas Autonómicas, las siguientes: a) Elegir a la persona que ocupará la Secretaría General Autonómica en el territorio mediante un sistema electoral de voto directo...b) Elegir un Consejo Ciudadano Autonómico mediante un sistema de listas abiertas, con un mínimo del cincuenta por ciento (50%) de presencia de mujeres. c)Decidir la fórmula política y jurídica en la que se concurre a los diferentes procesos electorales de su ámbito territorial. d) Elaborar, mediante un proceso de primarias abiertas, las listas electorales. e) Para la realización de la convocatoria de la Asamblea Ciudadana Autonómica por parte de los inscritos, se desarrollará un reglamento específico que incluya los procedimientos a seguir. En estos procesos de votación solo podrán participar los inscritos de Podemos del ámbito territorial de la correspondiente Asamblea Ciudadana Autonómica.
2º) El Consejo Ciudadano Autonómico es el órgano encargado de debatir, decidir y ejecutar la dirección política de Podemos en su territorio..aunque siempre de acuerdo con la línea estratégica general de Podemos....La persona que ocupe la Secretaría General Autonómica será la encargada de presidir sus reuniones....Será de su compentencia: a) Impulsar la línea política de Podemos aprobada por la Asamblea Ciudadana Autonómica. b) Aprobar o rechazar la propuesta de presupuestos anuales. c) Elaborar y aprobar la Memoria de gestión y análisis político que deberá presentar anualmente. d) Definir los mecanismos necesarios para la coordinación política del Consejo Ciudadano Autonómico con el grupo parlamentario de la correspondiente Comunidad Autónoma....El Consejo Ciudadano Autonómico podrá ser convocado a petición del diez por ciento (10%) de las personas inscritas en Podemos en el territorio o del veinte por ciento (20%) de los Círculos validados en el territorio....Los Consejos Ciudadanos Autonómicos tendrán una Secretaría de feminismos y políticas de Igualdad; así como unidades funcionales dedicadas a las políticas del Mundo Rural (y en su caso, Marino).
3º) La Secretaría General Autonómica es el órgano que ejerce la representación política e institucional de Podemos en el territorio...así como la coordinación y coherencia estratégica con Podemos a nivel estatal...La persona elegida para ejercer la Secretaría General Autonómica deberá presidir el Consejo Ciudadano y el Consejo de Coordinación, asi como convocar la Asamblea Ciudadana Autonómica....Tendrá plena capacidad jurídica de obrar en nombre de Podemos en el ejercicio de sus competencias territoriales como Secretaría General...La persona que ocupe la Secretaría General Autonómica será elegida por la Asamblea Ciudadana Autonómica mediante sufragio libre y directo.
4º) El Consejo de Coordinación Autonómico, actuando de manera colegiada, atenderá las obligaciones de carácter general de la organización en su ámbito territorial y coordinará la actividad política y ejecutiva de las diferentes áreas y Equipos de trabajo Autonómicos....Estará compuesto por la Secretaría General Autonómica, que lo presidirá; y un número de entre diez (10) y veinte (20) personas elegidas por el Consejo Ciudadano Autonómico....Su composición contará con al menos un cincuenta por ciento (50%) de mujeres.
5º) La Comisión de Garantías Democráticas Autonómica es el órgano, imparcial e independiente, encargado de conocer y resolver, en primera instancia, cualquier violación de los derechos de las personas inscritas en Podemos en su territorio...Estará formada por al menos siete (7) miembros, elegidos directamente por la Asamblea Ciudadana Autonómica entre las personas inscritas...Deberá estar garantizada la presencia de al menos un cincuenta por ciento (50%) de mujeres y un setenta por ciento (70%) de juristas....La Comisión de Garantías Democráticas Autonómica velará, en última instancia, por la defensa de los derechos de las personas inscritas frente a la organización y sus órganos, asi como por el cumplimiento de los compromisos éticos y políticos de sus miembros frente a los electores en su ámbito territorial.....La Comisión de Garantías Democráticas Autonómica actuará a petición de cualquier miembro inscrito, decidiendo o resolviendo siempre de forma escrita y motivada de acuerdo con los Estatutos, el Código Ético. [Fuente: https://vistalegre2.podemos.info/documentos/]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2017.01.27 09:34 Subversivo-Maldito Resumen del TITULO I del Documento ORGANIZATIVO que el Equipo de Pablo Iglesias presentará en VistaAlegre II, y, titulado: Mandar Obedeciendo (Podemos para Todos)

Título I: El Podemos que queremos: Principios Generales y Principios Organizativos
Principios Generales: Necesitamos....
I) Un Podemos unido y democrático, concebida para cooperar y no para competir; en dónde la pluralidad debe enriquecer, no dividir.....Nadie en Podemos deberá ocupar más de un cargo interno y un cargo externo. Todos los cargos deberán ser revocables.
II) Un Podemos descentralizado en dónde todo el poder es de los inscritos y las inscritas... Las grandes decisiones las deben tomar los y las inscritas. Frente a los partidos de barones y familias queremos un partido-movimiento de los y las militantes, los círculos y los inscritos/as....Debemos organizar una campaña de afiliación para llegar a los 100.000 militantes y 1 millón de inscritos/as.
III) Un Podemos transversal en dónde ser "transversal" no consista en parecerse a los partidos de la restauración, sino parecerse a nuestro pueblo.
IV) Un Podemos popular, y, en movimiento, en dónde el trabajo institucional y de gobierno no solo debe ser compatible, sino que debe articularse con la construcción de contrapoderes.
V) Un Podemos Plurinacional ya que si nuestra patria es plurinacional, Podemos, debe tener en cuenta tanto a las naciones históricas como los diferentes sentimientos, culturas e identidades de nuestros pueblos.
VI) Un Podemos independiente y unitario, pero confluyente...Podemos debe estar orgulloso de caminar junto a otros compañeros y compañeras. En confluencia ganamos los Ayuntamientos y seguiremos ganando. Debemos preservar nuestra independencia como organización al tiempo que reforzamos las alianzas para el cambio....Además, no solo basta que se unan los partidos del cambio. Es necesario incorporar a más sectores de la sociedad civil....
VII) Un Podemos capaz de ganar y gobernar y, para ello, es necesario organizar, desde ya mismo, simuladores y gabinetes de gobierno para estar preparados.....Debemos avanzar posiciones en las elecciones autonómicas para gobernar en comunidades autónomas; así como prepararnos para ganar las elecciones 2020, creando un gabinete de gobierno paralelo: un ensayo general del futuro Gobierno.
VIII) Un Podemos feminista en dónde la paridad en los órganos no sea un techo....No debería existir un solo espacio en Podemos en el que no se tenga en cuenta la perspectiva de los feminismos.
IX) Un Podemos que no deje fuera a nadie....Para ello es necesario pensar como llevar a cabo políticas de accesibilidad, de no discriminación, con las personas más vulnerables, con los que lo tienen más difícil en el mundo rural, con nuestros mayores, con los que nos esperan al otro lado de la brecha digital y con los que han tenido que emigrar....Es necesario respaldar la creación de un Ágora Exterior (Consejo abierto a todos los inscritos y las inscritas del exterior con actas públicas) y llevar a cabo una campaña de ampliación de círculos en comarcas e islas.
Principios organizativos: Necesitamos....
I) Una Participación abierta y directa orientada a defender la participación política, la democracia y los derechos humanos en todos los ámbitos de la sociedad.
II) Un Uso de las herramientas presenciales y telemáticas de participación con el objetivo de promover el empoderamiento ciudadano, así como la participación directa de la gente en la toma de decisiones públicas y políticas.
III) Un Podemos en dónde todas las personas tengan voz y voto...En Podemos todas las personas inscritas tienen voz y voto, sin que quepa discriminación alguna por razones de nacionalidad, origen étnico, idioma, capacidades, edad, opinión, creencias religiosas, género, orientación sexual, estado civil o situación económica.
IV) Un Podemos con Derecho a sufragio activo y pasivo, en dónde todo el mundo tenga derecho al ejercicio del sufragio activo (elegir) y pasivo (ser elegido, con el único requisito de la mayoría de edad) en todos los niveles de la organización, sin más limitaciones que las definidas por el Código Ético.
V) Un Podemos con Igualdad de género, con el objetivo de actuar como correctivo al ejercicio del derecho al sufragio pasivo (ser elegido)....Y es que los órganos colegiados de Podemos tendrán una representación de mujeres nunca inferior al cincuenta por ciento.
VI) Un Podemos en dónde los Círculos sean nuestra base de trabajo...El Círculo es la unidad básica de organización en Podemos...El Círculo es la herramienta con la que Podemos promueve la participación, el debate y la relación activa de la organización con la sociedad.
VII) Un Podemos en dónde las decisiones importantes se situen siempre en manos de militantes e inscritos...Las líneas estratégicas de Podemos, así como los programas electorales, se llevarán a cabo de manera abierta a todas las personas que componen Podemos en el ámbito territorial correspondiente y que juntas configuran la Asamblea Ciudadana de dicho territorio...
VIII) Un Podemos que esté presente en cada territorio.
IX) Un Podemos con Participación en igualdad..promoviendo la participación directa de todos sus miembros en los procesos de toma de decisiones, recurriendo a todas las herramientas presenciales y telemáticas que puedan garantizar y ampliar la participación política democrática. [Fuente: https://vistalegre2.podemos.info/documentos/]
submitted by Subversivo-Maldito to podemos [link] [comments]


2016.12.27 22:39 pcastilla "OTRA VEZ NOS ESTÁN GANANDO" ?

Hola a [email protected]:
Somos muchos (o al menos es mi impresión) los que ilusionados hemos acompañado el nacimiento y desarrollo de las ideas y el empoderamiento de la gente en torno a este movimiento /partido llamado Podemos. Leía en la página del Instituto 25M : “Informe: conclusiones y debates de la Universidad de Podemos”. Septiembre 2016 Instituto 25M Democracia “La Universidad de Podemos 2016 desbordó en cuanto a asistentes y a número y calidad de ponencias. Estas permitieron abordar en profundidad todos los temas que atraviesan tanto a la organización como a nuestra sociedad……. En términos de posiciones defendidas, las mesas de políticas mediáticas, por ejemplo, abogaron, frente a la situación crítica de los medios en España (control desde los poderes políticos, precarización extrema del periodismo…) por un empoderamiento del profesional frente a las presiones de su propia empresa, y por el favorecimiento del pluralismo para la democratización del debate de ideas…… Las mesas sobre economía subrayaron de nuevo las consecuencias devastadoras de la crisis económica y de su gestión tanto en España como en el conjunto de la Eurozona. Las políticas de austeridad fiscal y devaluación salarial han prolongado innecesariamente la recesión en el continente y han generado una enorme fractura social. Podemos defiende un giro en la política económica: terminar con las políticas de austeridad fiscal y devaluación salarial para propiciar una salida de la crisis que no deje a nadie atrás. Es prioritario impulsar verdaderamente la creación de empleo, las inversiones que nuestra economía necesita para modernizar su tejido productivo, renegociar el ritmo de reducción del déficit público, revertir los recortes que se han aplicado durante estos años en la sanidad, la educación, la dependencia o la I+D+i y reiniciar a partir de ahí una senda de convergencia de España con Europa…….. La igualdad es uno de los principales campos de batalla de Podemos. En los últimos año el feminismo, la violencia machista o la desigualdad de género han saltado a la primera línea de la arena política como temas de interés general. Ya no interesa sólo a unas pocas afectadas o interesadas y cualquier personalidad pública o partido debe decir algo al respecto. También en las series, la música y los productos culturales en general. Esta entrada del feminismo en la cotidianidad, civil, política y mediática supone un nuevo horizonte de posibilidades para plantear cuestiones que antes no se podían plantear; también para cerrar otras que llevaban demasiado tiempo planteándose, y convertir así ciertas posturas antes en disputa en acuerdos de mayorías, en parte del sentido común. Esta oportunidad de convertir el feminismo en un movimiento de mayorías se articula con un proceso de resignificación de la política: en un momento en que la política adquiere un nuevo sentido, la feminización se convierte en un eje fundamental de ese proceso. Esa “feminización de la política” señala cómo muchas dinámicas hasta hace pocos años arraigadas, aceptadas y normalizadas en la política están en el origen de la falta de democracia, de las políticas de austeridad, de la pérdida de derechos ciudadanos. Esto plantea todo un nuevo modo de hacer política, cultura, mercado laboral y activismo. Desde el área de cultura se abordaron varias problemáticas. Qué política de la cultura primero, llegando a la conclusión de que existe una verdadera necesidad de pensar una política material de la cultura y de que la ciudadanía demanda una mayor democratización de las instituciones. Qué modelos de mujer aparecen en la cultura y cómo establecer varios niveles de lectura de las obras culturales, en segundo lugar. La secretaría de relaciones internacionales presentó una serie de ponencias bajo el tema “We, the people”, declaración previa para crear una democracia real, un poder popular, un pueblo que pueda decidir sobre todos los aspectos de su vida, sobre todo, sobre la economía, especialmente en estos momentos, en que la austeridad en Europa es un proyecto político que trata de reconfigurar, en beneficio de las minorías, todas las conquistas sociales de la historia del continente. Repasando el contexto político y lo que preocupa a nuestros conciudadanos, el tema de la corrupción no podía faltar. Frente a ella Podemos emprende una doble batalla: la institucional donde asegurarse de una real separación de los poderes, de la eliminación de los aforamientos y de votar leyes que garanticen una persecución de la corrupción y la de la acusación popular y el empoderamiento de la gente que puede poner de manifiesto casos de corrupción, pan nuestro de cada día. No faltó analizar en la Universidad el pasado, futuro y presente del Partido, desde el mundo de las ideas pero también desde el ángulo de la organización del partido. Así, se pudo ver cómo desde Francisco de Vitoria, hasta Pi i Margall, pasando por Joaquín Costa, Podemos toma en parte, sus raíces en el pensamiento político español. Las ideas que han guíado a la organización y el pensamiento de las fuentes que nos inspiran fueron disecados en las dos mesas sobre democracia, capitalismo y hegemonía. Sin embargo existe un verdadero debate sobre la capacidad de los movimientos populares para impulsar un verdadero cambio. Si los procesos colectivos tienen un carácter inevitable y pueden apoyar las propuestas políticas realizadas desde las instituciones ¿hasta qué punto la acción de estos movimientos no está limitada por el éxito del proyecto neoliberal cuya tarea primera es desarticularlos? La definición misma de movimiento popular debe ser cuestionada. Organizativamente, Podemos debe convertirse en un partido preparado para gobernar en un plazo relativamente corto. Su estructura debe ser a la vez innovadora y funcional. Cuadros intermediarios deben ser formados a la vez que los cargos no deben perder contacto con las bases.”
Eso ha sido un “corta y pega”, rápido y personal, pero creo, sin lugar a dudas que es el Podemos que me entusiasma y por el cuál he apostado y votado.
Escribo por primera vez estas líneas con dolor y rabia contenida al ver, leer y escuchar a diferentes dirigentes de Podemos en los medios de comunicación. He llegado a la conclusión: “Otra vez nos están ganando” Así cómo los medios han sido un medio para llegar a mucha gente también están siendo (¿o acaso no lo han sido siempre?) trituradores sin escrúpulos de los dirigentes de Podemos. Prestándose, estos compañeros una y otra vez (¿la misma piedra?) a solventar sus cuitas en cada sesudo programa matinal o nocturno que les ponga un micrófono por delante. No para exponer ideas, programas, sino para ahondar en la herida abierta. Y para aprovechar el tiempo el equipo de cada equipo, se dedica a rastrear los twitter de otros para dar una respuesta lo más salida de tono o graciosilla que pueda y que aparezca en la portada, a ser posible, de algún periódico de tirada nacional. Por tanto, los medios ajenos (definidos como hostiles, con salvadas excepciones) cómo los propios gestionados por cada uno de los líderes o lideresas de Podemos han contribuido a esta situación. Algunos dirán: “Hay que dar la cara”. “Respondo a todo lo que me preguntas”. (Realmente, lo que preguntan es para sacar un titular, no sobre las propuestas de Podemos sino para pillarte en alguna contradicción a la espera que hable, el de la otra supuesta corriente que está a la escucha esperando su turno).
Leo en la misma página web del Instituto 25M. a este exponente del pensamiento de futuro: “mariomont 26 diciembre, 2016 “Apliquémonos el cuento, si queremos ganar Vista Alegre II como primer paso para ganar España necesitamos ofrecer un equipo fiable y confiable hacia dentro y hacia fuera y eso hoy por hoy no lo tenemos. Nuestro candidato a la presidencia del gobierno y a la secretaria general del partido no tiene las características personales ni curriculares que inspiren confianza en su capacidad para dirigir este país, es mas inspiran todo lo contrario. Ya se que esto que estoy diciendo puede ser objeto de criticas incluso soeces pero es la maldita verdad. Y sin esa confiabilidad no tenemos nada que hacer. Pero es que ademas ese líder se rodea de gente que tampoco inspira confianza en su capacidad pues ante temas complejos como la pobreza energética solo dicen lugares comunes y no hacen propuestas de fondo a la vez que concretas para abordar el problema. ¿Cual seria nuestra propuesta de estructura de gobierno para España? ¿Quienes serian nuestros posibles ministros en las áreas clave de esa estructura? Nadie lo sabe.”
Lo que me ha dejado impresionado de su comentario es eso de: “pero es la maldita verdad”. Cuándo leo o escucho esta palabra me pongo a temblar. Se han dicho, se siguen diciendo tantas barbaridades en nombre de la verdad. Pero este no es el asunto hoy: tenemos enemigos fuera y dentro de Podemos. Esa es la cuestión. Y no podemos contemporizar con nuestros enemigos. Y está claro que hay adversarios que van de frente, y los respeto. Pero a los enemigos no les doy jamás la espalda. Vengo de otras batallas perdidas, pero mantengo en alto el pendón de mi dignidad, dijo algún pensador, La cuestión es que no puedo dejar de repetirme: “Otra vez nos están ganando” En resumen : Alguien debería “tocar a rebato” y realmente ser radicales: desaparecer de los malditos programas matutinos, vespertinos y nocturnos. Buscar medios amigos (¿los hay?) o sospechosamente imparciales, y cerrad de una vez twitter y dejarlo sólo para felicitar a la abuela en fin de año. Los ciudadanos que apostamos una vez por este proyecto no nos merecemos este espectáculo. Por tanto llamo a “Cerrar la Boca de una vez”. No permitáis que nos ganen otra vez. Gracias
Un cordial saludo fraternal a Podemos
submitted by pcastilla to podemos [link] [comments]


2016.12.27 09:55 Chuckayor CARTA A LAS INSCRITAS E INSCRITOS DE PODEMOS COMUNIDAD DE MADRD SOBRE LOS CAMBIOS EN LA DIRECCIÓN DEL GRUPO PARLAMENTARIO

El pasado día 23 de diciembre el Consejo Ciudadano trató, entre otros puntos, sobre los cambios a realizar en la dirección del Grupo parlamentario, una vez concluida la Asamblea Ciudadana autonómica que renovó la dirección tras un proceso de debate que duró más de dos meses y en el que participaron más de 27.000 inscritos e inscritas.
Tras debatir y votar los reglamentos del Consejo Ciudadano Autonómico (CCA) y del Grupo Parlamentario en sus primeras reuniones, tal y como señalaban los documentos aprobados, en la sesión citada del día 23 se procedió a debatir sobre la composición de la dirección del Grupo y su Portavocía. Fruto de este debate, y atendiendo a la línea política emanada de la Asamblea Ciudadana, se procedió a la renovación de la dirección y de la Portavocía, a la espera de su ratificación por el Grupo Parlamentario. De acuerdo con los documentos aprobados en la Asamblea Ciudadana, la propuesta de dirección del Grupo debe hacerse desde el Consejo Ciudadano. De modo que, tras trasladar al Grupo Parlamentario la propuesta de composición de la dirección, en los próximos días recibiremos una respuesta por parte de este sobre dicha propuesta y las responsabilidades que debe desempeñar cada miembro
Ante el debate público suscitado por estos cambios, queremos hacer las siguientes consideraciones:
  1. En las recientes primarias al Consejo Ciudadano Autonómico se aprobó una hoja de ruta que debemos llevar a cabo. Una de ellas, recogida en el documento políticoestratégico, es que el trabajo parlamentario debe enfocarse a la construcción de una fuerza de oposición nítida a Cristina Cifuentes, desde la construcción del movimiento popular hasta la construcción de un espacio político-electoral amplio que prepare el camino del cambio en Madrid. Para esta tarea, el Consejo Ciudadano considera que el perfil de Lorena Ruiz-Huerta es el más adecuado en este momento. Es una magnifica oradora, abogada de profesión y expresidenta de la Asociación Libre de Abogados. Representa la defensa de los derechos humanos y el feminismo, valores fundamentales que confrontar al gobierno de Cifuentes.
  2. José Manuel López ha hecho un buen trabajo durante este tiempo y esperamos que ahora pueda centrar sus esfuerzos en el trabajo como diputado en la Asamblea.
La propuesta del Consejo Ciudadano Autonómico es que continúe en la dirección del Grupo y que siga aportando desde ahí. Su relevo no significa menoscabo de su figura o de su trabajo, sino que se considera que en este momento es mejor contar con otro perfil al frente de la portavocía. Nadie es imprescindible en Podemos y a nadie se le elige para ocupar un determinado puesto para siempre, sino que nuestro trabajo, el de todos y todas, está sujeto a la voluntad de los y las inscritas y de los órganos políticos. Jose Manuel fue elegido para ser el candidato a Presidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid por Podemos, en unas primarias donde no tuvo oposición. Para el puesto de Portavoz fue propuesto por el Consejo Ciudadano Autonómico elegido en la anterior Asamblea Ciudadana y ratificado por el Grupo.
Exactamente el mismo procedimiento que se ha seguido en esta ocasión.
  1. Debemos recordar que varias portavocías en diferentes Grupos Parlamentarios autonómicos no coinciden con la persona que fue el número uno de la lista. Así ha sido en Baleares, La Rioja (con cambio de portavocía instado por la Gestora que hubio allí incluido), Euskadi e, incluso, en el Congreso de los Diputados, donde Iñigo Errejón es el Portavoz.
  2. Consideramos, por tanto, que más allá del debate libre que puede suscitar un cambio de portavocía de un partido como Podemos, el cual se debe a la ciudadanía y es objeto de debate y crítica permanente, ha sido una decisión democrática tomada en el órgano político, tras una discusión política en la que se han expuesto argumentos y visiones, y que han concluido en una votación en la que una amplia mayoría ha decidido llevar a cabo este cambio.
  3. La decisión adoptada nada tiene que ver con el proceso de debate para la Asamblea Ciudadana estatal, el llamado Vista Alegre II. Esta decisión se circunscribe al ámbito de la Comunidad de Madrid y se hace en uso de las facultades que los documentos aprobados en la Asamblea regional confieren al Consejo Ciudadano.
Es una decisión, por tanto, democrática y legítima y ceñida a su ámbito territorial.
Sobre el momento escogido para llevar a cabo este cambio, desde nuestro puntode vista, el marco estatal actual no puede ser algo que deba limitar el desarrollo de sus funciones a un consejo ciudadano autonómico. Se ha llevado a cabo en este momento precisamente después de la Asamblea Ciudadana territorial y antes de iniciar el próximo periodo de sesiones de la Asamblea de Madrid.
https://boletines.podemos.info/uploads/201612/[1150]carta%20inscritos%20CM.pdf
submitted by Chuckayor to podemos [link] [comments]


2016.11.20 12:33 Matusov Mi visión sobre la situación actual de España y Podemos (mezclada con alguna crítica constructiva)

Vista la tendencia actual e histórica de España, es fácil darse cuenta de que vamos varias décadas retrasados con respecto a los demás países del mundo, y que España es un país que presenta una serie de rasgos singulares que la diferencian del resto de países europeos.
Mirando a la historia, vemos que no participamos en ninguna de las dos guerras mundiales (por distintas razones). Tuvimos una monarquía absolutista (apoyada por la gente) cuando las colonias empezaban a independizarse, y un terremoto social, político y militar sacudía Europa, y por si esto no fuera poco, tuvimos 40 años de dictadura cuando las demás potencias se movían hacia la socialdemocracia (la de verdad, no la de estos "impsoestores").
Y todo esto me lleva a pensar, que actualmente el cambio en España está todavía muy lejos. La gente mayor prefiere morir de miseria votando a Rajoy, que votar al "coletas". Esa sumisión al señorito parece ser un rasgo típico de este país que, si bien no se da en todo el mundo (faltaría mas), se traduce en mayoría en las urnas. Porque no me creo que en España existan 13 millones de ladrones (PPSOE, C's aún tiene a mucho incauto), esperando a que llegue el suyo para medrar. Sin embargo, todos conocemos a gente mayor y no tan mayor, que no paran de repetir las machacadas consignas de tertulianos y argumentos de barra de bar, explicándote que Rajoy es lo mejor porque si llega el coletas te quita la pensión y tus propiedades. Hay que reconocerlo, los sirvientes de esta gentuza han hecho un trabajo extraordinario.
Sin embargo, esto no es suficiente para explicar lo que ha pasado. Recientemente ha habido un caso particular, que nos ha demostrado que la intoxicación mediática no es suficiente para condicionar a las personas. Donald Trump ha ganado en Estados Unidos con la totalidad de los medios principales en contra (algunos correos expuestos demuestran que incluso periodistas de la Fox estaban con Hillary en el ajo). La candidata del establishment, con todo a su favor, ha perdido, y aunque aquí no nos cuenten por qué y se dediquen a disparar con la precisión de una escopeta de feria, las explicaciones son más bien sencillas. Es una mentirosa compulsiva, le gustan las guerras más que a un tonto un lápiz y ya llevaba tiempo con una campaña de provocaciones a Rusia, y el tamaño de la corrupción de su familia deja al PP y al PSOE juntos al nivel de un niño de 5 años.
¿Qué es lo que hizo que Trump ganase? Sin ser un experto en esto, creo que el factor determinante es su personalidad. Independientemente de que sea una persona honesta o no, su imagen ha sido la de un millonario que le planta cara al sistema que lleva años arruinando a gente y creando estados fallidos por doquier. Si los medios le golpeaban, el contestaba sin tapujos, e incluso se permitía insultar a periodistas sin miedo a que le volviesen a golpear con el doble de fuerza. Trump representaba lo diferente, el cambio, algo auténtico, y eso al final ha sido lo que ha decidido el resultado.
Cuando veo a Pablo Iglesias sacudirse de encima las comparaciones con Trump como si fuera algo venenoso o que muerde, me parece que se equivoca. Podemos no es Trump, pero Podemos surge por las mismas razones que Trump. Personas engañadas, estafadas y resignadas, que ven en lo distinto la esperanza de que algo cambie. Y esa debería haber sido su línea. Yo no soy Trump, pero vuestra corrupción, vuestra avaricia y vuestras mentiras nos han creado a ambos. El problema sois vosotros.
La línea que le ha dado la victoria a Trump ha sido sencilla. ¿Estás en la ruina? Es por culpa de los políticos que dejan entrar a inmigrantes y además permiten que las empresas se vayan a China. No es un argumento objetivo, si bien ciertas cosas son verdades. Pero es más fácil que esas cosas lleguen a un desempleado al borde de la desesperación, que hablarle de conceptos académicos que no entienden o fácilmente pueden ser malinterpretados, como el del populismo.
El auge de Podemos, a mi entender, fue porque su primer discurso estaba centrado en eso. Argumentos simples con los que todo el mundo puede identificarse. En el momento en que empezó a incorporar nacionalismos, feminismos, socialdemocracia y empezó a dejar de lado el tema de la auditoría de la deuda y la renta garantizada, empezó a perder fuelle. ¿Por qué? Porque se paso de cosas que importan a todos, a cosas que están vistas con recelo por gran parte de la sociedad. No es que se incorporasen al discurso, es que absorbieron la práctica totalidad del discurso. Y a mí en particular el tema del feminismo (no entendido como igualdad real entre mujeres y hombres, que suena mucho mejor y más justo y contundente, sino como heteropatriarcado, micromachismos, barbijaputa, etc.) me tira muchísimo para atrás, así que es fácil imaginar a una persona que sólo piensa en el feminismo en la segunda acepción mandando a la mierda a Podemos cuando hablan de "feminizar" la política. Lo que hay que hacer es poner a los mejores, y si los mejores son 100% musulmanes, adelante, si son todo mujeres, adelante, si son homosexuales, igual. No hay que feminizar la política, sino hacerla meritocrática, y creo que este mensaje vendería muchísimo más que el del feminismo.
Sin embargo, parece que últimamente han captado algunas de estas cosas (porque no son tontos). Saben que, salvo un evento que propicie un cambio de paradigma, no se puede "convertir" fácilmente a una mayoría de personas que simplemente dejaron de pensar por sí mismas, y le dejaron esa ardua tarea a mercenarios (y sicarios) mediáticos bien untados. Me ha gustado mucho la oposición agresiva al nombramiento de Fernández Díaz, y cómo se están movilizando con lo de la pobreza energética. Estas cosas lentamente van haciendo mella. Desde el púlpito únicamente se llega a los fieles, mientras que en la calle es donde se entienden las verdaderas necesidades de las personas. Tienen la posibilidad de dar un nivel de visibilidad importante a los problemas de la gente, tanto desde la calle, como desde el Parlamento. Si lo aprovechan, el avance será lento pero irreversible. En lugar de ir a por la fortaleza perfectamente blindada, hay que atacar los cimientos que quedaron al descubierto.
Queda muy bien hablar del comunismo, de lucha de clases, del heteropatriarcado, del populismo, de la pureza de la izquierda... pero estos conceptos alejan de la sociedad en sí, porque no todos somos académicos. Mensajes más simples, como el corrupto a la cárcel, estos tíos te dejan sin luz y el político en vez de pararlos se mete en su Consejo de Administración bien pagado, gente en la ruina y mangantes ganando miles de millones al año... Son mensajes muy simplistas, pero estas cosas llegan y hacen que la gente se sienta identificada.
Y por cierto, son muy buenos en sus mensajes en las redes sociales, pero se echa de menos más interacción con la gente. No estaría de más que hicieran algún AMA (Ask Me Anything), donde cualquier persona pudiese preguntarle a los altos cargos sobre sus inquietudes o hablarles de algo que haya pasado inadvertido. Los políticos progresistas de Estados Unidos suelen hacerlo en campaña y es algo que da un plus de cercanía que Podemos necesita. Si lo hicieran aquí, estoy seguro de que entraría mucha más gente y no creo que sea algo que consuma demasiado tiempo.
Un saludo a todos
submitted by Matusov to podemos [link] [comments]


2016.11.19 23:15 ShaunaDorothy Pan y Rosas recicla a Selma James - Contra las teorías feministas sobre el trabajo doméstico - Revisionistas de ayer y hoy

https://archive.is/lMvv9
Espartaco No. 46 Octubre de 2016
Mujer y Revolución
La agrupación feminista y supuestamente marxista Pan y Rosas —asociada a la Fracción Trotskista-Cuarta Internacional (FT-CI) y con filiales en Argentina, México, España y otros países— ha estado desempolvando las viejas teorías antimarxistas de Selma James, una feminista “radical” estadounidense que alcanzó cierta popularidad en los años 70 promoviendo la noción falsa de que el trabajo doméstico es trabajo productivo central al capitalismo. Las teorías de Selma James procuran apuntalar un programa reaccionario. Dado que, según ella, las amas de casa desempeñan el papel central en la producción capitalista al producir al “trabajador mismo” y su fuerza de trabajo, no deberían buscar empleo fuera del hogar. Llevando sus fantasías al extremo, James sostenía (quizá aún sostenga) que los sindicatos deberían ser aplastados, que los izquierdistas eran los agentes conscientes del capitalismo, que el libro seminal de Lenin ¿Qué hacer? era una obra “fascista”, ¡y que todas las mujeres que conseguían empleo fuera del hogar eran esquirolas porque quitaban el trabajo a los hombres! (ver “Selma James vende machismo y anticomunismo”, Women and Revolution No. 7, otoño de 1974).
Aunque Pan y Rosas no hace suyos todos los esperpentos de James —de hecho, no dice una palabra sobre estas grotescas posiciones de su veterana hermana feminista—, sí retoma su tesis central. Hace ya algunos años, como parte de una entrevista a Selma James, Pan y Rosas saludó retrospectivamente el folleto de 1972 El poder de la mujer y la subversión de la comunidad, coescrito por James y la feminista italiana Mariarosa Dalla Costa, en el que éstas presentaron sus teorías sobre el “trabajo doméstico no remunerado” (ver Pan y Rosas No. 2, 22 de mayo de 2008). En Pan y Rosas. Pertenencia de género y antagonismo de clase en el capitalismo (Andrea D’Atri, Buenos Aires: Ediciones IPS, 2013), un libro que ha visto ya varias ediciones en al menos cinco países, la FT-CI retoma el núcleo de las tesis de Dalla Costa y James:
“El capitalismo, con el desarrollo de la tecnología, ha hecho posible la industrialización y, por tanto, la socialización de las tareas domésticas. Sin embargo, si esto no sucede es, precisamente, porque en el trabajo doméstico no remunerado descansa una parte de las ganancias del capitalista que, así, queda eximido de pagarle a los trabajadores y a las trabajadoras por las tareas que corresponden a su propia reproducción como fuerza de trabajo (alimentos, ropa, esparcimiento, etc.)”.
El trabajo doméstico no es fuente de la ganancia capitalista, la cual proviene de la plusvalía: el salario de un obrero corresponde a la parte de la jornada durante la cual éste produce el equivalente a lo que le cuesta mantenerse a sí mismo y a su familia. La otra parte de la jornada, el obrero trabaja sin remuneración, produciendo plusvalía que el capitalista se embolsa en forma de ganancias. Los genuinos comunistas estamos por poner fin a la esclavitud doméstica mediante la creación de instituciones colectivas gratuitas que se ocupen de todas esas tareas, incluyendo prominentemente la crianza misma de los niños. Esta perspectiva, que implica remplazar a la familia nuclear —la principal institución para la opresión de la mujer en el capitalismo—, sólo puede realizarse mediante la revolución socialista (ver también “El comunismo y la familia” en Espartaco No. 45, mayo de 2016).
El artículo que publicamos abajo, traducido de Women and Revolution No. 5 (primavera de 1974, antiguo órgano de la Comisión de la Mujer de la Spartacist League/U.S.), demuele desde los cimientos las teorías de Pan y Rosas, James y Dalla Costa, cuyo objetivo es hacer una mezcolanza antirrevolucionaria entre el feminismo burgués y el marxismo.
El folleto El poder de la mujer y la subversión de la comunidad de Mariarosa Dalla Costa (coeditado por Falling Wall Press y un grupo de individuos del Movimiento por la Liberación de la Mujer de Inglaterra e Italia, 2da. edición, febrero de 1973 [publicado en español por Siglo XXI en 1975]), con una extensa introducción de Selma James, ha provocado gran controversia en muchas organizaciones de mujeres, sobre todo en Europa e Inglaterra (ver, por ejemplo, los números más recientes de la revista Radical America, Vol. 7, Nos. 4 y 5, dedicados enteramente a las cuestiones ahí planteadas).
El poder de la mujer y la subversión de la comunidad es básicamente un intento de llevar más allá la simple redefinición tercermundista del concepto de clase, es decir, la afirmación de que los más oprimidos, los “parias de la tierra”, son las nuevas fuerzas revolucionarias. Abandonando esta línea, que hasta ahora había bastado a los feministas radicales, y citando el análisis de Marx del capitalismo, el folleto intenta probar que el papel de las mujeres en la producción capitalista es central y por lo tanto también debe serlo su papel en la revolución proletaria. Pero su intento fracasa miserablemente o, mejor dicho, sólo triunfa distorsionando totalmente el análisis de Marx de la producción capitalista.
En términos de contribuciones teóricas, el folleto no merece mayor atención por parte de los marxistas, pero, dado que muchas mujeres subjetivamente revolucionarias están buscando modos de integrar su feminismo al marxismo mediante el hallazgo de algún “eslabón perdido” programático, es importante refutar la pretensión fraudulenta de esta obra de ser un análisis marxista, pretensión que, de ser aceptada, sólo llevaría a las mujeres a otro callejón sin salida. ¡Lo cierto es que no existe ningún “eslabón perdido” entre el feminismo y el marxismo, dos perspectivas fundamental e implacablemente contrapuestas!
Además de este folleto, hay otras dos obras importantes donde se exponen las teorías de Dalla Costa y James. “Women, the Unions and Work, or What is Not to be Done” [Las mujeres, los sindicatos y el trabajo, o qué no hacer] de Selma James (publicado originalmente por Crest Press de Londres y luego por Canadian Women’s Educational Press de Toronto) es un ataque explícito contra la izquierda y en particular contra los sindicatos, a los que considera organizaciones estrechas y excluyentes a las que las mujeres deben oponerse. “Wages for Housework” [Salario para el trabajo doméstico] de Giuliana Pompei, con contribuciones de la discusión de una conferencia feminista celebrada en Padua en 1972 (editado por Cambridge Women’s Liberation, traducido por Joan Hall y reimpreso por Canadian Women’s Educational Press de Toronto), retoma el tema central de Dalla Costa de las amas de casa como obreras productivas y enfatiza la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” (que la propia Dalla Costa no enfatiza).
Para los marxistas resulta frustrante lidiar con estas obras, por sus muchas contradicciones internas. Pese a ello, a continuación intentamos resumir algunos de los aspectos más importantes de la teoría. (Aunque James le atribuye a Dalla Costa el nuevo descubrimiento, ambas lo desarrollaron, y de hecho James aporta argumentos que no presenta Dalla Costa.)
Las teorías de Dalla Costa y James
  1. Las mujeres son productoras vitales para el capitalismo, aun cuando no trabajen fuera del hogar. “Lo que queremos decir precisamente es que el trabajo doméstico como trabajo es productivo en el sentido marxista, es decir, produce plusvalía”.
  2. Producen una mercancía “privativa del capitalismo: el ser humano, ‘el trabajador mismo’”. Este trabajador, al venderle su fuerza de trabajo al capitalista, le permite a éste usarla para producir un valor mayor al que paga por esa fuerza de trabajo, produciendo así plusvalía. Pero son las mujeres quienes realmente producen esa plusvalía, puesto que producen a los obreros y su fuerza de trabajo.
“La capacidad de trabajar reside sólo en el ser humano cuya vida se consume en el proceso de producción. Primero tiene que estar nueve meses en el útero, hay que alimentarlo, vestirlo y educarlo; después, cuando trabaja, hay que hacerle la cama, limpiarle el suelo, preparar su mochila, no satisfacer pero sí calmar su sexualidad, tenerle la comida preparada cuando llega a casa, aun cuando sean las ocho de la mañana, de regreso del turno de noche. Así es como la fuerza de trabajo se produce y reproduce cuando se consume diariamente en la fábrica o la oficina.
“Describir su producción y reproducción básicas es describir el trabajo de las mujeres”.
Así, al “trabajador mismo” se le identifica con la “fuerza de trabajo” como la mercancía producida.
  1. El descubrimiento de que la familia es uno de los centros de la producción capitalista se había mantenido oculto porque los marxistas tradicionalmente se han enfocado en la clase obrera (que James y Dalla Costa equiparan constantemente con los hombres), pero esta función vital también se mantiene oculta porque a las mujeres no se les paga un salario por su trabajo. “Dentro del hogar hemos descubierto nuestro trabajo invisible...el fundamento invisible —invisible porque no se paga— sobre el que descansa toda la pirámide de la acumulación capitalista” (Pompei, “Wages for Housework”). Eso lleva a la exigencia de “salario para el trabajo doméstico” como un modo de poner al descubierto la función de las mujeres.
  2. Esta división del proletariado entre asalariados (hombres) y no asalariados (mujeres), creada por la transición del feudalismo al capitalismo, fue el quiebre fundamental entre hombres y mujeres y la alienación de los hijos de ambos. Esta distinción entre asalariados y no asalariados debe eliminarse.
  3. “El capital estableció la familia como familia nuclear y subordinó, dentro de ella, la mujer al hombre... [E]l capital ha creado el papel femenino y ha hecho del hombre de la familia el instrumento de esta reducción”. La creación del trabajo asalariado completó la subordinación de la mujer, quien, por no recibir un salario, parece estar excluida de la producción social.
  4. Las mujeres ya no deben seguir aceptando esta función. Según James: “Si la producción de uno es vital para el capitalismo, negarse a producir, negarse a trabajar, es una palanca fundamental de poder social”.
  5. Las mujeres deben oponerse a la afiliación en sindicatos, pues “al igual que la familia, éstos protegen a la clase a expensas de las mujeres”. Al excluir a los no asalariados, los sindicatos dividen a la clase y hacen imposible la lucha común. Además, el capitalismo usa a los sindicatos específicamente para contener la combatividad obrera.
  6. También las organizaciones de izquierda deben ser rechazadas, por estar “dominadas por el hombre”. Además, la izquierda cree que la solución para las mujeres está simplemente en adquirir “conciencia sindical” o en adoptar las “formas de lucha que han utilizado tradicionalmente los hombres”, es decir, las formas del movimiento obrero organizado.
  7. James y Dalla Costa ofrecen “a las amas de casa una vida social que no es la de otro empleo. Les ofrecemos la lucha misma”. Así que las mujeres deben negarse a trabajar fuera del hogar y dentro de él, y en vez de ello participar en “la lucha misma”. “Los que propugnan que la liberación de la mujer de clase obrera depende de que obtenga un trabajo fuera de la casa forman parte del problema, no de la solución”. ¿Y cómo sobrevivirán las mujeres? El crecimiento del movimiento femenino les dará sustento.
Por qué las amas de casa no son trabajadoras productivas
Dos conceptos clave conforman la base de la teoría de Dalla Costa y James de las mujeres como trabajadoras productivas: su producción de trabajadores-fuerza de trabajo (es decir, la crianza de hijos y el cuidado del esposo-obrero) y su papel en el “consumo” (las compras, la cocina, etc.) “como parte de la producción”. El argumento de que estos dos aspectos hacen que el trabajo doméstico produzca plusvalía ignora dos distinciones cruciales que hizo Marx. Éstas son: 1) la diferencia entre el consumo industrial y el consumo privado (es decir, el consumo familiar) y 2) la diferencia entre el trabajo productivo bajo el capitalismo, es decir, el trabajo asalariado que le permite al capitalista obtener plusvalía, y el trabajo simple, que produce sólo valores de uso.
Después de afirmar que “los llamados marxistas habían dicho que la familia capitalista no producía para el capitalismo, no era parte de la producción social”, James admite que “el mismo Marx no parece haber dicho en ninguna parte que lo fuera”. James es una revisionista clásica, es decir, quiere usar la inmensa autoridad de Marx, pero para ello tiene que torcer sus palabras para hacerlas encajar con sus propias teorías. De este modo justifica la peculiar omisión de Marx de no haberse declarado explícitamente en apoyo a su teoría:
“Baste decir que, en primer lugar, Marx es el único que ve el consumo como una fase de la producción: ‘es producción y reproducción de ese medio de producción, tan indispensable para el capitalista: el trabajador mismo’ (El capital, vol. I, p. 481.) Segundo, sólo él nos ha dado las herramientas para hacer nuestro propio análisis. Y finalmente, nunca fue culpable de los disparates que Engels, a pesar de sus numerosas aportaciones, nos ha echado encima...”.
Consumo privado vs. consumo industrial
Hay dos clases de consumo en el capitalismo, el industrial y el privado. Marx escribe:
“El consumo del obrero es de dos clases. En la producción misma, su trabajo consume medios de producción... Y, por otra parte, el obrero invierte en medios de vida el dinero que le paga el comprador de la fuerza de trabajo: es su consumo individual. Consumo productivo y consumo individual del obrero son, por tanto, totalmente distintos entre sí. En el primero el obrero actúa como fuerza motriz del capital y pertenece al capitalista; en el segundo, se pertenece a sí mismo y ejerce sus funciones de vida, al margen del proceso de producción”.
—El capital, Tomo 1, capítulo XXI (énfasis añadido)
Desde luego, los capitalistas toman en cuenta este consumo privado, pues es necesario para mantener y reproducir la fuerza de trabajo, sin la cual el capitalismo no puede existir, y como tal se le considera “un aspecto necesario del proceso de producción”. Pero, señala Marx, “el capitalista puede confiar tranquilamente el cumplimiento de esta condición al instinto de conservación y perpetuación de los propios trabajadores”. El hecho de que comer, vivir y reproducirse sea necesario no hace que la familia sea un “centro de la producción social”. Estas actividades tienen lugar independientemente de la forma de la producción social. El consumo individual en el hogar no es producción capitalista, pues la familia no le pertenece al capitalista. El obrero se pertenece a sí mismo y vende su fuerza de trabajo al capitalista. Éste no tiene que preocuparse de cómo el obrero se reproduce y vive (salvo para asegurarse de que se siga viendo forzado a vender su fuerza de trabajo). Así, si bien en el sentido más amplio, el consumo individual privado es un “aspecto” de la producción, es decir, se le toma en cuenta, sobre todo en el cálculo de los salarios, no es, en ningún sentido, producción capitalista. Es por eso que Marx dice que el consumo privado individual tiene lugar al margen del proceso de producción.
Trabajo productivo
Dalla Costa y James abusan violentamente del concepto marxista de “trabajo productivo”. No es claro para quién se realiza este “trabajo productivo” en el hogar, dado que el capitalista no es dueño de la familia nuclear. Claramente Dalla Costa no quiere hacernos creer que el ama de casa sea una esclavista (pues produce “seres humanos” que son mercancías), ni una minicapitalista (dado que posee sus “medios de producción”, que son sus órganos reproductivos). Dalla Costa dice que las mujeres “producen” gente. En el sentido biológico, eso es cierto. Pero esa “producción” no es “trabajo productivo” en el sentido marxista, como ella afirma.
James dice que la mercancía que ellas producen son los “seres humanos”. En otra parte, se refiere a esta mercancía como la “fuerza de trabajo”. Pero debe hacerse la distinción. Bajo el capitalismo, los seres humanos no son mercancías (como lo son en las sociedades esclavistas). Bajo el capitalismo los obreros son “libres” de vender su fuerza de trabajo. Es precisamente la venta de esa fuerza de trabajo como mercancía y su alienación con respecto a los obreros lo que caracteriza la producción capitalista:
“...la fuerza de trabajo sólo puede aparecer en el mercado como mercancía siempre y cuando sea ofrecida en venta o vendida como una mercancía por su propio poseedor, la persona cuya fuerza de trabajo es. Y, para que su poseedor la venda como mercancía, necesita poder disponer de ella, es decir, ser propietario libre de su capacidad de trabajo, de su persona”.
—Marx, op. cit. Tomo 1, capítulo IV, subtítulo 3
Pero tampoco el otro trabajo que las mujeres realizan en el hogar —el cuidado, alimentación y mantenimiento general de los obreros (maridos)— es trabajo productivo en el sentido marxista. La pregunta clave que hay que hacerse respecto a este trabajo es: ¿produce valor? y, si es así, ¿cómo se determina el valor de esta “fuerza de trabajo”? Porque si el trabajo de las amas de casa produjera valor, éste debería encarnarse en la mercancía —la fuerza de trabajo, según Dalla Costa— que este trabajo mantiene.
La producción de fuerza de trabajo es producción simple de mercancía. La fuerza de trabajo se produce y se vende a cambio de valores de uso con los cuales se satisfacen las necesidades humanas inmediatas. Ira Gerstein, en su artículo “Domestic Work and Capitalism” (Trabajo doméstico y capitalismo, publicado en Radical America Vol. 7, Nos. 4 y 5), contrasta esta producción simple de mercancías con la producción capitalista:
“La producción es limitada, porque la cantidad producida no puede rebasar la capacidad, el deseo y la necesidad de consumo del ser humano, que son finitos. En cambio, el fin del capitalista es aumentar continuamente la plusvalía. Esto no tiene nada que ver con su consumo personal... La fuerza de trabajo no se aumenta sin límite como un modo independiente de apilar riqueza”.
Marx analiza de este modo el valor de la fuerza de trabajo:
“El valor de la fuerza de trabajo, como el de cualquier otra mercancía, se determina por el tiempo de trabajo necesario para producir y también, naturalmente, para reproducir este artículo específico. En cuanto valor, la fuerza de trabajo representa solamente una determinada cantidad del trabajo social medio materializado en ella...
“La cantidad de medios de vida necesarios para producir la fuerza de trabajo incluye, por tanto, los que hacen falta para sostener a los sustitutos, es decir, a los hijos de los trabajadores, asegurando la perpetuación en el mercado de esta raza de poseedores de una mercancía excepcional...
“El valor de la fuerza de trabajo se traduce en el de una determinada cantidad de medios de vida”.
—Ibíd.
La fuerza de trabajo se crea mediante el consumo de bienes materiales (alimento, ropa) y de servicios (atención médica, educación). La suma del valor de estos medios de sustento es el valor de la fuerza de trabajo. El trabajo doméstico que realizan las amas de casa al procesar estas mercancías claramente no se toma en cuenta cuando se calcula el total. El trabajo doméstico no le añade valor a la mercancía fuerza de trabajo. Esto no significa que las mujeres no trabajen dentro del hogar, pero esta esclavitud doméstica no es producción capitalista y por lo tanto no se considera al analizar las relaciones productivas capitalistas.
La producción de fuerza de trabajo
Según Gerstein, “la fuerza de trabajo es la única mercancía de la sociedad capitalista cuya producción general no se realiza de manera capitalista”. Sin embargo, hay otras mercancías que no se producen “de manera capitalista” en el capitalismo; por ejemplo, las materias primas naturales, como los peces que se pescan en el mar. Estos existen y se reproducen a sí mismos, aunque no de manera capitalista. Y la producción de seres humanos, que poseen en sí mismos la capacidad de trabajo, debe verse del mismo modo que la de esos otros productos naturales, puesto que la propagación de la especie humana es un acto natural. La autoproducción de las cosas y los servicios que el obrero y su familia consumen tiene lugar fuera del conjunto de la economía política capitalista. Es, además, una actividad universal de los seres vivos (el “instinto de conservación” que Marx señala). James, al insistir obstinadamente en que “en el capitalismo no hay nada que no sea capitalista”, oscurece la distinción fundamental entre la producción de fuerza de trabajo y la producción capitalista.
Cuando decimos que la propagación es un “acto natural”, debe quedar claro, sin embargo, que la forma de familia en que esta propagación se organiza no está determinada simplemente por la biología, sino por la sociedad.
Orígenes de la familia
¿Cómo fue que las mujeres se vieron esclavizadas en el hogar? No fue el capitalismo quien creó esta esclavitud doméstica, cuyos orígenes, mucho más antiguos, surgieron del desarrollo de la propiedad privada y del excedente social que los hombres acumularon de su trabajo. Según Engels en El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, en la Edad de Piedra la tierra pertenecía en común a todos los miembros de la tribu. Si bien había una división del trabajo entre los sexos, también había igualdad, pues todos participaban en el trabajo productivo y contribuían a la economía. Cuando con el tiempo aumentó la capacidad productiva de los seres humanos, se hizo redituable el utilizar esclavos —la primera forma de propiedad privada—. El ganado, la tierra y otras formas de propiedad también se privatizaron por primera vez, provocando una revolución al interior de la familia. Los hombres siempre habían sido responsables de procurar las necesidades de la vida, pero ahora, a pesar de que la división del trabajo al interior de la familia se mantuvo esencialmente inalterada, el trabajo doméstico que realizaban las mujeres dejó de contar en comparación con el poder económico de los hombres. Engels concluyó que las mujeres podrían conquistar la igualdad con los hombres sólo cuando volvieran a participar en igual medida que ellos en la producción económica general.
James dice que Marx “nunca fue culpable” de estos “disparates” de Engels. Pero, si esto es cierto, es sólo porque Marx murió (en 1883) un año antes de que Engels completara esta obra que ambos habían concebido como un libro conjunto. De hecho, en el prefacio a la primera edición, Engels afirma: “Los capítulos siguientes vienen a ser, en cierto sentido, la ejecución de un testamento. Carlos Marx se disponía a exponer personalmente los resultados de las investigaciones de Morgan...tengo a la vista, junto con extractos detallados que hizo de la obra de Morgan, glosas críticas que reproduzco aquí, siempre que cabe”.
Dalla Costa y James sostienen opiniones divergentes en cuanto a la cuestión de los orígenes de la opresión de la mujer, y ambas se equivocan. James afirma que el sexismo primordial es la raíz de la opresión de la mujer. Dalla Costa, por su parte, afirma que es resultado de las relaciones económicas capitalistas, tesis que la lleva a afirmar que la posición de la mujer en la sociedad feudal era en cierto modo más progresista:
“En la medida en que los hombres han sido las cabezas despóticas de la familia patriarcal...la experiencia de las mujeres, los niños y los hombres fue una experiencia contradictoria... Pero, en la sociedad precapitalista, el trabajo de cada uno de los miembros de la comunidad de siervos se consideraba dirigido a un objetivo: o bien la prosperidad del señor feudal o nuestra supervivencia... El paso de la esclavitud a la fuerza de trabajo libre separó al hombre proletario de la mujer proletaria...”.
La insistencia de Dalla Costa y James en la importancia del trabajo productivo de las amas de casa como central en su potencial revolucionario contradice las afirmaciones de que: 1) con la transición desde el feudalismo, la mujer fue excluida del trabajo productivo por la fuerza, y 2) el feudalismo era menos opresivo para las mujeres que el capitalismo, puesto que en aquél las mujeres eran reconocidas como trabajadoras productivas.
El capitalismo en realidad sentó las bases para la liberación de la mujer, porque: 1) una vez más, abrió el camino a la participación de las mujeres en la producción social, creando oportunidades para el desarrollo de su conciencia social y para la lucha organizada contra la opresión fuera de la estructura unifamiliar aislada; y 2) el ascenso del concepto burgués del individuo libre —contrapuesto a las nociones medievales del linaje, el privilegio aristocrático y la dominación religiosa, que codificaban la creencia de que la mujer era inferior— sentó las bases intelectuales para el reconocimiento de las mujeres como humanos plenos con derechos iguales a los del hombre, un concepto totalmente ajeno a la mentalidad medieval (y aparentemente irrelevante para Dalla Costa).
El capitalismo creó las bases de la emancipación de la mujer mediante el desarrollo de las fuerzas productivas, pero ya hace mucho que ha sobrevivido a su papel histórico progresista y ahora constituye una barrera tanto al mayor desarrollo de las fuerzas productivas como a la emancipación de la mujer. Las mujeres no podrán ser libres mientras no se elimine la escasez, no se abolan las clases y no se remplace la familia. En otras palabras, no podrán ser libres mientras no se establezca la sociedad socialista.
La familia bajo el capitalismo
La perpetuación de la unidad familiar monógama en las sociedades capitalistas avanzadas no se debe a un diabólico complot de los capitalistas para extraer cada vez más ganancias de la clase obrera. Incluso en su forma actual, la familia le cuesta a los capitalistas, en pesos y centavos, más que si sus funciones fueran socializadas. El valor que la familia tiene para la burguesía no radica en la eficiencia con que produce fuerza de trabajo, sino en su utilidad como reserva de pequeña propiedad privada y pequeña producción, que hacen de ella un freno ideológico a la conciencia social. Es por eso —así como para liberar a las mujeres de la esclavitud del trabajo doméstico repetitivo, vacuo y enervante— que una de las tareas de la revolución socialista será remplazar a la familia.
La función económica originaria de la familia monógama fue la transmisión de la propiedad privada por medio de la herencia. Esta función sólo es económicamente útil para las clases propietarias, no para el proletariado, que posee pocas cosas de valor que heredar. Así, está en el interés material de la clase obrera el cumplir con el papel históricamente progresista de socializar las funciones de la familia después de la revolución.
Pero, además de ello, la ideología reaccionaria de la familia nuclear también hace posible organizar a las amas de casa de la clase obrera para fines reaccionarios, puesto que su conciencia tiende a centrarse en la defensa y extensión de cualquier pequeña propiedad que su familia pueda poseer. Así, en Chile, en 1971, la oposición de los demócratas cristianos y del Partido Nacional pudo organizar con éxito grandes manifestaciones de amas de casa (como amas de casa) contra el régimen de Allende. No hay nada en la estructura de la familia que pueda llevarnos a suponer respecto de las amas de casa, como hacen James y Dalla Costa, que “cuando llega la hora de manifestarse, nada las detiene y hacen lo que saben que hay que hacer”, ni tampoco que consideren que lo “que hay que hacer” es contribuir a derrocar al capitalismo, y no a mantenerlo.
La respuesta de Dalla Costa y James a la opresión de las mujeres es que las mujeres deben retirarse completamente de la sociedad capitalista, llevándola así a colapsar. Si trabajan en una fábrica, deben renunciar, pues reclutar mujeres a la fuerza de trabajo es un complot capitalista para impedir la revolución. “El gobierno, actuando en el interés de la clase capitalista...ha creado el desempleo” para que “...nos conformemos con las migajas que el amo deja caer de su mesa”. Esta teoría de la historia como una conspiración diabólica supone que los capitalistas son totalmente libres de hacer lo que les plazca independientemente de las leyes del movimiento de la economía capitalista. Lo cierto, sin embargo, es que en las condiciones de la sociedad imperialista decadente a los capitalistas les es imposible ofrecer pleno empleo, ¡quiéranlo o no!
Y los obreros, lejos de ser simples crédulos, ¡se ven bajo la obligación económica de trabajar! Pero James y Dalla Costa pasan esto por alto. Su concepción de por qué la gente hace las cosas se basa no en el mundo material sino en una concepción idealista de la realidad.
Los sindicatos y la izquierda
Dalla Costa y James también argumentan que, dado que al trabajar se sufre explotación y por lo tanto debe evitarse, las organizaciones que se centran en el lugar de trabajo, es decir, los sindicatos, también son malos. Los sindicatos “dividen” porque toman en cuenta sólo a los asalariados e ignoran al resto del “proletariado” (es decir, a los ancianos, los enfermos, los bebés y las amas de casa). Esto no es más que la vieja práctica de la Nueva Izquierda de identificar al más oprimido con el más revolucionario.
Sin embargo, no fueron los sindicatos quienes crearon las hostilidades entre los distintos sectores sociales —sexuales, raciales, entre empleados y desempleados— que debilitan a la clase obrera. Estas hostilidades son parte integral de la sociedad de clases, son manifestaciones de la ideología burguesa que los sindicatos no crean pero que sí reflejan (en la medida en que siguen sometidos a direcciones conservadoras). Los sindicatos son básicamente organizaciones defensivas de la clase obrera destinados a proteger cualquier conquista económica que hayan podido arrebatar a la clase capitalista. Por lo tanto, los marxistas deben defender a los sindicatos y tratar de extenderle su protección a todos los obreros. Existe una brecha crucial, que James ignora, entre los apetitos de la burocracia sindical actual, que sirve como agente del capital al interior de la clase obrera para mantenerse en el poder, y las bases sindicales, que no tienen trabajos fáciles ni ostentosos planes de pensiones que los protejan, ni la oportunidad de participar en la colaboración de clases con los capitalistas.
Los marxistas nunca hemos dicho que la organización sindical o la “conciencia sindical” sea suficiente por sí misma para hacer una revolución. Si así fuera no haría falta un partido revolucionario de vanguardia. James da una idea falsa a su audiencia cuando escribe:
“Se nos dice que debemos llevar a la mujer lo que llaman ‘conciencia sindical’. Esta frase es de Lenin y procede de un folleto titulado ¿Qué hacer?”.
Esto claramente implica que para Lenin la “conciencia sindical” era “la respuesta”. ¡Pero todo el punto del ¿Qué hacer? es precisamente la necesidad de trascender la mera conciencia sindical! Lenin escribe:
“El movimiento obrero espontáneo sólo puede crear por sí mismo el tradeunionismo (y lo crea de manera inevitable), y la política tradeunionista de la clase obrera no es otra cosa que la política burguesa de la clase obrera”.
—V.I. Lenin, ¿Qué hacer?
Es verdad que algunas organizaciones de izquierda, e incluso supuestos trotskistas, van a la cola de manera oportunista y acrítica de todo burócrata “de izquierda” y se adaptan a los aspectos más atrasados de la conciencia obrera, pero esto es una traición al marxismo, que la Spartacist League ha denunciado consistentemente. La acusación generalizadora de Dalla Costa de que “la izquierda” está “dominada por hombres” es particularmente insultante para las revolucionarias mujeres, pues supone que los hombres dominarán automáticamente cualquier organización, y que, sin importar su nivel de conciencia, las mujeres nunca podrán hablar por sí mismas. Esta acusación también es insultante para los revolucionarios hombres, pues se basa en la incapacidad de trascender una visión machista del mundo y de hacer causa común con las mujeres. Todo se reduce, una vez más, a la sentencia de la Nueva Izquierda de que “sólo los oprimidos pueden entender realmente su propia opresión”.
Conclusiones
Hay mucha confusión en las organizaciones de mujeres respecto a qué conclusiones sacar de las obras de Dalla Costa y James. Esto se debe a que su retórica de “lucha de clases” oscurece en parte el odio real que le tienen a esa lucha y la hostilidad que sienten por el proletariado. En realidad, Dalla Costa y James no tienen programa alguno para la liberación de la mujer. Su “programa” no es más que el rechazo: las mujeres deben rechazar el trabajo, deben rechazar a la izquierda, deben rechazar el hogar, deben rechazar a sus maridos, etc. ¿Y cuál es el sustituto que proponen? Sólo la deliberadamente vaga “lucha misma”. ¿Luchar por qué? Pompei responde: “Lo que queremos no es ser más productivas, no es ir a que nos exploten mejor en otro lado, sino trabajar menos y tener más oportunidades de experiencias sociales y políticas”. Ciertamente es un deseo legítimo, y uno que comparten todos los oprimidos y explotados. Pero soñar que esto se puede conseguir sin aplastar la sociedad de clases capitalista es puro utopismo. Sin entender cómo opera el capitalismo y cómo puede ser derrocado, todas las demandas programáticas concretas se vuelven meras reformas cosméticas, cuyo efecto es reforzar al sistema, en vez de derrocarlo.
En el corazón de las tesis de Dalla Costa y James yace la creencia de que las mujeres pueden retirarse de la sociedad capitalista y encontrar un camino propio y exclusivo a la salvación fuera de las relaciones capitalistas. ¿Y por qué hacer encajar a las amas de casa en el sistema económico capitalista si su fuerza yace al margen de éste? Ésa es la más flagrante de todas sus contradicciones.
La razón por la que Dalla Costa y James intentan hacer encajar a las amas de casa en el molde de los “trabajadores productivos” de Marx es simplemente que no pueden enfrentar de ningún otro modo el desafío que el marxismo representa para su visión feminista del mundo. Esta delgada capa de “marxismo” no es más que una cubierta para la vieja ideología de la Nueva Izquierda de que todo el que trabaja ya se vendió, ignorando totalmente la férrea necesidad, que enfrenta la mayor parte del mundo, de trabajar o morirse de hambre. Es un reflejo de la visión del mundo de los pocos privilegiados, los “radicales” pequeñoburgueses que han glorificado el primitivismo al grado de saludar a los hambrientos y enfermos campesinos de subsistencia del “Tercer Mundo” como la nueva fuerza revolucionaria. Y mientras estos radicales de sofá refinan sus teorías en la comodidad del aire acondicionado, los campesinos a los que idealizan son masacrados debido al primitivismo de sus recursos. Aunque está bien que James trate de “superar esta culpa de vivir en un departamento alfombrado”, no es un problema que tenga la mayoría de las mujeres (ni de los hombres), que tienen que luchar para comer, para ganarse la vida de algún modo, y para hallar la manera de superar la muy real opresión material que sufren, una opresión creada por una sociedad de la que no pueden escapar. James les dice a estas mujeres que dejen de trabajar, que rechacen los salarios de sus esposos y que vivan de...¿de qué? ¿Del aire? ¿O las va a invitar a todas a dormir en su departamento alfombrado? ¿A eso se refiere cuando dice que “el movimiento les dará sustento”? Para lo único que sirven las teorías de Dalla Costa y James es para jugar a la revolución sin ninguna intención real de buscar activamente aplastar al capitalismo. Como dijo Marx, “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”. De lo que se trata no es de darle la espalda al capitalismo ni de crear en su interior una alternativa para los bohemios pequeñoburgueses, sino de aplastarlo para siempre y comenzar la construcción de una sociedad socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/46/james.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.11.07 09:43 EDUARDOMOLINA Rita Maestre: "Podemos tiene que trabajar contra su enemigo, el PP. El PSOE es secundario". Defiende a su rival: "No deberíamos juzgar lo que hizo un chaval de 20 años hace diez, ahora y en un contexto político y económico diferente". "No necesito tutelas", no se considera la candidata de Errejón.

http://www.eldiario.es/politica/Podemos-trabajar-PP-PSOE-secundario_0_577092373.html
"Viernes oscuro y lluvioso en Madrid. Tras un acto sobre el agua como servicio público con Ada Colau, Pere Santisteve y otros alcaldes del cambio, Rita Maestre (Madrid, 1988) encadena entrevistas que acumulan un considerable retraso. También llegará tarde a la presentación de la candidatura que lidera para las primarias de Podemos en Madrid, Adelante Podemos con la Gente. Su principal rival es el senador Ramón Espinar, asediado por una tormenta mediática por la compraventa de un piso de protección años antes de que diera el salto a la política.
Maestre recibe a eldiario.es en su despacho de portavoz del Ayuntamiento de Madrid. Se defiende con vehemencia y de forma prolija en la principal divergencia entre los dos candidatos a liderar la federación más importante del partido: "Podemos tiene que tener una mirada autónoma, una iniciativa política clara y tiene que trabajara la ofensiva contra su enemigo, que es el PP y el modelo del PP. El PSOE aquí es un actor profundamente secundario". Mucho más escueta se muestra al responder si se considera la candidata del errejonismo en Madrid. "No necesito tutelas", zanja.
La conversación arranca precisamente por lo complicado que puede resultar acumular responsabilidades y congeniar agendas. "¿Es compatible ser secretaria general de un partido y portavoz de un Ayuntamiento como el de Madrid?", preguntamos. Responde con un monosílabo: "Sí".
¿Y cómo se compatibilizan ambos cargos?
Como lo hacen en general los políticos que son parte también de los partidos. Alberto Garzón, por ejemplo, es coordinador federal, portavoz adjunto y portavoz de la comisión de Hacienda en el Congreso. Igual que se hace en todos los partidos.
Esto de que se hace en todos los partidos, es verdad, ¿no forma parte de las cosas que Podemos venía a cambiar en la política?
Se me ocurren ejemplos en muchas esferas. ¿Cómo se hace? Trabajando mucho. En general, como se milita en Podemos. Echando muchas horas. Igual que la gente trabaja diez horas al día y cuando termina se va a su círculo y se pone a trabajar o saca un rato el sábado por la mañana. Diría que la lógica es bastante similar.
Que uno sea la cúspide de la organización no significa que sea la organización. Al contrario. Si todo depende de mí, o de quien sea secretario general, sería un gran fracaso. Se trata de pensar mecanismos, lógicas de trabajo que sean mucho más delegadas, colectivas y compartidas. Y esto también tiene que ver con la nueva fase de Podemos. Esto es un consenso en la organización y ha sido refrendado en la votación de documentos en la primera fase del proceso.
En esa primera fase ustedes se impusieron en todos los documentos menos en uno, el llamado "político-estratégico". ¿Qué explicación le encuentran a ganar en nueve votaciones y perder precisamente esa?
Había dos bloques de documentos, ya que el de Garantías estaba consensuado como nosotras propusimos. Uno político y otro organizativo. Cinco y cinco. Nuestra candidatura ganó nueve, incluyendo cuatro políticos en los que se desarrolla cómo tiene que ser la relación con las candidaturas de Unidad Popular, con otros partidos, cuáles son las políticas relacionadas con la feminización y el feminismo. La candidatura de Juntas Podemos [liderada por Ramón Espinar] ganó el documento introductorio que por su propia naturaleza es poco concreto, el nuestro también. No hay demasiadas diferencias y no nos plantea ningún problema. Es compatible con lo que han elegido los inscritos en el resto de documentos.
Gane quien gane la Secretaría General tendrá que implementar, en mayor o menor medida, elementos de documentos que no han apoyado durante el proceso, algo que puede ser contradictorio en algunos aspectos. ¿Cree que el modelo de Asamblea que han puesto en práctica es el más adecuado?
Tiene limitaciones como esta que comentas, pero nos ha permitido hablar mucho, debatir y discutir en la organización. El mes de esa fase de la Asamblea, con muchísimos debates en todo el territorio, en los pueblos pequeños y en las ciudades más grandes, con un montón de gente participando en el proceso, ha sido muy positivo. Llevado al extremo la contradicción que planteas puede ser un problema. En el caso concreto creo que no lo es.
Una de esas diferencias entre la candidatura de Espinar y la suya es cómo debe relacionarse Podemos con el PSOE. ¿Qué les diferencia en esta cuestión?
Es un error que una fuerza política joven y dirigente, que lleva poniendo las palabras, las referencias y los temas principales de la agenda política de este país los dos últimos años discuta de forma obsesiva su relación con un partido en decadencia, que pierde voto urbano y joven y que ahora mismo no tiene ningún rumbo, como es el PSOE. Construirse en permanente oposición o cercanía al PSOE es un error tradicional de la izquierda de este país que felizmente habíamos abandonado en Podemos y que deseo que sigamos abandonando. Nosotros ganamos cuando asumimos que el PSOE es un partido que tiene que ser subalterno a nosotros. Podemos tiene que tener una mirada autónoma, una iniciativa política clara y tiene que trabajar la ofensiva contra su enemigo, que es el PP y el modelo del PP. El PSOE aquí es un actor profundamente secundario del que no tendríamos que hablar.
Dicho lo cual lo cierto es que hay muchos lugares en Madrid donde Podemos, como parte de las Candidaturas de Unidad Popular (CUP), se ha entendido con diversas fórmulas para conseguir una alternativa al PP. Primero, preguntando a los inscritos. Segundo, analizando en cada caso concreto cuál es la correlación de fuerzas y las particularidades de cada lugar. No es lo mismo sentarse a negociar con el PSOE de Susana Díaz que con el PSC. No hay una fórmula que nos vaga para todos los territorios en nuestra relación con cualquier otro actor político.
"De la lista de Cristina Cifuentes han dimitido el 25% de los diputados. Y no ha habido portadas para ellos"
Dice que no hay que obsesionarse pero entre las elecciones del 26J y las del 20D lo que marcó la agenda fue cómo se encajaban PSOE y Podemos, donde además hay planteamientos distintos. ¿No cree que si no se define la relación pueden enfrentarse a contradicciones en un corto espacio de tiempo? ¿Esa relación asimétrica no puede tener un coste mediático difícil de absorber?
La razón de los acuerdos es conseguir cosas. Pero no para Podemos, sino políticas y concreciones materiales que sean útiles para la gente, porque para eso hemos venido aquí. No sé cuál es el coste político que tiene. Si haces un acuerdo con una fuerza política según el cual vas a aprobar una renta mínima y luego lo ignoras durante año y medio pues entonces ese acuerdo está roto pero porque la otra parte no hace su tarea. ¿Hace eso ruido? No lo sé, pero la razón de estar no es estar en silencio, sino conseguir cosas.
La única línea que fijaría con carácter general es que el PSOE tiene que estar detrás de nosotros, no nosotros dando vueltas alrededor. Somos la fuerza dirigente y ellos la fuerza en decadencia. Mirada hacia adelante. Somos la representación de la población joven en este país. Lo otro es regalarles un protagonismo político que no tienen de facto.
El otro elemento que tiene quizá más importancia en Madrid es cómo debe relacionarse Podemos con las CUP. Su propuesta es similar: analizar cada caso. ¿No le satisface el modelo de Ahora Madrid?
Habrá que hacerlo en función de lo que ha ocurrido hasta el momento. No hay fórmulas perfectas y no hay dos candidaturas ni dos municipios iguales. Lo que hay es municipios donde el proyecto político ha funcionado muy bien. Por ejemplo, Ahora Madrid. Hay lugares donde ha funcionado menos bien y otros donde ha funcionado fatal. Y la gente de Podemos y de las CUP en esos lugares lo saben. Por lo tanto lo que hay que hacer es evaluar qué ha funcionado y qué no, las mejoras que se le pueden introducir y sobre todo escuchar y construir desde abajo. No vamos a decretarlo. Sería un error que ninguna dirección les dijera cómo ir a las elecciones.
Rita Maestre, en su despacho del Ayuntamiento de Madrid
Rita Maestre, en su despacho del Ayuntamiento de Madrid Marta Jara
Se han planteado estas primarias como una dicotomía en la que se trae lo estatal a Madrid, que es algo que siempre le pasa a Madrid. ¿Se reconoce en esa dicotomía Iglesias-Errejón?
No.
¿Es usted la candidata de Íñigo Errejón en Madrid?
No lo puedo decir más veces: ni necesito ni quiero tutelas de ningún tipo.
No tiene por qué ser una tutela. Rehago la pregunta. ¿Es la candidata de algo que se pueda llamar errejonismo y que existe en Podemos a nivel estatal?
No que yo sepa.
En su lista le acompañan algunos de los consejeros autonómicos que dimitieron en marzo y provocaron una de las crisis internas más graves de Podemos que acabó con el secretario de Organización estatal fuera de la dirección. ¿Confía en que cumplan esta vez íntegro su mandato?
Lo enlazo con la pregunta anterior. Lo que hemos hecho, y creo que es una buena noticia, es tratar de superar los conflictos, las divergencias, las diferencias que ha habido durante este año y medio en la Comunidad de Madrid. Eso ha implicado generosidad, seriedad y apostar todos por un modelo que se ha visto refrendado en la votación de documentos en el que las diferencias se integren de una manera mucho mas plural y democrática, por los propios mecanismos de configuración de los espacios de dirección y de la organización en Podemos.
Eso es muy positivo. Hemos logrado sumar a personas que vienen de lugares distintos, que queremos trabajar en lo concreto, dejar la fase de las frases grandilocuentes y las grandes declaraciones y centrarnos en proyectos y objetivos concretos en la Comunidad de Madrid. Creo que lo vamos a hacer porque tenemos la voluntad de construir una cultura política diferente. Es una tarea fundamental comprender que podemos debatir entre compañeros. No nos entenderemos a veces, pero somos compañeros. Hay que apostar por una cultura mucho más de colaboración que de competición, que es la que ha habido hasta ahora.
Más allá de eso hubo un hecho concreto, que meses después hemos visto muy similar en el PSOE, y es que un grupo de personas dimite en bloque con la intención de hacer caer al secretario general. La pregunta es, ¿confía que en condiciones similares no repitan un comportamiento como el que ya tuvieron?
Confío en ser una secretaria general lo suficientemente buena, eficiente, como para que cuando existan diferencias sepamos integrarlas sin que acaben en conflictos. Confío y estoy segura de que lo vamos a hacer.
Tradicionalmente los líderes de los partidos de Madrid son candidatos a la presidencia de la Comunidad. ¿Si usted es secretaria general de Podemos liderara la candidatura a la Asamblea?
No, no tengo la intención.
¿Tiene intención de suceder a la alcaldesa, Manuela Carmena?
Tampoco.
¿Cuál es el objetivo político que se marca entonces hasta 2019?
No tengo ningún objetivo político pensado, la verdad. Soy circunstancialmente concejala en el Ayuntamiento de Madrid. Me gusta, me gusta la candidatura en la que estoy, el Gobierno en el que estoy y me gusta mucho la alcaldesa.
Pero Manuela Carmena solo va a estar esta legislatura, según ha dicho. Entiendo que el líder de Podemos en Madrid puede aspirar al Ayuntamiento o Comunidad. ¿O a ninguno de los dos?
Retomo la primera pregunta en la que hablábamos de la acumulación de cargos podría ser bueno que hubiera una secretaria general que además fuera politóloga, trabajara en la universidad y no tuviera ningún cargo político. Yo no pienso mi vida como una carrera en la que hay escalones por los que hay que avanzar. Nunca me plantee dedicarme a la política, me gusta mucho pero no forma parte de mi proyecto vital. No lo imagino como una carrera. Cuando pasen estos tres años es posible que haya un espacio político en el que sea interesante estar. Y es posible que no, en cuyo caso volveré a ser una politóloga.
El proceso de primarias tuvo una primera parte muy larga, con muchos debates de documentos, con encuentros por toda la región. Esta segunda fase se ha visto completamente mediatizada por las informaciones sobre la compraventa del piso de su rival, Ramón Espinar. ¿Puede ser Espinar secretario general de Podemos con las dudas que ha suscitado su comportamiento?
Creo que ha dado todas las explicaciones que se le han pedido. Espero serlo yo, pero puede serlo perfectamente.
Más allá de los juicios de valor, ¿no temen que el uso que se pueda hacer del caso pueda lastrar a Podemos?
No. Es un suceso que no beneficia a nadie. Ni a mí, ni a Ramón, ni a Podemos. Pero ha salido muy rápido y muy claro a dar explicaciones y yo le creo.
Ramón Espinar está ahora inmerso en este caso. Usted ha tenido una causa judicial que sigue abierta y que también provocó ríos de tinta. El año pasado fue Tania Sánchez, número tres de su lista, quien estuvo en el centro del foco durante meses, aunque judicialmente quedó en nada. ¿Están enfadados?
Hay una desproporción absoluta entre las informaciones que tienen que ver con Podemos o con la vida de la gente de Podemos y las que tienen que ver con el resto de partidos, en particular con el PP que estuvo 25 años gobernando la ciudad de Madrid y 20 la Comunidad de Madrid. De la lista de Cristina Cifuentes [presidenta regional] ha dimitido el 25% de los diputados elegidos, una gran parte de ellos por casos de corrupción que tienen que ver con la Púnica, con Gürtel o con utilizar el dinero público para atacar a la Marea Verde. Y no han abierto boletines, titulares ni ha habido portadas para ellos. ¿Hay una desproporción absoluta? Sí. ¿Está bien que a las personas que creemos en que la política puede ser una cosa diferente se nos exija? También. Por eso nosotros damos explicaciones.
¿Es compatible lo que hizo Ramón Espinar con el discurso que mantiene Podemos sobre ética, vivienda, etcétera?
No deberíamos juzgar lo que hace un chaval de 20 años hace diez, ahora y en un contexto político y económico diferente. El marco de referencia es completamente distinto. Por otro lado, no se trata de exigirles a las personas que tienen un discurso político una supuesta pureza moral según la cual, por decirlo en modo troll, si eres de Podemos no puedes tener un iPhone. Un discurso que ha hecho la derecha de este país no solo a Podemos, sino a las fuerzas de izquierda y centroizquierda y que yo no compro en absoluto. No hay ninguna relación entre defender ideas políticas y tener que convertirse en un ermitaño que viva en una cueva y coma cereales.
¿Cree, como han dicho algunos dirigentes, que la publicación de las informaciones forma parte de un ataque contra "un Podemos" determinado?
Sería un error asumir los marcos que nos coloca el adversario y dejar que los poderes mediáticos y fácticos arbitraran el proceso democrático en Podemos."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.10.17 10:05 EDUARDOMOLINA Ramón Espinar: “Nos han sentado mal las instituciones. Han cambiado el terreno de juego”. En un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política

Álex Moreno / Julio de la Fuente
http://ctxt.es/es/20161012/Politica/8938/Podemos-Escucha-Madrid-Consejo-Ciudadano-liderazgo-candidatura.htm
"El primer miércoles después de las elecciones vascas y gallegas la división de Podemos puede esperar. Es un miércoles que amanece con Felipe González verbalizando su decepción con Sánchez y avanza con la dimisión de gran parte de la ejecutiva socialista. Las primeras escenas del acto final de lo que pudo ser un Gobierno alternativo a Mariano Rajoy. Pero eso aún está por saberse, y aunque Ramón Espinar (Madrid, 1986) ha quedado con CTXT para hablar del proceso de primarias que se inicia en Podemos Madrid, la crisis de su potencial compañero de viaje centra los primeros compases de la conversación. “No se trata sólo de derrocar a Pedro Sánchez, sino de someter al PSOE”, con el que llama a pactar “un acuerdo casi de época”. “Podemos desenroscar la situación política de este país. El problema es si al PSOE les dejan sus dueños o no”.
Precisamente, la forma de entender la relación que el partido tiene que tomar con el PSOE está en el origen de la división en Podemos, un enfrentamiento entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón que subyace en cada paso que da la formación política. Incluido el proceso de primarias, donde la emergencia de un bloque nutrido de dirigentes afines a Errejón --“la gente de Íñigo”, dice Espinar-- se ha visto como un intento de doblegar a Pablo Iglesias por el control del partido en su corazón, Madrid. En un momento, reprocha el senador y diputado regional, poco propicio para turbulencias internas.
Vienen cambios en Podemos. No sólo por la reordenación de poder en estas primarias, también a nivel orgánico. El fin del largo ciclo electoral anticipa un intenso proceso de reflexión y debate en el partido que cuestionará hasta los mismos cimientos sobre los que se construyó. “Los estatutos de Vistalegre mucho antes de 2019 van a caer fulminados”, avanza.
Usted encabeza la lista de Podemos Escucha en este proceso de primarias. Las otras dos más importantes son la de Proceso Adelante --encabezada por Rita Maestre y Tania Sánchez--, y la de Reinicia Podemos --la de los anticapitalistas--. ¿Acabará pactando Podemos Escucha con ellos?
Ojalá lleguemos con anticapitalistas y con la gente de Íñigo a los mayores puntos de acuerdo posibles.
¿Identifica entonces a la gente de Íñigo Errejón con la candidatura de Rita Maestre y Tania Sánchez?
Si lo ponemos en estos términos, que Reinicia Podemos son los anticapitalistas, el Proceso Adelante es la gente de Íñigo Errejón.
Si lo ponemos en estos términos, que Reinicia Podemos son los anticapitalistas, el Proceso Adelante es la gente de Íñigo Errejón
¿No se cree que Proceso Adelante se haya conformado en torno a un proceso de debate, a una forma de entender Podemos y no tanto a afinidades personales?
Si ese debate se ha dado, se ha dado entre muy poca gente. Entre un grupo de no más de 15 dirigentes. Creo que los acuerdos y los consensos en Podemos y las diferencias hay que construirlos en debates muy amplios, con todo el mundo. Por ejemplo, a nosotros nos invitaron a pactar la comisión de Garantías. ¿Quiénes somos nosotros para pactar entre un grupo de dirigentes un proceso de la asamblea ciudadana, que es soberana y pertenece a todos los inscritos de Podemos? Puede que eso responda a una concepción absolutista de Podemos.
¿Lo que les separa con la candidatura de anticapitalistas para hacer una lista conjunta no es quién sería el secretario organización?
No hemos hablado con Anticapitalistas de eso.
¿Abogan por una lista única con ellos?
Abogamos por un proceso de debate político en el que alcancemos los mayores consensos posibles. Entiendo que en un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política. Y esa diferencia se escenifica y se da en los debates. Lo que no entiendo es colocar la diferencia política antes del debate. Toca debatir unos documentos, es un momento magnífico para aprovecharlo y discutir de todo. Y cuando hayamos discutido de todo, entonces veamos cuáles son las diferencias. Lo que no pueden hacerse son competiciones internas en función de con quién te llevas bien o mal, sino hacerlas en función de los acuerdos o desacuerdos políticos. Yo creo que en Podemos hay un grado de acuerdo suficiente como para pertenecer a un mismo proyecto político y hay grados de desacuerdo.
En un proceso político democrático la competición entre dirigentes se tiene que dar en función de la diferencia política
¿Y cómo un partido político que nació con la intención de ser mucho más horizontal, con los círculos, con ganas de recoger las propuestas de los de abajo, ha llegado a un punto como el que está relatando? ¿Le han sentado mal las instituciones a Podemos como para que hayan nacido o se hayan intensificado esas luchas, esas maneras tan diferentes de entender el partido?
Hay dos cuestiones ahí. Creo que nosotros somos una herramienta política construida con un espíritu, pero con una práctica política que no responde a ese espíritu. Hemos nacido para democratizar la democracia en un contexto de irrupción electoral. Por tanto, ha habido un momento de suspensión de unos objetivos por otros. Y eso nos ha hecho tensionar la organización en un sentido para alcanzar unas elecciones y el contexto electoral ha durado muchísimo más de lo previsto, de forma que nos ha obligado a ser una herramienta política muy jerárquica durante dos años. Ahora, cuando se abren los procesos internos (que, por cierto, no estoy de acuerdo con que se haga ahora), es el momento de discutirlo. Y es el momento de decir ‘era verdad: toca un Podemos que se parezca mucho más a su espíritu inicial que a su práctica política en torno a una concatenación de elecciones’.
Y sí, nos han sentado mal las instituciones porque han cambiado el terreno de juego. Porque donde hasta el 20 de diciembre se hablaba de los problemas de la gente, ahora se habla de gobernabilidad. Y el marco cambia. Nosotros a la gente le podemos contar lo que nos dé la gana, pero la gente no es idiota y sabe que de lo que se habla ahora mismo es de si en este país hay un Gobierno de PSOE-Podemos o de PP y C's. Eso es situarnos en el eje izquierda-derecha y nos coloca en un escenario diferente, en una situación difícil. Nos mete en un marco diferente al que trabajábamos y nosotros queremos recuperar el marco de la transversalidad. No entendida como moderarse y ser de centro, sino entendida como herramienta política capaz de hablarle a todo el mundo a partir de sus preocupaciones y de sus problemas concretos. No somos transversales porque seamos equiparables a partidos políticos de centro, sino porque somos capaces de hablar a toda la sociedad, no a partir de qué siente, sino a partir de qué le duele.
¿No cree que abrir este proceso --un año y medio después de constituir el actual Consejo Ciudadano en Madrid-- debilita la posición de Podemos? El PP precisamente se ha beneficiado de la división en la izquierda y ahora no pasa por su mejor momento en Madrid.
Nos han sentado mal las instituciones porque han cambiado el terreno de juego. Porque donde hasta el 20 de diciembre se hablaba de los problemas de la gente, ahora se habla de gobernabilidad
Hay dos formas de hablar de diferencias internas dentro de los partidos. Está la del PSOE, que hoy en día aún no sé qué diferencia programática o táctica tienen Susana Díaz y Pedro Sánchez. No tengo la menor idea. Y sin embargo les veo acuchillarse. Y no lo entiendo. Esa es una forma de entender la política que me da asco. Yo no he venido a la política a hacer eso. La otra forma es generar debates democráticos dentro de una herramienta política, tenerlos y dirimirlos sobre ideas. Eso no plantea ningún problema y me parece bien. Otra cosa es el momento de tener estos debates. ¿Era este, en un momento de crisis de gobernabilidad en el país, el momento de abrir una Asamblea Ciudadana en Podemos de la Comunidad de Madrid? Creo, honestamente, que no lo era.
Pero es que, precisamente, en Madrid hace unos meses dimitió una parte de su Consejo Ciudadano en una maniobra muy parecida a la que se produjo en el PSOE. Y, además, en otra reunión para decidir sobre la rotación de cargos en la Asamblea de Madrid también hubo otra ‘espantada’ para que no hubiera quorum. Esas maniobras por luchas de poder también se han dado en Podemos.
En este proceso yo no voy a dedicar ni cinco segundos a discutir a través de entrevistas con medios de comunicación con mis compañeros. Quienes estuvieron en ese episodio conocen mi opinión, y por ahí la van a conocer.
¿Por qué no aceptó la rotación de cargos como representante de Podemos en el Senado?
Nunca se planteó que el portavoz de la Asamblea y el portavoz del Senado fueran cargos rotatorios. Lo que se planteó por parte de José Manuel López (portavoz de Podemos en la Asamblea) fue que los cargos de la dirección y el senador designado por la misma duraban un año. Esto fue una decisión personal de López. Y cuando llegó el momento de renovarlos, se votó y una parte de la dirección repitió, y otra no. Y yo repetí como senador porque me votaron. Por cierto, no hubo más candidatos al Senado.
¿La persona que salga elegida como secretario general debería ser el portavoz de Podemos en la Asamblea si es diputado o diputada?
No necesariamente.
Nunca se planteó que el portavoz de la Asamblea y el portavoz del Senado fueran cargos rotatorios
¿Cuáles son las líneas fundamentales de su candidatura a liderar Podemos Comunidad de Madrid?
Planteamos la necesidad de recuperar el rumbo político. Creemos que teníamos una herramienta para irrumpir en el escenario electoral a escala estatal y no teníamos plan para el día siguiente. Eso pasa por tener una estrategia de implantación social y territorial, dotando a los círculos de autonomía política para intervenir en los barrios y en los pueblos. Y eso pasa por autonomía política y por herramientas de financiación, de formación y de coordinación con los consejos ciudadanos. Y necesitamos un modelo de vertebración territorial que ayude a coordinar círculos y consejos ciudadanos y que nos ayude a tener espacios de encuentro con lo que han sido las candidaturas de unidad popular, con las candidaturas municipalistas. Podemos no agota el espacio político del cambio en la Comunidad de Madrid. No ha sucedido. Hay más actores. Con ellos tenemos que trabajar para generar la herramienta de cambio en 2019. Nosotros apostamos no por Podemos, sino por el espacio político del cambio en Madrid, que incluye más actores sociales y políticos.
Y, por último, vamos a hacer una apuesta no por generar un documento de igualdad, sino por el feminismo en Podemos. No hemos tocado la estructura de dirección del partido pero sí que nos comprometemos a que haya una secretaría, una persona en la ejecutiva, que se encargue de feminismo para hacer de esto un eje transversal que no sólo impacte en el discurso político, sino en la práctica política de la organización. Que haya una vigilancia feminista sobre el funcionamiento de la organización.
¿Un comisario de igualdad?
No un comisariado desde la secretaría, sino una vigilancia para que la organización no solo sea feminista en el discurso, sino también de puertas para dentro. Queremos formas de relacionarnos que tengan que ver con lo que el feminismo ha aportado en la sociedad en los últimos años. Como formas de relación menos jerárquicas, menos competitivas… Vamos a tratar de trabajar por ahí.
¿Como la Comisión de Respeto del 15M?
Sí, bueno, somos otra forma de organización, pero tiene ese sentido.
Nos comprometemos a que haya una secretaría que se encargue de feminismo para hacer de esto un eje transversal que no sólo impacte en el discurso político, sino en la práctica política de la organización
Está hablando de municipalismo. ¿En qué medida va a afectar a Ahora Madrid que se imponga una lista u otra en Podemos?
Hay una cosa muy buena. Como hemos abierto el melón en los documentos, se va a discutir antes de saber qué lista lo va a ejecutar. Vamos a apostar por el espacio político del cambio, constituido por actores políticos y sociales que se han entendido para generar candidaturas municipales en toda la región. No sólo en Ahora Madrid, sino en toda la Comunidad. Toda esa gente es la gente del cambio y con toda esa gente habrá que componer las alternativas sociales, culturales y políticas para 2019.
Hablaba de que las instituciones le han sentado mal a Podemos, que no ha ayudado para nada el calendario electoral continuo en España en el último año. En la Asamblea de Madrid, más allá de una cuestión orgánica de partido, ¿también le han sentado mal las instituciones? ¿Cree que Podemos está cumpliendo el papel que se le encomendó hace más de un año en las elecciones autonómicas?
Con total honestidad, creo que en la Asamblea de Madrid hay un excelente grupo de diputados de Podemos. Creo que, aparte de la cuestión ideológica, con diferencia es la gente que mejor trabaja. Hay un grupo de diputados excelente, pero con un problema estructural: no teníamos hoja de ruta para el día después de las elecciones. Teníamos un programa electoral para aplicar si gobernábamos, pero no una hoja de ruta política que nos preparara para el frío invierno de la oposición. Además, de la oposición siendo los terceros, por detrás del PSOE. No es que fuéramos optimistas, es que teníamos un programa de irrupción en las instituciones. Creo que esto lo entiende la gente, y hay que ser honestos: no estábamos preparados.
¿Qué echa de menos en esa hoja de ruta?
Teníamos un programa electoral para aplicar si gobernábamos, pero no una hoja de ruta política que nos preparara para el frío invierno de la oposición
Por ejemplo, creo que en Podemos en muchos casos las estrategias de comunicación atienden mucho a las redes sociales y su impacto, y a 'ir a la tele’. Pero tenemos poco desarrolladas las estrategias de baja intensidad: cómo conviertes a cada uno de los diputados en un referente territorial y sectorial, cómo haces para que se conozca al que lleva cada uno de los temas. Para tener una estrategia a tres años y llegar a 2019 con tus diputados convertidos en referentes territoriales y sectoriales. La clave no es que cada uno tenga 100.000 seguidores en Twitter, sino que los 10.000 que tiene sean los que tienen que ser. Eso es una dinámica de cómo ha crecido Podemos y hay que meterle mano.
En pocas palabras, currarse a la gente.
Es desarrollar un Podemos que esté pensado para tener implantación social y territorial y que los parlamentarios estén a su servicio. Que los parlamentos sean una herramienta dentro de una caja de herramientas que es Podemos, que es más grande, y que no vayan un poco a su bola.
¿A Podemos le falta calle?
Yo no diría que le falta calle en términos de protesta y movilización. Le falta calle en ser una herramienta de construcción de comunidad. Uno de los problemas fundamentales y una de las tareas históricas de nuestro tiempo, que es lo que conecta con el 15M, es la politización de los problemas cotidianos y la posibilidad de que la dinámica de este ciclo histórico de individualismo y aislamiento se rompa, construyendo comunidad. Esa es una de las tareas históricas en la que estamos más retrasados y tenemos que tomárnoslo muy serio.
La construcción de un sujeto político individualista y consumista en un mundo capitalista lleva formándose muchas décadas, ¿se puede politizar a la gente en tres años?
Nosotros no veníamos aquí a ser un relevo de élites, sino a transformar a la sociedad y para ello hay que revertir el proceso de convertir a los ciudadanos en individuos posesivos.
Yo no diría que le falta calle en términos de protesta y movilización. Le falta calle en ser una herramienta de construcción de comunidad
En cuanto a las formas para conseguirlo, ¿prefiere rock and roll, 'meter miedo', que comentaba Pablo Iglesias, o un pop más 'modosito', como pudiera llevar Errejón?
Yo tengo mis formas, y cada uno tiene las suyas. Lo que es fundamental es que seamos capaces de contrapesar liderazgos. En un momento en el que ya no somos dependientes de Pablo para tener imagen pública necesitamos tener muchas caras y que esas caras tengan diferentes perfiles. La cuestión de Podemos no es una cuestión de tono. Carolina Bescansa es una portavoz que me gusta mucho y transmite mucha solvencia, y Rafa Mayoral es un portavoz mucho más épico que también me gusta mucho.
Creo que no somos creíbles cuando queremos hacer ver que hemos nacido para llegar a las instituciones para pactar con el PSOE
Si la pregunta era si a Podemos le ha faltado conexión con la gente y le ha sobrado amabilidad con otras fuerzas políticas en los últimos meses, creo que sí. Creo que no somos creíbles cuando queremos hacer ver que hemos nacido para llegar a las instituciones para pactar con el PSOE. No es verdad. Nosotros le queremos ganar las elecciones. Otra cosa es que seamos capaces de llegar a acuerdos con ellos, que claro que somos capaces. Pero veníamos a ganarles, no veníamos a tenderles la mano.
En Podemos alardean de que es un orgullo poder debatir de todo abiertamente, pero un tema tabú, porque estrictamente no se ha llegado a producir, es el cuestionamiento de Pablo Iglesias como líder. No sé si considera este proceso, que muchos han reconocido como una lucha de poder, como la antesala a este cuestionamiento.
Es perfectamente legítimo. Quien quiera cuestionar el liderazgo de Pablo que se atreva. Que lo plantee en positivo y diga quién puede ser su relevo. En mi opinión, no lo hay. Creo que Podemos es una herramienta política que por su propia configuración es todavía hoy dependiente de la imagen de Pablo. Creo que hay que tender a que nadie sea imprescindible, pero Pablo Iglesias hoy en día es imprescindible. Pero si hay alguien que tiene la idea de que no lo es, es legítimo y se puede discutir. Pero si nadie lo ha planeado, por algo será. Podemos es un lugar donde se discute de todo y si nadie lo ha planteado, será que funciona.
¿Pero cree que puede cuestionarse en caso de ganar otra candidatura?
Creo que hay que ser muy escrupulosos y hacer un esfuerzo grande por no construir jamás el pablismo en Podemos. Eso no existe y no tiene que existir. Pablo es el secretario general de Podemos."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.08.14 13:57 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.07.25 20:29 mujeresdehoymx Feminismo ecologista, impulsor de la cultura.

Feminismo ecologista, impulsor de la cultura.
Las mujeres son víctimas del deterioro medioambiental. Las mujeres son protagonistas en la defensa del medio ambiente. Visibilizar la naturaleza para amarla y protegerla a través de la cultura y el conocimiento. Esta es una más de las propuestas para un Feminismo ecologista, impulsor de la cultura. El estudio filosófico o poético de la naturaleza, tiene una sola diferencia: el modo en que se produce. La filosofía mediante el razonamiento, la poesía a través de la inspiración, ambas con oficio y rigor. La poesía aspira a lo mismo que la filosofía: a conocer. Son diferentes sus estrategias y recursos.
En este enfoque multidisciplinario se propone agregar la igualdad de derechos, a la propuesta de un Feminismo ecologista, impulsor de la cultura. Solo así se podrán diseñar y construir propuestas, objetivos y alternativas. Son los derechos relativos a la lengua; la participación y producción cultural y artística, el patrimonio cultural, los derechos de autor y las minorías, entre otros. Con ello se podría lograr mayor avance de las mujeres en la ecología.
A ninguna persona se puede adjudicar el mérito como iniciadoa de la poesía. Se menciona el oriente y composiciones que han logrado sobrevivir. Los Poemas Acadios, entre éstos, el Poema de la creación, al parecer fue escrito en la primera parte del segundo milenio a.C. Resalta de China la figura mítica de Li-Po considerado el poeta más grande de China. (206 a.C.-221 d.C.) Aristóteles se reconoce como el iniciador de la Filosofía de la Naturaleza.
Feminismo ecologista, impulsor de la cultura.
Enfoque inter y multidisciplinario.
Actualmente es posible establecer lazos dinámicos, dialógicos y creativos entre el pensamiento y el poema. Se trata de reconocer afinidad entre la metáfora y el concepto, la realidad y el placer, las razones y los sueños. Aprovechar esta posibilidad requiere de un proceso integrador y un enfoque interdisciplinario, éste se reconoce en un Feminismo ecologista, impulsor de la cultura.
Una de las mujeres que en pleno siglo XX, reflexionó sobre el verbo poético frente al logos razonador, fue María Zambrano, pensadora, filósofa y ensayista española. Recibió el Premio Pincipe de Asturias en 1981, y el Premio Cervantes en 1988. Ella escribe: “…El logos, -palabra y razón- se escinde por la poesía, que es la palabra, sí, pero irracional…” Vivió en España, Francia, Estados Unidos, México, Puerto Rico y Cuba. Fue profesora en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en Morelia, Mich. En México publicó Filosofía y poesía y Pensamiento y poesía en la vida española. Fue reconocida en España el último cuarto del siglo XX. Sufrió un largo exilio.
Quienes nos interesemos por un feminismo ecologista, impulsor de la cultura, podríamos ofrecer para el análisis filosófico de la poesía, elementos clave como: silogismos, inferencias deductivas o dicotomías. Al mismo tiempo resaltar que las figuras poéticas, metáforas o analogías pueden encontrarse en poemas sobre la naturaleza, un ejemplo que se ofrece con un epígrafe de Li-Po:
Feminismo ecologista, impulsor de la cultura.
Poema de la autora.
Amanece
''Por que vivo en la colina verde jade ?
Río y no respondo, Mi corazón sereno.''
Li Po.
I
Sobre una línea concluida la tenue claridad humillando las sombras,
una imagen . . . se yergue
anega con su luz al infinito,
destellos evaporan la escarcha del rocío
poblando el universo
cual vuelo de aves derramando sus voces.
Rumor de olas, rompen en las rocas
repitiendo el murmurio del viento,
la espuma de las olas
se sumerge en la arena
el agua, semejando el mar
ha esparcido su fuego
mojando la mañana
con aroma de tierra y de gardenias.
II
Hay que ver cuando llueve
suave, lento
se moja el silencio en la montaña
desciende la bruma que lo envuelve
extiende su manto hacia los valles
estática queda la mañana.
Juega tranquilo el pensamiento
con la niebla y a veces con la aurora
cuando el ojo se bebe del camino
la lujuria de montes y los lagos.
Adentro, en la espesura, se adivina la vida
inquieto arroyo, sigue infatigable,
renovada visión que en verde estalla
desbordantes pupilas
en caudales de luz inmarcesibles,
mi cuerpo
inerme ante el placer, se calla.
III
Impávido en su frío
en su desnudez
el aire besa las mejillas de la aurora
te grita ese silencio que hoy escuchas
con los poros abiertos. . . de la piel.
Sed de infinito
se bebe el horizonte
impregnada de asombro la mirada
rebasada en sus mágicos destellos
es como despertar
a un mundo nuevo.
Andrea Saldaña mujeresdehoy.mx
submitted by mujeresdehoymx to mexico [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.07 02:34 ShaunaDorothy El FIT argentino: Alquimia reformista y cretinismo parlamentario (Octubre de 2014)

https://archive.is/JkcbN
Espartaco No. 42 Octubre de 2014
En octubre de 2013, el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) obtuvo alrededor de un millón 200 mil votos en las elecciones argentinas, lo cual le ha valido la obtención de varias curules entre diputados y concejales. Este voto masivo es un reflejo del creciente hartazgo de sectores de la clase obrera y de la pequeña burguesía con el populismo kirchnerista. Tan sólo este año, el gobierno de Cristina Fernández ha enfrentado, además de diversas huelgas en empresas individuales, dos huelgas generales.
Los reformistas saben oler las oportunidades; además de eso, conceder que el FIT se presentó formalmente como una opción electoral obrera “socialista” contrapuesta a los partidos burgueses es lo mejor que se puede decir de este amasijo sin principios de morenistas (Izquierda Socialista, IS), morenistas reciclados (Partido de los Trabajadores Socialistas, PTS) y altamiristas (Partido Obrero, PO).
Un bloque podrido
El FIT se formó en 2011 como un acuerdo entre esas tres organizaciones para presentar candidatos en las elecciones y así “quebrar la proscripción electoral” contra la izquierda (“Declaración programática” del FIT, junio de 2011). Así, con tal de obtener unos cuantos diputados, decidieron mostrar una fachada de “unidad” y se presentan como la encarnación de la independencia política del proletariado; al mismo tiempo, cada partido rutinariamente acusa a los demás de cruzar la línea de clases, y a menudo todos tienen razón.
Las pretensiones del PTS a la ortodoxia marxista son una herramienta cínica para posicionarse como el ala “izquierda” de lo que sea, incluyendo del propio FIT. El PTS se quejaba hace ya dos años, por ejemplo, de que el PO “en diversos planteos tácticos tiende a ceder al frentepopulismo”, entre otras cosas al haber llamado a votar por el nacionalista burgués Evo Morales en Bolivia al menos en 2005 “o, más recientemente, a Syriza en Grecia” (Estrategia Internacional No. 28, septiembre de 2012). Para los trotskistas, el llamar a votar por fuerzas ajenas al proletariado significa traicionar los principios del marxismo-leninismo; para el PTS, en cambio, ello apenas “tiende” a capitular. Además, en julio de 2011, cuando Jorge Altamira era ya candidato presidencial del entonces flamante FIT, el caudillo del PO dejó claro que no tenía intención de contraponerse a Cristina Fernández, al declarar: “yo creo que a la gente militante y luchadora del kirchnerismo hay que decirle: ‘Querés defender a Cristina, bueno votala sólo a ella. Para abajo votá al Frente de Izquierda’” (Prensa Obrera No. 1187, 28 de julio de 2011). ¡Ésa es la “lucha” del FIT por la “independencia política de los trabajadores”!
En cuanto al estado obrero deformado cubano, IS es una organización “socialista” gusanoide que está por “la liberación de todos los presos políticos, aun de aquellos que defienden posiciones que consideramos equivocadas, y [por que] pueda[n] formar partidos políticos” (El Socialista No. 170, 14 de julio de 2010, énfasis añadido). Este artículo de IS hace referencia en particular a Guillermo Fariñas, hoy dirigente de la Unión Patriótica de Cuba, una organización gusana que llama por la “libre empresa” y por hacer de Cuba “un país de propietarios y productores libres” —es decir, por la contrarrevolución capitalista—. Los trotskistas genuinos estamos por la defensa de Cuba contra el imperialismo y la contrarrevolución y por una revolución política proletaria para echar a la burocracia castrista e imponer la democracia obrera para las organizaciones que acepten el poder proletario (no la burguesía y sus títeres). En cambio, una de las afinidades programáticas fundamentales de todos estos seudotrotskistas —y no la menos importante— fue su apoyo a la contrarrevolución en Europa Oriental y la URSS, así como el dar hoy por muertos a los estados obreros deformados de China, Corea del Norte, Laos y Vietnam.
Frente unido vs. alquimia reformista
En discusiones con los camaradas mexicanos del PTS, éstos han procurado justificar la formación y el mantenimiento del FIT mediante la afirmación falsa de que se trata de un “frente único” (o frente unido). El frente unido es una táctica que consiste esencialmente en una acción común en torno a demandas específicas, usualmente negativas, que muchas veces se exigen de las autoridades burguesas. La forma característica de un frente unido es una acción concreta: una huelga, una manifestación de masas contra medidas del gobierno (o también acciones defensivas contra los fascistas). El objetivo de esta táctica es escindir a las organizaciones obreras reformistas de masas al exacerbar las diferencias programáticas en el curso de la lucha común, y su naturaleza se resume a menudo en la frase “golpear juntos, marchar separados”.
El FIT no tiene nada que ver con eso; es un bloque político-electoral de duración indefinida cuyo propósito es mostrar una cara unitaria mediante la propaganda y el trabajo parlamentario conjuntos. El PTS mismo deja claro que el FIT no es percibido —ni por sus fuerzas componentes ni por la clase obrera— como un frente unido, sino como el embrión de un partido unificado: “Si tomamos el fenómeno de conjunto la izquierda obrera, socialista y anticapitalista...especialmente cuando actúa en común, es visualizada como una suerte de ‘partido’, aun minoritario, pero actuante y extendido en la vanguardia” (óp. cit.).
¿Hacia un partido “unificado”?
El PTS impulsa el desarrollo del FIT hacia un partido único, para lo cual dice que hay que clarificar “los aspectos políticos, programáticos, estratégicos y teóricos que nos separan de quienes hoy son nuestros aliados en el FIT”. La base política para la formación del frente fue una “Declaración programática” concretada en una lista reformista de 22 demandas, en gran parte económicas. La “Declaración” es un mínimo común denominador concebido para archivar cualquier diferencia. Dos ejemplos bastan para mostrar su carácter fraudulento. Allí se afirma con pompa que “El FIT denuncia el carácter claramente capitalista de todos los gobiernos latinoamericanos”, incluido el de Evo Morales, ¡pero no se dice una palabra del apoyo electoral del PO a ese mismo nacionalista burgués (ni de su declaración de 2011 de no competencia con “Cristina”)! Similarmente, la “declaración” se pronuncia “Contra el bloqueo y cualquier tipo de agresión imperialista contra Cuba y contra la restauración capitalista en la isla”, ¡sin mencionar el llamado de IS por derechos políticos para la gusanada! A eso se reduce la palabrería del PTS sobre una “constante, y a veces dura, lucha política de tendencias” al seno del FIT.
Para los revolucionarios genuinos, la lucha programática es la clave para forjar un partido leninista-trotskista políticamente homogéneo capaz de dirigir a la clase obrera hacia nuevas revoluciones de Octubre. Para los oportunistas, el programa político es un obstáculo a sus apetitos oportunistas, algo que debe ser enterrado tan pronto como sea posible en aras de la “unidad”. De concretarse tal “unidad”, el resultado será un efímero partido seudotrotskista más, tan inestable y sin principios como lo es hoy el FIT.
¡Abajo los puestos ejecutivos del estado capitalista!
El FIT no sólo ha presentado candidatos al parlamento; su fórmula ejecutiva postuló a Jorge Altamira para presidente nacional y a Christian Castillo del PTS para vicepresidente. Los espartaquistas nos oponemos, como una cuestión de principios, a que los marxistas se postulen a puestos ejecutivos del estado burgués; esta posición se basa en nuestro entendimiento de que el estado es el comité ejecutivo de la clase dominante. Asumir un puesto ejecutivo u obtener el control de una legislatura burguesa o un ayuntamiento municipal burgués exige tomar responsabilidad por la administración de la maquinaria del estado capitalista. Como explicamos en Spartacist (Edición en español) No. 36 (noviembre de 2009), el postularse para puestos ejecutivos legitima las concepciones reformistas dominantes respecto al estado. El resto de la izquierda rechaza el entendimiento leninista del estado y no sólo se postula para puestos ejecutivos, sino que una parte integral de su perspectiva consiste en asumirlos.
Aunque predeciblemente Altamira quedó lejos de ganar la presidencia, el éxito electoral de los seudotrotskistas argentinos al nivel parlamentario subraya la importancia inmediata de nuestra posición respecto a los puestos ejecutivos: el FIT bien podría obtener mayoría en algún municipio o algo parecido, y ponerse al frente tanto del aparato represivo estatal local como de las cloacas.
Bolchevismo vs. cretinismo parlamentario
La esencia de la democracia burguesa —de la cual el parlamento es una institución clave— consiste en decidir cada cierto número de años qué miembros de la clase dominante han de oprimir y aplastar a los pobres. La democracia burguesa es la democracia para los ricos, un maquillaje para la dictadura del capital (ver “Por qué rechazamos la consigna por una ‘asamblea constituyente’”, Spartacist [Edición en español] No. 38, diciembre de 2013). Al tiempo que defendemos los derechos democráticos bajo el capitalismo hoy, los espartaquistas luchamos por construir un partido obrero capaz de llevar a cabo la revolución socialista, el único medio para remplazar el parlamentarismo burgués con la democracia obrera soviética. Los soviets —o consejos— de obreros y campesinos son corporaciones de trabajo, legislativas y ejecutivas a la vez, que representan “un nuevo tipo de estado, un tipo nuevo y superior de democracia; una forma de la dictadura del proletariado, el medio de gobernar el estado sin la burguesía y contra la burguesía (Lenin, “Carta a los obreros norteamericanos”, 1918).
En el camino a ese fin, los comunistas podemos participar, como opositores, en los parlamentos y otros cuerpos legislativos como tribunos revolucionarios de la clase obrera. Pero para los bolcheviques el trabajo en el parlamento es una cuestión táctica, un punto de apoyo secundario de la acción revolucionaria para impulsar el desarrollo de la conciencia de la clase obrera. Las “Tesis sobre el Partido Comunista y el parlamentarismo” del II Congreso de la Internacional Comunista (1920) explican que para los comunistas, “el parlamento no puede ser actualmente, en ningún caso, el teatro de una lucha por reformas y por el mejoramiento de la situación de la clase obrera, como sucedió en ciertos momentos en la época anterior. El centro de gravedad de la vida política actual está definitivamente fuera del marco del parlamento”. Al hacer trabajo en cualquier institución legislativa burguesa, “el partido comunista entra en ella no para dedicarse a una acción orgánica sino para sabotear desde dentro la maquinaria gubernamental y el parlamento”, pues el comunismo, en la lucha por la dictadura del proletariado, “se da como misión la abolición del parlamentarismo”. Las Tesis afirman también que “los partidos comunistas deben renunciar al viejo hábito socialdemócrata de hacer elegir exclusivamente a parlamentarios ‘experimentados’ y sobre todo a abogados. En general, los candidatos serán elegidos entre los obreros”.
Éste fue el entendimiento que guió nuestras campañas electorales en EE.UU. en los años 70 y 80. (En 1985 postulamos a Marjorie Stamberg para la alcaldía de Nueva York. Dado nuestro entendimiento de entonces, aquél no fue un acto aprincipista, sino una campaña llevada a cabo de acuerdo con lo que considerábamos una práctica comunista correcta. A la luz de nuestro entendimiento actual, postularse para un puesto ejecutivo está fuera de la cuestión; no es una cuestión de táctica, sino de principio.) Aquellas campañas se centraban en consignas revolucionarias tajantes, como “¡Romper con los demócratas—por un partido obrero para luchar por un gobierno obrero!”; “¡Terminar la Guerra Civil! ¡Liberación de los negros mediante la revolución socialista!”; “¡Somos el partido de la Revolución Rusa!”; “¡Defender las conquistas de la Revolución de Octubre!” o, una de nuestras favoritas, “¡El Ku Klux Klan no marcha en Moscú!”. Eso le pondría los pelos de punta no sólo a cualquier miembro del Partido Demócrata, sino a cualquier morenista.
Siguiendo los lineamientos del II Congreso de la Comintern, exigimos de nuestra candidata en 1978 una renuncia a su puesto parlamentario, firmada y sin fecha, para que el Comité Central de la SL la pudiera invocar en cualquier momento. Reprodujimos esta carta en Workers Vanguard No. 217 (20 de octubre de 1978) como parte de un artículo que explicaba: “No estás votando por un individuo sujeto a una miríada de presiones, sino por un partido que se mantendrá o caerá sobre la base de su programa”.
Dictadura proletaria vs. “república democrática”
Para discutir el trabajo bolchevique en la duma zarista a principios del siglo XX, es necesario clarificar las distintas concepciones de la venidera revolución rusa que tenían tanto los mencheviques como Lenin y Trotsky. Señalando el atraso del país, los mencheviques insistían en que la clase obrera no podía ser sino un apéndice de la burguesía liberal, la cual supuestamente procuraba establecer una república democrática. Por su parte, antes de 1917 Lenin mantenía la perspectiva de la “dictadura democrática del proletariado y el campesinado”; Lenin aceptaba que la lucha por la libertad política y la república democrática en Rusia era una etapa necesaria que no minaría “la dominación de la burguesía” (Dos tácticas de la socialdemocracia en la revolución democrática, 1905). Pero, crucialmente, Lenin no tenía ilusiones sobre el supuesto carácter “progresista” de la burguesía rusa, y descartaba categóricamente que ésta pudiera consumar su propia revolución. Para él, la fórmula de la dictadura revolucionaria democrática retuvo un carácter algebraico. Sus lineamientos para una dictadura revolucionaria conjunta no eran los términos para una época de la paz de clases, sino los planes de batalla para un episodio de la guerra de clases que se extendía a la arena internacional. La destrucción del gendarme Romanov inspiraría a los obreros de Europa a tomar el poder estatal. Entonces apoyarían al proletariado ruso a hacer lo mismo.
Como sabemos, la historia habría de demostrar mediante la Revolución de Octubre que las tareas que Lenin atribuía a la dictadura democrática sólo podría cumplirlas la dictadura del proletariado apoyada en el campesinado —la esencia de la concepción trotskista, la revolución permanente—, mientras que la fórmula de la dictadura democrática sería usada por otros para justificar su apoyo al Gobierno Provisional burgués en 1917. En los países de desarrollo capitalista atrasado (como lo era Rusia entonces, y lo son los países latinoamericanos hoy), las aspiraciones de los trabajadores a los derechos democráticos y nacionales y a la emancipación social sólo pueden realizarse mediante la revolución proletaria y su extensión a los centros del imperialismo mundial.
Con sus célebres “Tesis de abril” de 1917, Lenin abandonó la vieja consigna bolchevique y adoptó, en los hechos, el programa de Trotsky de la revolución permanente.
Los bolcheviques en la duma zarista
En su libro The Bolsheviks in the Tsarist Duma (Los bolcheviques en la duma zarista, 1929), A. Bádaiev, antiguo diputado bolchevique, explica que “los bolcheviques consideraban la campaña electoral para la Duma Estatal [de 1912] como una oportunidad para la agitación y la propaganda amplias y como un medio de organizar a las masas”. En consecuencia con la perspectiva de Lenin de ese entonces, las consignas principales del partido bolchevique en las elecciones a la duma eran: 1) la república democrática, 2) la jornada de ocho horas y 3) la confiscación de los latifundios. Bádaiev explica:
“Estas tres consignas básicas del Partido Bolchevique, posteriormente conocidas como las ‘tres ballenas’, formulaban las reivindicaciones elementales de los obreros y los campesinos rusos. La consigna por una ‘república democrática’ planteaba directamente la cuestión del derrocamiento del zarismo, aunque el zarismo se ocultara tras una duma castrada; esta consigna exponía las ‘ilusiones constitucionales’ y mostraba a la clase obrera que las reformas aprobadas por la Duma Estatal no los ayudarían en lo más mínimo, y que no había posibilidad de mejorar su suerte bajo la forma de gobierno existente...
“El resto del programa mínimo estaba ligado a estas tres reivindicaciones básicas, es decir, los bolcheviques enfatizaban que sólo se podría llevar a cabo una vez que las reivindicaciones básicas del movimiento revolucionario se hubieren realizado”.
Bádaiev recuenta también que la fracción bolchevique en la duma zarista sentía presión de los obreros, que les preguntaban dónde estaban las leyes que presentaban. En una ocasión le preguntó a Lenin qué tipo de leyes debían, pues, proponer. “Lenin respondió con su risa usual”:
“La tarea de un diputado obrero es recordar a las Centurias Negras [pogromistas], día tras día, que la clase obrera es fuerte y poderosa, y que no está lejano el día cuando la revolución habrá de irrumpir y barrer con las Centurias Negras y su gobierno”.
¿Cuál era el programa electoral de los mencheviques? Su programa, dice Bádaiev, “consistía precisamente en esas demandas secundarias que los bolcheviques impulsaban sólo en asociación con las consignas revolucionarias principales. La plataforma menchevique presentaba las tres consignas básicas de los bolcheviques en una forma diluida. En lugar de una ‘república democrática’ exigían la ‘soberanía de los representantes populares’; en lugar de ‘la confiscación de los latifundios’ pedían vagamente una ‘revisión de la legislación agraria’, etc.”.
Mencheviques peronistas
Hoy día, las campañas electorales y el trabajo parlamentario del FIT siguen la huella de los mencheviques paso a paso; procuran conducir a la clase obrera, en los hechos, a actuar como apéndice de la burguesía tras el espejismo de una “república democrática” —definitivamente desmentido por la historia en el curso del año 1917—, al tiempo que mantienen la vieja división entre el programa mínimo, que refleja su práctica reformista, y el programa máximo (a lo más, fraseología vacua para discursos dominicales).
Por supuesto, estos seudotrotskistas juzgan electoralmente contraproducente cualquier referencia al bolchevismo o a la Revolución de Octubre; de hecho, en la medida en que su “Declaración programática” menciona la palabra “revolución” es para ensalzar el mito de la “revolución árabe”, un término aclasista vacío diseñado para ponerse a la cola del nacionalismo árabe y de fuerzas islámicas reaccionarias.
A modo de cobertura “radical”, la propaganda electoral cotidiana del FIT está salpicada de llamados por el “control obrero” —sin ningún vínculo con la necesidad del derrocamiento del capitalismo—. Pero si la seudoizquierda en general hace de esta consigna un fetiche, el FIT y sus componentes la llevan a un nivel simplemente ridículo al exigir el “control obrero” de prácticamente todo: desde la minería y la industria energética hasta los trenes, el subterráneo de Buenos Aires, la administración de la seguridad social, la banca, las obras públicas, las cloacas (¡literalmente!), las licitaciones y contratos del estado, etc. La lógica de todo esto es impulsar el engaño de que la clase obrera controlará la economía entera no mediante la revolución socialista, sino bajo el capitalismo, presumiblemente mediante los buenos servicios del impotente parlamento burgués —un instrumento de opresión de los proletarios por la burguesía que nunca resuelve las cuestiones más importantes dentro de la democracia burguesa: las resuelven la bolsa y los bancos—.
El nacionalismo burgués peronista ha sido históricamente una de las principales ataduras ideológicas para mantener a la clase obrera encadenada a la burguesía. Sin embargo, ausente de la propaganda electoral cotidiana del FIT está cualquier llamado explícito a romper con el peronismo o con su encarnación actual, Cristina Fernández, o cualquier llamado por la construcción de un partido de vanguardia leninista-trotskista —tales consignas son demasiado programáticas, concretas y radicales para estos invertebrados—. En cambio, a la par con su “Declaración programática” el FIT impulsa otra colección ultrarreformista de “reivindicaciones urgentes” (“Manifiesto político-electoral” del FIT, septiembre de 2013) como “impuesto extraordinario a los grandes capitales” —haciendo caso omiso del hecho de que tales impuestos normalmente acaban adjudicándose a los consumidores mediante el simple aumento de precios—.
El reformismo formal del FIT: ¿“Desmantelamiento de las fuerzas represivas” burguesas?
El entendimiento del estado es una cuestión clave que separa al marxismo del reformismo. El estado capitalista consiste, en su núcleo, en destacamentos de hombres armados que mantienen el dominio de la burguesía. El ejército, la policía, los tribunales y las cárceles constituyen los verdaderos pilares del estado burgués. El ABC del marxismo es el entendimiento de que este estado no puede ser reformado para servir a los intereses de la clase obrera y los oprimidos, sino que debe ser destruido mediante la revolución socialista y remplazado por un estado obrero que defienda los intereses del proletariado como nueva clase dominante —ésta es, en esencia, la tarea fundamental de la revolución proletaria—.
Los oportunistas, en cambio, impulsan ilusiones en la reforma democrática del estado capitalista: el FIT llama por “la elección popular de los jueces y fiscales” —¡quizá el honorable Altamira quiera postularse!—. Los jueces, fiscales y demás administradores de la “justicia” burguesa son los encargados directos de esgrimir la represión estatal contra los pobres, los obreros y los oprimidos. El que los carceleros y verdugos de la burguesía sean elegidos “para que rindan cuentas” —como dice conmovedoramente el PO— no cambiará nada la naturaleza del estado ni la brutalidad policiaca. En la mayor parte de EE.UU., por ejemplo, los sheriffs (alguaciles) obtienen su puesto mediante “elección popular”. Por citar un caso, el infame sheriff Joe Arpaio de Maricopa, Arizona, ha sido reelegido seis veces; ¡que los diputados del FIT vayan a contarle a los inmigrantes indocumentados de las bendiciones de la “elección popular” de los represores burgueses!
En diciembre de 2013 hubo un motín policiaco en la Argentina con la demanda de aumento salarial. Ante ello, el FIT publicó un “Comunicado” (13 de diciembre) en el que se pronuncia por el “desmantelamiento de las fuerzas represivas” del estado capitalista —una consigna recurrente del PTS y el PO—, omitiendo clarificar quién o cómo habrá de “desmantelarlas”. De este modo, sugiere que el estado burgués va a “desmantelarse” a sí mismo mediante la legislación o ante la presión extraparlamentaria. Ésta es una ilusión reformista suicida: ninguna clase poseedora en la historia ha cedido jamás su posición dominante sin una lucha a muerte.
El reformismo del FIT en los hechos: Reforzando el aparato represivo burgués
Igual que su “Declaración programática”, el “Comunicado” del FIT sobre el motín policiaco es un fraude. De entrada, salta a la vista que, aunque se refiere a la policía correctamente como una “fuerza de choque presta para enfrentar a los trabajadores”, no hay ninguna denuncia inequívoca del motín policial. Al contrario, el comunicado se desvía del tema para hablar de la inflación, que “pulveriza el salario de los trabajadores”, y así lanzar la exigencia de aumento salarial “para todos los trabajadores sin distinción” (énfasis añadido) —¡el FIT incluye a los policías entre los “trabajadores”!—. El hecho es que tanto el PO como IS consideran que los policías son “trabajadores” uniformados; la demanda del FIT por aumento salarial para los policías viene directamente de un comunicado publicado por el PO con anterioridad (11 de diciembre) y titulado más explícitamente “Ante la crisis política, inflacionaria y policial: Salario mínimo de $8.000 para todos los trabajadores; 82% móvil”. IS es aún más abierta en su defensa de la policía contra el repudio popular:
“Muchos trabajadores y jóvenes se preguntan si es legítimo y correcto apoyar el derecho a que la base policial y sus cuadros medios reclamen salarios contra el gobierno patronal de turno o puedan sindicalizarse. Izquierda Socialista contesta afirmativamente a ambos interrogantes”.
—El Socialista No. 259, 13 de diciembre de 2013
El PTS de hecho “polemizó” contra sus compañeros de bloque, acusándolos pusilánimemente de caer “en una posición sindicalista” (“La izquierda y el motín policial”, 12 de diciembre), ¡y procedió a firmar una declaración con la posición rastrera de sus aliados! La posición del PO, de IS y del FIT sobre la policía no tiene nada que ver con el sindicalismo. Los policías no son “trabajadores” uniformados, sino el puño armado del estado burgués. Apoyar los reclamos de la policía —incluyendo por sindicalizarse— significa apoyar llamados por mayor presupuesto para reprimir a la población trabajadora, por mejores armas, más municiones y todos los medios necesarios para sostener más eficazmente el dominio de la clase capitalista.
¿Y qué hacen los diputados del FIT respecto al estado? Un artículo del PO grotescamente titulado “Quince días que agitaron Mendoza” (22 de mayo) se jacta de la labor de sus parlamentaristas:
“Aprovechamos el debate para presentar un proyecto que crea el cuarto turno en el Poder Judicial y reduce la labor a seis horas —lo cual sí es una contribución a una mayor rapidez y, por sobre todo, transparencia de los procesos judiciales”.
Lejos de promover su patraña reformista de “desmantelar” los cuerpos represivos, ¡el PO se ofrece ante la burguesía como el mejor administrador de su aparato estatal!
Por su parte, el PTS defiende y exige la aplicación de legislación draconiana contra la prostitución y presenta en los hechos al estado burgués como el defensor de las mujeres y las prostitutas —ésa es la lógica del feminismo burgués—. En agosto pasado, su diputada y dirigente de la organización feminista Pan y Rosas presentó un proyecto de “Ley de Adhesión de la Provincia de Mendoza a la Ley Nacional 26.842 sobre Prevención y Sanción de la Trata de Personas”. Entre otras cosas, dicha ley nacional iguala la prostitución con la esclavitud y aplica una condena de cuatro a seis años de prisión al que “promoviere o facilitare la prostitución”, “aunque mediare el consentimiento de la víctima”.
La prostitución forzada, la violación y los ataques sexuales brutales son verdaderos crímenes. Sin embargo, nos oponemos a los intentos del estado —y de los diputados del FIT— de equiparar la “esclavitud sexual” y la “prostitución forzada” con la prostitución misma, así como de retratar cualquier intercambio de dinero por sexo como esclavitud potencial. La prostitución es muy a menudo degradante y explotadora, pero la criminalización simplemente hace que las prostitutas se tengan que refugiar en un medio lumpen en el cual no tienen acceso a servicios médicos y en donde quedan mucho más vulnerables a los crímenes de pandillas y la violencia de los proxenetas. Los marxistas advertimos que toda intervención del estado capitalista incrementa directamente la miseria de todos los involucrados y funciona como un pretexto para incitar a los policías y los tribunales a ir tras los inmigrantes, las mujeres y la sexualidad misma. (Para un análisis más completo de este tema, ver, por ejemplo, “Cruzada de los EE.UU. y la ONU contra el ‘tráfico sexual’”, Spartacist [Edición en español] No. 33, enero de 2005.)
¡Por un partido leninista-trotskista!
El régimen burgués argentino utiliza la retórica “antiimperialista” nacionalista y la nostalgia popular por el gobierno nacional-corporativista del general Juan Domingo Perón (especialmente a finales de los años 40 y principios de los 50) para mantener bajo su control a las masas trabajadoras. La oposición intransigente al nacionalismo burgués peronista, el cual ha llevado una y otra vez al desastre a los obreros y oprimidos argentinos, es crucial para romper estas ataduras. Pero desde el apoyo a las aventuras militares supuestamente “antiimperialistas” en las Malvinas/Falklands (ver Espartaco No. 35, junio de 2012) hasta su apoyo electoral a caudillos populistas como Evo Morales, la oposición al nacionalismo burgués es la última cosa que ofrecen los grupos seudotrotskistas que pueblan la izquierda argentina.
La necesidad candente hoy en día en Argentina es el forjamiento de un partido leninista-trotskista auténtico. Sólo un programa de internacionalismo revolucionario puede ofrecer un camino hacia delante a la clase obrera argentina. Los obreros y las masas oprimidas a través de América Latina deben ser ganados a los principios y el programa del internacionalismo proletario como fue representado por Marx, Engels, Lenin y Trotsky. Ésta es la perspectiva de la LCI: reforjar la IV Internacional, partido mundial de la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/42/argentino.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 09:21 ShaunaDorothy Moralismo antisexo en la izquierda - Maoístas beatos (Junio de 2013)

https://archive.is/JoSkZ
Espartaco No. 38 Junio de 2013
Moralismo antisexo en la izquierda
Maoístas beatos
(Mujer y Revolución)
El siguiente artículo ha sido traducido de las páginas juveniles, Young Spartacus, de Workers Vanguard No. 1020 (22 de marzo), periódico de nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.
Bob Avakian, dirigente del Revolutionary Communist Party (RCP, Partido Comunista Revolucionario) ha ordenado a sus acólitos que vuelvan a emprender la carga contra Playboy, las tiendas de pornografía, los table dance, Xtube y Cincuenta sombras de Grey, todos ellos declarados anatema. Estos maoístas puritanos, cargados de moralismo reaccionario en nombre de los “valores familiares”, han dado un giro escandaloso con su campaña “End Pornography and Patriarchy: The Enslavement and Degradation of Women” [Poner fin a la pornografía y el patriarcado: La esclavitud y degradación de las mujeres].
Desde 2012, el RCP ha utilizado vilmente el Día Internacional de la Mujer, una celebración proletaria, como plataforma para marchar en Nueva York y otras ciudades, denunciando los espectaculares que “tratan a las mujeres como objetos” y protestando contra las sex shops y los table dance locales. Puede verse a los miembros del RCP, en estrecha competencia con los cristianos evangélicos, repartiendo tarjetitas en las esquinas y las universidades con la orden “DEJA DE VER PORNO” porque “corrompe la humanidad de los que lo ven”. Los evangelizadores del RCP son bien conocidos por instar a los hombres que luchan por los derechos de las mujeres (por ejemplo, en las guardias de las clínicas de aborto o en manifestaciones por el derecho al aborto) a que confiesen sus hábitos anteriores de consumo pornográfico y no vuelvan a pecar.
La esencia de la campaña, dirigida por la portavoz del RCP Sunsara Taylor, está detallada en un “Llamado a la acción” de 2011. En este llamado afirman absurdamente que las imágenes pornográficas son la causa de violaciones, asesinatos y otros crímenes violentos contra las mujeres. Afirman que existe una “cultura de violación y pornografía” que refuerza “la esclavitud y la degradación de las mujeres”.
Siempre al tanto de los últimos acontecimientos, afirman que la cultura estadounidense se ha “pornificado” recientemente, ¡como evidencian el fenómeno nacional del (¡gulp!) “sexting” entre los adolescentes y la popularidad entre las mujeres de las clases de baile de tubo (pole dancing) en los gimnasios! Debajo de esta estupidez condescendiente y su mentalidad puritana y moralizante se encuentra la vieja basura de que “las mujeres son víctimas y es imposible que disfruten del sexo” (o del porno). Para esta policía moral neovictoriana, las “nuevas” transgresiones del porno incluyen el depósito de fluido seminal en el rostro de una dama, la penetración de orificios en un orden que no es del agrado del RCP y otras prácticas sexuales que denuncian en escabroso detalle.
¿Cuán pirado hay que estar para determinar (con gran precisión, faltaba más) cuáles posiciones, órganos, orificios y/o intercambios de fluidos son degradantes y abusivos y cuáles están basados en cambio en “el amor y el respeto mutuos”? Bastante, sin duda. De hecho, lo verdaderamente obsceno de todo esto son las declaraciones de Bob Avakian acerca de qué es “normal” y qué no. Si lo mantuvieran entre ellos, en sus casas de oración mientras su membresía se arrodilla frente al altar embrutecedor de los documentales de más de seis horas con los sermones de Avakian, no sentiríamos necesidad de comentar al respecto. El proselitismo del RCP, sin embargo, le hace el juego directamente a la muy real cacería de brujas antisexo del muy real estado capitalista.
Despotricando contra la pornografía, Avakian trivializa no sólo el aterrador crimen de la violación, sino también la historia racista estadounidense de asesinatos de gente negra a manos del Ku Klux Klan. Refiriéndose a las postales fotográficas de linchamientos que los partidarios del KKK circulaban a principios del siglo XX, Avakian afirma escandalosamente que la pornografía es “el equivalente de las ‘Postales de la horca’. Es un medio para minimizar y degradar a todas las mujeres”. Estas palabras inspiraron a los partidarios de Avakian a producir un póster grotesco que traza un equivalente entre las imágenes de los linchamientos racistas y las fotos pornográficas ¡e incluso una publicidad de Dolce & Gabbana! Esto demuestra una indiferencia despectiva hacia el terror del KKK, y no hace falta ser un marxista para sentirse completamente asqueado.
La reaccionaria campaña antisexo, que argumenta que la opresión de la mujer se debe a los “pensamientos impuros” y no al sistema capitalista de explotación, no podría estar más lejos del objetivo de liberar a las mujeres. ¡Traten de decirles a las mujeres de Arabia Saudita e Irán —donde la pornografía es ilegal— que su opresión se deriva de videos y revistas porno! La pornografía simplemente consta de imágenes y palabras destinadas a entretener. Refleja, y no hace más que reflejar, una parte del comportamiento humano. En esta sociedad capitalista, violenta e irracional, algunos de esos reflejos no son nada agradables. Pero no se puede transformar la sociedad cambiando las imágenes en una pantalla. Sólo la revolución socialista puede sentar la base económica para remplazar la institución de la familia —la principal fuente de opresión de la mujer— y garantizar auténtica libertad para las mujeres.
El RCP capitula al extendido atraso religioso que obliga a los jóvenes a sentir vergüenza, humillación, desprecio contra sí mismos y terror traumatizante como consecuencia de actividades que de otro modo serían consideradas placenteras. Arremedando al Vaticano, durante años el RCP llamó por “relaciones monógamas estables entre hombres y mujeres”. Incluso ahora lamentan el que los hombres “eviten o retrasen el matrimonio” y “busquen en cambio...gratificación sexual sin obligaciones, en encuentros casuales o a través de la pornografía y la prostitución” (“A Declaration: For Women’s Liberation and the Emancipation of All Humanity” [Una declaración: Por la liberación de la mujer y la emancipación de la humanidad entera], Revolution, 8 de marzo de 2009).
El RCP acompaña sus diatribas contra el porno con la consigna “¡Aborto para quien lo solicite y sin disculpas!”. Pero, en los hechos, esta organización hace causa común con aquéllos cuyo máximo deseo es la destrucción de Roe vs. Wade [la resolución judicial que hizo legal el aborto en Estados Unidos]. La campaña antiporno del RCP es notoriamente similar a la promesa de Michele Bachmann (del Tea Party Republicano) en 2011 de otorgar “protección humanitaria a las mujeres y a los frutos inocentes de la intimidad conyugal...contra el tráfico de personas, la esclavitud sexual, la seducción de la promiscuidad y todas las formas de pornografía, prostitución, infanticidio, aborto y otras formas de coerción e inocencia robada... Que Dios nos proteja”.
¡Gobierno fuera de las recámaras!
La sexualidad es personal, no política. Los que politizan la sexualidad son los gobernantes capitalistas, victimizando a aquéllos que se apartan de sus mandatos. Al tiempo que hacen llover muerte sobre los jóvenes afganos y pakistaníes, los gobernantes de EE.UU. están desatados en casa tratando de reglamentar la vida sexual de las personas en nombre de “proteger a los niños”. Por ejemplo: deteniendo adolescentes por distribución de “pornografía infantil” y de “materiales obscenos a menores” cuando coquetean intercambiando imágenes de ellos mismos desnudos; arrestando a los adultos que tienen relaciones con adolescentes; encarcelando a miles de hombres que ven imágenes clasificadas como pornografía infantil o que intercambian mensajes sexuales en los chats con jóvenes (o policías encubiertos haciéndose pasar por tales). El porno no destruye vidas, pero formar parte de un registro de criminales sexuales de por vida seguramente sí. ¡Abajo con las reaccionarias leyes antisexo! ¡Gobierno fuera de las recámaras!
Como dice el dicho en inglés: “La perversión no es más que lo que a ti no te atrae”. No es asunto de nadie más cómo le hace la gente para disfrutar un poco del sexo en esta existencia capitalista por lo demás miserable. Nos oponemos a todos los intentos puritanos de censurar la pornografía. De igual modo, nos oponemos a todas las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, el uso de drogas y las leyes de “edad de consentimiento”. Abogamos por el concepto del consentimiento efectivo, es decir, que mientras todas las partes involucradas estén de acuerdo en participar en algo, nadie más, y mucho menos el estado, tiene derecho a decirles que no pueden hacerlo.
Y, según el RCP, ¿quién va a imponer su campaña de abstinencia antiporno? En su “Llamado a la acción” explican en letras chiquitas que (¡desde luego!) no buscan establecer nuevas leyes para prohibir la pornografía. Pero hablar no cuesta nada. Una organización que no sólo no combate la censura, sino que incluso la promueve, es un peón del estado. Después de protestar contra una tienda de pornografía, el RCP y sus partidarios no pueden regresar al día siguiente a protestar contra su clausura por parte del estado y la reacción religiosa. Ya tomaron lado.
El Presidente Bob la reconoce cuando la ve
¿Dónde está la línea de lo que es demasiado “obsceno” para ser permitido? Como Potter Stewart, el juez de la Suprema Corte de EE.UU. que emitió su opinión sobre la pornografía en un caso de 1964, el Presidente Bob la reconoce cuando la ve. Con respecto a la lencería femenina —en particular las tangas— su reacción fue similar; su prensa las describe como “símbolos horrendos y encarnaciones de la degradación de la mujer” en la misma línea que las burkas. ¡Las burkas! Hace unos años, el RCP organizó una gira de presentaciones con el título “De la burka a la tanga”, donde afirmaban que la burka, un símbolo de opresión e instrumento de la reacción religiosa, era igual a una delgada pieza de ropa interior que muchas mujeres (y de hecho algunos hombres) disfrutan usar.
Estas tonterías le deben mucho al feminismo que, desde hace décadas, viene haciendo causa común con la derecha religiosa en una variedad de campañas para censurar la pornografía. Con sus llamados a “Poner fin al patriarcado”, el RCP despreciablemente le hace el juego a los feministas, promoviendo la noción idealista de que el cambio social se obtiene con persuasión moral y no con la lucha de clases. Contrario a la impresión generalizada, el feminismo no significa la liberación de la mujer. En cambio, traza la línea divisoria de la sociedad entre los géneros y no entre las clases y busca que las mujeres avancen hasta tener una mayor participación en el gobierno y las corporaciones en la cima del represivo sistema capitalista. La ideología burguesa del feminismo es un obstáculo a la verdadera emancipación de las mujeres.
En línea con su deshonrosa herencia maoísta-estalinista, el RCP promueve la familia. En la década de 1970, el RCP, entonces llamado Revolutionary Union (RU), denunciaba la homosexualidad —junto con la pornografía y la promiscuidad— como una enfermedad de la sociedad capitalista y prohibía la entrada de gays y lesbianas a su organización. Los predecesores del RCP escribieron en su declaración de 1974, “Position Paper of the Revolutionary Union on Homosexuality and Gay Liberation” [Declaración de posición de la Revolutionary Union con respecto a la homosexualidad y la liberación gay]: “La liberación gay es antiobrera y contrarrevolucionaria. Sus ataques contra la familia despojarían a los pobres y la clase obrera de la unidad social más viable para su lucha revolucionaria contra el sistema imperialista” (ver “RU on Homosexuals: Malicious Maoist Bigotry” [El RU sobre los homosexuales: Maliciosa intolerancia maoísta], Young Spartacus No. 26, noviembre de 1974). A esto siguieron sus diatribas en la década de 1980 contra el supuesto “estilo de vida autoindulgente” de los hombres homosexuales, entre otras muchas prácticas contra las que objetaban fuertemente, incluidos el sexo casual y la pornografía.
Para principios del siglo XXI, el RCP parece haber descubierto que sería difícil reclutar jóvenes activistas si seguía sonando como el fanático Rick Santorum [precandidato presidencial republicano en 2012]. En consecuencia, el RCP repudió su prohibición contra los homosexuales. Como hicimos notar más tarde en nuestro artículo “RCP: Anti-Gay Moralists Then and Now” [El RCP: Moralistas antigay de ayer y hoy] (WV No. 947, 20 de noviembre de 2009): “El actual entusiasmo del RCP por el matrimonio homosexual parece tener más que ver con su entusiasmo por forzar a la gente a entrar en la institución atrofiante del matrimonio monógamo, que con cualquier tipo de oposición a la opresión de los homosexuales”.
La posición en su Nuevo Borrador de Programa de 2001 puede haber marcado un cambio de línea, pero no un cambio de opinión. Hoy en día no ven “a la orientación homosexual o a la práctica de la homosexualidad en sí como algo que impida la emancipación de la mujer”. Y agregan: “La cultura gay masculina en la sociedad burguesa no se desvía del derecho masculino —y de hecho hay elementos de ésta que lo concentran—”. Palabra de Nuestro Señor Avakian: las relaciones homosexuales entre hombres siguen siendo demostraciones de machismo.
Hoy día, el RCP participa en la forma socialmente aceptada de intolerancia fanática contra los homosexuales: difamar a la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA) como “abusadores de niños”. NAMBLA es una organización que llama por la despenalización de las relaciones sexuales consensuales entre hombres adultos y menores de edad (por ejemplo, el romance entre el galán televisivo Brian Kinney y un estudiante de secundaria en la primera temporada de la serie “Queer as Folk”).
La histeria contra la pedofilia es utilizada por el estado para justificar las más grotescas intervenciones en la vida privada de la gente —y especialmente para reglamentar el comportamiento de la juventud—. De manera despreciable, la enorme mayoría de las organizaciones gay y los grupos de izquierda se rehúsan a defender a NAMBLA, dejándola a merced del estado capitalista. En la Spartacist League estamos orgullosos de nuestra historia de defensa de NAMBLA y de oposición a las leyes de “edad de consentimiento” y todas las leyes que limiten la privacidad y la libertad sexual de los individuos que consienten.
Como dice la estrella porno Nina Hartley: “El deseo sexual es, por su naturaleza, desordenado, caótico, transgresivo y rompe barreras”. Hace ya más de 50 años, el doctor Alfred C. Kinsey desacreditó el mito prevaleciente de que las relaciones monógamas heterosexuales eran la norma en la sociedad. Después de entrevistar a casi 18 mil personas, su equipo demostró con un detalle irrefutable que 19 de cada 20 estadounidenses habían roto al menos una ley (adulterio, sodomía, etc.) al tener sexo. Aunque ya no abarcan una serie tan amplia de prácticas, las leyes antisexo de la actualidad siguen teniendo el propósito de restringir la sexualidad de la gente y de castigar cruelmente las transgresiones (ver “En defensa del sexo y la ciencia”, Espartaco No. 24, verano de 2005).
La familia: Principal fuente de opresión de la mujer
El RCP sigue los preceptos del líder chino Mao Zedong, que no sólo impulsaba el dogma nacionalista de construir el “socialismo en un solo país” sino que además promovía a la familia como un instrumento ideológico para apuntalar el dominio de la casta burocrática. La Revolución de 1949 contra el capitalismo transformó vidas y proporcionó oportunidades sin precedentes para las mujeres chinas que, en los tiempos anteriores a la revolución, apenas eran consideradas seres humanos. Sin embargo, permaneció, como lo puso el dirigente bolchevique León Trotsky en La revolución traicionada (1937) al describir a la burocracia soviética, la “filosofía de cura que dispone, además, del puño del gendarme”. Bajo el régimen de Mao, el divorcio era difícil de obtener, el sexo premarital era un crimen, la homosexualidad era vista como una “enfermedad” y se advertía en contra de la masturbación en los manuales de higiene distribuidos masivamente (ver “Maoism and the Family” [El maoísmo y la familia], Women and Revolution No. 7, otoño de 1974).
La ideología maoísta es el legado del estalinismo en la antigua Unión Soviética. La URSS emergió de una revolución obrera victoriosa en 1917 (a diferencia de China, donde un ejército campesino bajo las órdenes de Mao dirigió la revolución). Después de la contrarrevolución política de 1924 que usurpó el poder de manos de la clase obrera, la burocracia estalinista mantuvo y reforzó su dominio de casta parasitaria promoviendo el conservadurismo social y el respeto a la autoridad. Los burócratas desenterraron la vieja ideología burguesa del chovinismo gran ruso y el culto a la familia.
La glorificación estalinista-maoísta de la familia está totalmente contrapuesta a la lucha de V.I. Lenin y los bolcheviques por la liberación de la mujer, y a la historia entera del movimiento marxista. En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels explica que la familia patrilineal monógama “Se funda en el predominio del hombre; su fin expreso es el de procrear hijos cuya paternidad sea indiscutible”. Bajo el capitalismo, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer y es crucial para asegurar que la propiedad burguesa sea transmitida de una generación a la siguiente a través de herederos “legítimos”.
Para la clase obrera, la familia nuclear implica procrear y criar a la siguiente generación de esclavos asalariados para la clase dominante, el tedio del trabajo doméstico, el cuidado de los ancianos y los enfermos, al igual que la impartición de la moral y la ideología burguesas necesarias para reforzar la obediencia a la autoridad. Es por eso que cualquier desviación, desde los derechos de los homosexuales hasta el derecho al aborto, es percibida como una amenaza contra la familia.
La opresiva institución de la familia no puede ser simplemente abolida. Es necesario remplazar a la familia como unidad económica y legal, como parte de la transición a una sociedad comunista sin clases. A través de la creación de instituciones alternativas que llevarían a cabo en forma colectiva el trabajo que actualmente hacen las mujeres en el hogar, aspiramos a emancipar a las mujeres del interminable tedio (como niñeras, cocineras, lavanderas, limpiadoras, etc., de tiempo completo) y del aislamiento social, cultural y político que les impone la estructura familiar. Para lograr esto, la clase obrera, con las mujeres como componente crucial, debe destruir el estado burgués y sentar las bases para una economía colectivizada y planificada. ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
Tanto los obreros como las obreras sufren diariamente la violencia de la explotación capitalista: pobreza, hambre, enfermedades que no son atendidas, la falta de vivienda y el trabajo alienante. Pero el santurrón RCP quisiera hacernos creer que el principal problema que enfrenta la sociedad actualmente es la oposición entre mujeres “convertidas en objetos” y sus hermanos de clase que supuestamente “corrompen su humanidad” al disfrutar de imágenes que el Presidente Bob y Sunsara Taylor desaprueban.
Durante su (difunta) campaña World Can’t Wait [El mundo no puede esperar], la línea divisoria del RCP era entre el régimen supuestamente “fascista” de Bush y el mundo entero que no podía esperar a sacarlo de la presidencia para poner a los demócratas. Ahora tienen el mundo por el que lucharon: el dominio capitalista ejercido por el otro partido del enemigo de clase. ¿Y cuál es el resultado de los esfuerzos del RCP? Dos millones de personas que se pudren en las prisiones, 1.5 millones de inmigrantes deportados y miles de muertos en los ataques de los drones de Obama.
El denominador común es que el oportunista RCP, carente de cualquier tipo de brújula obrera, busca fuerzas de clase ajenas: por aquí el partido capitalista del enemigo de clase, por allá el ala antisexo de los feministas pequeñoburgueses, en todas partes la masa amorfa que llaman “el pueblo”. El RCP está listo para aceptar a quien sea o lo que sea excepto un eje proletario de clase. Mientras el RCP persiste con sus campañas reformistas y puritanas, la Spartacist League y sus auxiliares juveniles, los Spartacus Youth Clubs, llevan adelante la lucha programática por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/38/antisexo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.04 04:48 ShaunaDorothy Feminismo burgués y teorías de la conspiración en torno a las muertas de Juárez (Otoño de 2011)

https://archive.is/wVJfu
Espartaco No. 34 Otoño de 2011
Esclareciendo la historia
(Mujer y Revolución)
Hace doce años, con el breve artículo “Explotación capitalista y terror antimujer” (Espartaco No. 13, otoño-invierno de 1999), el Grupo Espartaquista de México adoptó la posición de que los tristemente célebres asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez eran producto de una campaña orquestada, al escribir que “tiene[n] un tufo terrorista y siniestro, particularmente contra la joven clase obrera”. Cuatro años después, celebramos “el poderoso documental Señorita Extraviada producido por Lourdes Portillo en 2001”, el cual desempeñó un papel importante en la popularización de teorías de la conspiración en torno a Juárez, y citamos acríticamente una opinión de que estos asesinatos mostraban “vestigios de un rito personal” (“Capitalismo y terror misógino”, Espartaco No. 21, otoño-invierno de 2003). En el presente año, la edición anterior de Espartaco (“Siguen los feminicidios en Ciudad Juárez”, No. 33, primavera de 2011) continuó en el mismo tenor, incluso adoptando el término “feminicidio”.
Mediante la discusión y el estudio internos en la LCI, llegamos recientemente a la conclusión de que esta posición era incorrecta y representó una acomodación al liberalismo y el feminismo burgueses y, de hecho, a la Iglesia Católica. El movimiento en torno a las muertas de Juárez —que ha adoptado una cruz rosa como su símbolo—, aglutina a una gran variedad de organizaciones y personalidades liberales y feministas tanto en México como en EE.UU., a agrupaciones religiosas y a la totalidad de la izquierda reformista mexicana. Incluso mediante el empleo de teorías de conspiración que llegan a involucrar todo tipo de “rituales”, la campaña sobre las muertas de Juárez, desde su inicio en los años 90, ha explotado estos asesinatos con el propósito fundamental de fortalecer las fuerzas represivas del estado burgués e impulsar la perspectiva feminista de la opresión de la mujer como algo eliminable dentro del marco del capitalismo mediante reformas y el cambio de actitudes, al tiempo que enaltece a la familia nuclear burguesa, uno de los pilares fundamentales de la opresión de la mujer. Los marxistas revolucionarios entendemos, sin embargo, que la violencia contra la mujer —incluyendo el crimen violento— es inherente al capitalismo. Lejos de las historias amarillistas de asesinatos seriales o una campaña de terror orquestada contra las mujeres, este fenómeno tiene base en problemas sociales mucho más amplios, incluyendo el creciente nivel de violencia criminal y estatal en la región en aproximadamente la última década y media.
El presentar la violencia contra la mujer como la obra de conspiraciones desempeña un papel político importante en la agenda reformista de la campaña contra los “feminicidios” al desviar la atención lejos de la horrenda realidad del sistema capitalista de explotación y opresión. La violencia contra la mujer no se reduce, por cierto, a Ciudad Juárez: de hecho, la tasa (muertes por 100 mil habitantes) de asesinatos de mujeres en la ciudad de Toluca, por ejemplo, casi triplica la de Ciudad Juárez. Por otro lado, la violencia particular contra la mujer se añade a la violencia criminal generada por la pauperización en la franja fronteriza especialmente tras el fin del boom de la maquila a principios de la década pasada y, por supuesto, a la creciente militarización del país. Y, evidentemente, el número de víctimas masculinas de la violencia en general es mucho más alto: 306 mujeres fueron asesinadas de un total de tres mil homicidios en 2010 en Juárez, ahora la ciudad más violenta de México. La “guerra contra el narco” se ha convertido en el factor más importante para el enorme aumento de homicidios; son al menos 50 mil al nivel nacional desde que inició la campaña del gobierno.
Sobre todo, lo que muestran las estadísticas es que los llamados “feminicidios” son más que a menudo cometidos por parientes o conocidos de las víctimas, y no por oscuras mafias involucradas en horrendos rituales. La mayoría de las tres mil 726 mujeres asesinadas en México entre diciembre de 2006 y octubre de 2009 fueron víctimas de violencia doméstica (La Jornada, 16 de noviembre de 2009). Similarmente, la escritora liberal estadounidense Debbie Nathan, quien tiene el mérito de haber analizado críticamente algunas de las afirmaciones fundamentales del movimiento, observó que, en la mayor parte de los 270 casos presentados por Lourdes Portillo en su afamado documental, el victimario había sido un pariente o pareja de la víctima (“Missing the Story” [Extraviando la historia], en The Texas Observer, 30 de agosto de 2002). No hay pues una “oleada de terror”; este tipo de violencia asesina es el reflejo —brutalmente común— de la opresión especial de la mujer que es parte integral del capitalismo.
En el mismo artículo, Nathan observó el beato componente moralista —impregnado de religiosidad— de esta campaña, señalando que el documental de Lourdes Portillo:
“hace eco de los esfuerzos desesperados [de los familiares de las víctimas] por presentar a sus hijas como jóvenes mujeres que merecen justicia, e incluso los amplifica. Es enfurecedor, pero México sigue siendo un lugar en donde los políticos, la policía y la sociedad en general adoran buscar razones por las cuales una mujer joven que sufre violencia sexual es una puta que ‘merecía’ ser violada e incluso asesinada. Las cosas probablemente son aun peores en Juárez, dado su odio particular hacia las prostitutas. El gobernador del estado en los años 90, Francisco Barrio, dijo que las mujeres de la ciudad estaban invitando a que las asesinaran al pasar el rato con las personas equivocadas en bares... las familias son pues reacias a aceptar que sus amadas hijas sí van a cantinas, y muchas sí comunican sexualidad mediante sus ropas. Pero aceptarlo es implicar que la hija de uno es una mujerzuela sin remedio. Es un cruel acertijo que ha forzado a los activistas en Juárez a utilizar una retórica pública según la cual las víctimas son todas inocentes jovencitas feligresas. En todo Juárez, quienes protestan honran la memoria de las mujeres pintando cuadros rosas y crucifijos en los postes. Incluso en el título Señorita Extraviada hay una imagen verbal similar, dado que ‘señorita’ en español significa mujer joven, pero también quiere decir ‘virgen’. El uso de estas representaciones —y la implicación de que el gobierno rapta vírgenes para hacer malévolas películas snuff— hace que la situación parezca horrible, pero al menos fácil de entender y de luchar contra ella. Pero ‘desaparece’ a las casadas, a las que viven en concubinato, a las que tienen muchos hijos, a las mujeres de mediana edad, a las mayores, a las bailarinas exóticas —y, sí, incluso a las prostitutas— cuyos cuerpos también han sido diseminados por todo Juárez por sus amantes, maridos y parientes”.
El estado burgués y el origen de la opresión de la mujer
Los marxistas sabemos que la división fundamental de la sociedad es de clase, es decir, explotados vs. explotadores, y la emancipación de la mujer es la tarea del proletariado en su conjunto. La opresión de la mujer nació de la mano con el surgimiento del estado tras el final de la antigua sociedad de cazadores y recolectores, donde había igualdad entre el hombre y la mujer. La necesaria división del trabajo, basada en el papel que desempeñan las mujeres en la procreación, no conllevaba subordinación alguna basada en el sexo. Pero con el desarrollo de una clase dominante propietaria se hizo necesario contar con un medio seguro para la herencia de propiedad y poder, y eso implicaba la fidelidad forzada de la esposa para determinar la paternidad de los niños. El estado apareció para asegurar la dominación de la clase en el poder mediante la fuerza. Fue así que nació la familia monógama, en la que el matrimonio significaba la subyugación de las mujeres por los hombres. Como explicó Friedrich Engels en su obra clásica El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, “el triunfo de la propiedad privada sobre la propiedad común primitiva, originada espontáneamente” trajo consigo “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
En la sociedad capitalista, un propósito de la institución de la familia es imponer sobre la clase obrera la carga de criar a la siguiente generación de trabajadores asalariados. La madre es subyugada por el pesado trabajo doméstico y el cuidado y crianza de los jóvenes, los viejos y los enfermos, y se les enseña a los niños a respetar la autoridad. La institución de la familia se debe remplazar mediante servicios socializados en una economía planificada internacionalmente para lograr la liberación de la mujer de manera real. El estado burgués existe para ejercer la represión al servicio de la clase capitalista gobernante mediante las cárceles, los policías, el ejército y los tribunales. El estado no puede reformarse para servir los intereses de los explotados y oprimidos —incluyendo a las mujeres—; tiene que ser destruido mediante la revolución socialista. No hay remedio bajo el sistema capitalista de explotación, ya que la opresión de la mujer es fundamental para su funcionamiento.
Marxismo vs. feminismo burgués
El feminismo es una ideología burguesa que sostiene que la división social fundamental es aquélla entre hombres y mujeres; el problema de los feministas con el status quo de la sociedad capitalista se reduce al porcentaje de los privilegios de las clases altas que les toque a las mujeres. Por ende, cualquier planteamiento sobre las cuestiones que afectan a las mujeres siempre toma como punto de partida el carácter “inviolable” del estado burgués. El movimiento entero en torno a Juárez se ha caracterizado desde un principio por los llamados “contra la impunidad”, a que el estado capitalista se movilice para proteger a las mujeres, a que haga “su trabajo” eficazmente, etc. En efecto, la perspectiva de movilización policiaca masiva y legislación draconiana nominalmente para “proteger” a las mujeres es parte fundamental del ideario feminista. De hecho, uno de los propósitos del término “feminicidio” —popularizado por la reaccionaria feminista burguesa Diana Russell, quien hizo carrera con sus campañas contra la pornografía— es llamar la atención de las autoridades para fortalecer la legislación penal.
La campaña contra los “feminicidios” logró extensión internacional en 2001 con la formación de la Coalition Against Violence (Coalición contra la Violencia) —que incluye a la organización Casa Amiga—, la cual tiene una participación estadounidense considerable. La Coalición llamó por “una fuerza de tarea binacional” para investigar los crímenes. Esto se retomó también en el Caucus Hispano del Congreso estadounidense, donde se impulsó que Fox interviniera al nivel federal. En 2004, Amnistía Internacional publicó un documento que exigía centralmente la “intervención inmediata y decisiva de las autoridades federales para garantizar la justicia en Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua y...que las autoridades federales y municipales cooperen plenamente con estas medidas”.
Al parecer, a las ONGs les convenía señalar al crimen organizado como responsable de los asesinatos. Mediante la Ley Federal contra el Crimen Organizado, pudieron exigir que el gobierno federal panista interviniera (a diferencia del gobierno estatal priísta). A fin de cuentas, recibieron lo que pidieron. Vicente Fox autorizó el despliegue de la Policía Federal Preventiva en Juárez y nombró una comisión especial investigadora. De esta manera, Fox encontró una justificación perfecta para mandar a la PFP a esa región industrial, lo cual antecedió la actual “guerra contra el narco”.
Si bien advertimos correctamente contra las ilusiones mortales en el estado en nuestros artículos, al mismo tiempo afirmamos que “nos solidarizamos plenamente con los reclamos de justicia de los familiares de las víctimas y de organizaciones como las ‘Mujeres de Negro’ y ‘Casa Amiga’” (Espartaco No. 21). Esta última de hecho da charlas de “capacitación” a policías, en tanto que aquélla llamaba en 2002 por una declaración de “estado de emergencia nacional” (es decir, la restricción de derechos y la movilización masiva de las fuerzas armadas) para detener los “feminicidios”. Los trotskistas genuinos no debimos —no podemos— solidarizarnos con tales llamados, que no significan otra cosa que mayor intervención estatal y “profesionalización” policiaca —exigencias que están siendo llevadas a cabo de forma masiva mediante la “guerra contra el narco”—.
La línea que tomamos sobre la campaña de Juárez representó una desviación de nuestra lucha histórica por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista sin concesión alguna al feminismo burgués, y por ende es necesaria esta corrección pública.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/34/esclareciendo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.04 03:15 ShaunaDorothy Siguen los feminicidios en Ciudad Juárez - ¡Ninguna ilusión en el estado burgués! ¡Por un partido obrero tribuno del pueblo! (Primavera de 2011)

https://archive.is/Fsjfk
Espartaco No. 33 Primavera de 2011
Mujer y Revolución
Marisela Escobedo inició su activismo tras el asesinato de su hija Rubí Frayre Escobedo, de 16 años de edad, en agosto de 2008. En busca de justicia, llevó a cabo una serie de protestas que resonaron internacionalmente, en especial tras la liberación en mayo pasado de quien confesó haber asesinado a su hija (La Jornada, 6 de julio de 2010). Instalada en protesta frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, Marisela fue asesinada a quemarropa el 16 de diciembre.
Susana Chávez, activista autora de la consigna “Ni una muerta más” que creó en lucha por los derechos de las mujeres y contra los asesinatos en esa ciudad fronteriza, fue violada y después asesinada en enero pasado. La fiscalía estatal insistió en que los culpables de su muerte fueron tres varones menores de edad con quienes bebía, sosteniendo así que su asesinato no tenía nada que ver con su activismo.
No sabemos quién las mató. El hecho es que Susana Chávez y Marisela Escobedo se han sumado a las más de mil víctimas de los horrendos feminicidios que han hecho a Ciudad Juárez tristemente célebre desde los años 90. Desgraciadamente, como escribimos en “Ciudad Juárez: Capitalismo y terror misógino” (Espartaco No. 21, otoño-invierno de 2003), “El simple hecho de buscar algo de justicia le puede convertir a uno en blanco de ataque”.
Militarización y terror estatal
En el contexto de desempleo y desesperación con el TLC y la crisis económica, el narcotráfico ha cobrado una relevancia económica crucial en el país. La horrenda realidad de la narcoviolencia —que se ha sumado a los infames feminicidios— ha proporcionado al presidente Felipe Calderón del derechista Partido Acción Nacional (PAN) un pretexto para fortalecer sistemáticamente el aparato represivo del estado burgués.
Si en algo ha resultado el despliegue del ejército ha sido en un incremento del derramamiento de sangre y la represión intensificada contra la clase obrera y los pobres del campo y la ciudad. La narcoviolencia junto con la “guerra contra el narcotráfico” de Calderón han devorado a miles en el último trienio: en 2008 fueron contados más de mil 500 homicidios, en 2009 fueron más de 2 mil y en 2010 el número se elevó a más de 3 mil personas asesinadas tan sólo en Ciudad Juárez, lo que la ha convertido en una de las ciudades más violentas del planeta.
En la creciente militarización del país y la ola de terror estatal, el derechista PAN ha contado con el firme apoyo de los demás partidos burgueses, prominentemente el PRI y el PRD. Éste último, que a menudo se presenta como “amigo” de explotados y oprimidos, se ha sumado a la campaña de “No más sangre” mientras militariza los estados que gobierna —como Guerrero, donde las fuerzas estatales aterrorizan cotidianamente a la población principalmente campesina y en gran parte indígena—.
¡Ninguna ilusión en el estado burgués!
Nos solidarizamos plenamente con el anhelo de justicia de los familiares de las muertas de Juárez. Pero su desesperación e impotencia es a menudo canalizada hacia una de las más mortales ilusiones: la idea de que con la depuración de las fuerzas estatales y más presencia policiaca los crímenes antimujer terminarán. Así, las protestas contra los feminicidios han estado permeadas por llamados contra la impunidad y por el castigo a los culpables. Pero la solución no es presionar al estado capitalista —una maquinaria de represión sistemática contra los obreros y oprimidos para mantener a la burguesía como clase dominante—. Es necesario entender que el reforzamiento del aparato represivo estatal sólo significará más golpizas y asesinatos de sindicalistas y huelguistas, más feminicidios y mayor narcoviolencia.
Estas ilusiones en el estado son prominentemente impulsadas por la agrupación feminista Pan y Rosas, ligada a la seudotrotskista Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS). Pan y Rosas publica acríticamente en su blog un recuento de La Jornada de la marcha del 15 de enero —convocada por ellos mismos y la LTS, entre otros— en el que se dice que en la protesta se insistió en la exigencia de “remover a las autoridades incompetentes”. Escribe también que “los altos niveles de impunidad son la base de los feminicidios” y lanza el llamado por “¡Destitución, juicio y castigo a los jueces y autoridades implicados en negligencias en casos de feminicidios!” Pero no hace falta ser marxista para saber que, tanto en lo referente al terror misógino como a la narcoviolencia, la intersección entre autoridades estatales y criminales es enorme.
De manera más fundamental, los marxistas genuinos sabemos que el papel del estado burgués —en cuyo núcleo se encuentran el ejército, la policía, los tribunales y las cárceles— es asegurar el dominio de la burguesía, y una parte clave de este dominio es la subyugación de la mujer. ¡No hay justicia en los tribunales capitalistas!
Reflejando nuestra perspectiva marxista de poner nuestra fe en la fuerza de la clase obrera y de combatir la ideología retrógrada entre los obreros, escribimos en nuestro artículo de 2003:
“Los militantes sindicales más conscientes deben luchar por movilizar el poder social de la clase obrera para combatir la opresión de la mujer, por organizarla en los sindicatos con salarios y derechos iguales a los de los hombres. Deben luchar por servicios médicos gratuitos y de calidad, por el derecho al aborto libre y gratuito, y por organizar destacamentos obreros para defender a las mujeres contra estos ataques. Pero las dirigencias sindicales actuales ni siquiera están interesadas en exigir camiones de transporte de personal —una prestación básica— mientras muchas obreras en Juárez son asesinadas andando por parajes solitarios camino al trabajo o de regreso a su casa. La situación de la mujer obrera es, por sí sola, una muestra de la total bancarrota, del rastrerismo y del machismo de la burocracia sindical”.
¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
El marxismo difiere del feminismo centralmente sobre la cuestión de cuál es la división fundamental de la sociedad. Los feministas sostienen que es hombres vs. mujeres, mientras los marxistas entienden que es de clase, es decir, explotadores vs. explotados. Una mujer obrera tiene más en común con sus colegas hombres que con una patrona, y la emancipación de la mujer es la tarea de la clase obrera en su conjunto. El ingreso de las mujeres al proletariado les abre el camino a la liberación: su ubicación en el centro de producción les da el poder social, junto a sus compañeros hombres, para derrotar el sistema capitalista y sentar las bases para la liberación de la mujer.
La opresión especial de la mujer se origina en la sociedad de clases misma y sólo puede ser arrancada de raíz mediante la destrucción de la propiedad privada de los medios de producción. Una de las ironías de la historia es que la opresión de la mujer está vinculada con uno de los primeros avances sociales: el desarrollo de la tecnología —la agricultura, el trabajo del metal y otros avances revolucionarios— creó la posibilidad de que existiera un excedente social, y una clase dominante ociosa se pudo desarrollar basándose en la apropiación privada de ese excedente, sacando así a la humanidad del igualitarismo primitivo de la Edad de Piedra. La centralidad de la familia se derivó de su papel en la sucesión de la propiedad, que exigía la monogamia sexual de la mujer y su subordinación social. Engels llamó a esto “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
La familia, la principal fuente para la opresión de la mujer en la sociedad de clases, no puede ser abolida, debe ser remplazada por la socialización del cuidado de los niños y el trabajo doméstico. La abundancia material necesaria para desarraigar la sociedad de clases y liberar a la mujer y la juventud de los embrutecedores confines de la institución de la familia requiere los más altos niveles tecnológicos y científicos sobre la base de una sociedad socialista planificada al nivel internacional.
La situación de la mujer en los países capitalistas avanzados, donde ha alcanzado cierta medida de igualdad formal, muestra los límites de libertad y progreso social bajo el capitalismo. En los países de desarrollo capitalista atrasado como México, donde la aguda opresión de la mujer está profundamente enraizada en la “tradición” precapitalista y el oscurantismo religioso, condiciones que son reforzadas por la subyugación imperialista, esta lucha es una fuerza motriz particularmente poderosa para la revolución social. Para desatar el potencial revolucionario de la lucha por la emancipación de la mujer es necesaria la dirección de un partido de vanguardia proletario armado con una visión amplia y nueva de un orden social de igualdad y libertad.
¡Por un partido leninista-trotskista tribuno del pueblo! ¡Romper con el PRD burgués!
Un partido obrero de vanguardia que actúe como tribuno de todos los explotados y oprimidos deberá inscribir muy alto en sus banderas el llamado a la lucha contra la opresión de la mujer —una cuestión estratégica para la revolución socialista—. Los espartaquistas luchamos por la igualdad plena para las mujeres y su total integración a la fuerza de trabajo, por pago igual por trabajo igual. Defendemos las reformas aprobadas en años recientes en la capital que, aunque limitadas, legalizan el aborto durante los primeros tres meses del embarazo, al tiempo que luchamos destacadamente por el derecho democrático elemental al aborto libre —es decir, sin ninguna restricción— y gratuito; defendemos también las reformas que otorgan a los homosexuales el derecho al matrimonio y la adopción y luchamos por plenos derechos democráticos para los homosexuales.
Quienes luchan por los derechos de la mujer y los oprimidos no deben tener ninguna ilusión en el PRD burgués. En el D.F. —una ciudad un tanto más cosmopolita y con cierta tradición laica— el PRD ha impulsado dichas reformas, en tanto que varios de sus diputados en los estados se han sumado a la oleada reaccionaria contra el aborto que ha endurecido las penas contra las mujeres y los médicos que se los practiquen en 18 de los 32 estados del país (ver Espartaco No. 32, otoño de 2010). Lo fundamental es entender que, siendo un partido del capital, el PRD es un enemigo de la genuina emancipación de la mujer, no menos que el PRI y el PAN.
Es necesario que la clase obrera en su conjunto haga suya la lucha por la emancipación de la mujer. Los espartaquistas luchamos por construir un partido obrero revolucionario e internacionalista para poner alto a la explotación del hombre por el hombre, única manera de acabar con la brutal opresión de la mujer.
Feminismo burgués y teorías de la conspiración en torno a las muertas de Juárez
Esclareciendo la historia
(Mujer y Revolución)
Hace doce años, con el breve artículo “Explotación capitalista y terror antimujer” (Espartaco No. 13, otoño-invierno de 1999), el Grupo Espartaquista de México adoptó la posición de que los tristemente célebres asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez eran producto de una campaña orquestada, al escribir que “tiene[n] un tufo terrorista y siniestro, particularmente contra la joven clase obrera”. Cuatro años después, celebramos “el poderoso documental Señorita Extraviada producido por Lourdes Portillo en 2001”, el cual desempeñó un papel importante en la popularización de teorías de la conspiración en torno a Juárez, y citamos acríticamente una opinión de que estos asesinatos mostraban “vestigios de un rito personal” (“Capitalismo y terror misógino”, Espartaco No. 21, otoño-invierno de 2003). En el presente año, la edición anterior de Espartaco (“Siguen los feminicidios en Ciudad Juárez”, No. 33, primavera de 2011) continuó en el mismo tenor, incluso adoptando el término “feminicidio”.
Mediante la discusión y el estudio internos en la LCI, llegamos recientemente a la conclusión de que esta posición era incorrecta y representó una acomodación al liberalismo y el feminismo burgueses y, de hecho, a la Iglesia Católica. El movimiento en torno a las muertas de Juárez —que ha adoptado una cruz rosa como su símbolo—, aglutina a una gran variedad de organizaciones y personalidades liberales y feministas tanto en México como en EE.UU., a agrupaciones religiosas y a la totalidad de la izquierda reformista mexicana. Incluso mediante el empleo de teorías de conspiración que llegan a involucrar todo tipo de “rituales”, la campaña sobre las muertas de Juárez, desde su inicio en los años 90, ha explotado estos asesinatos con el propósito fundamental de fortalecer las fuerzas represivas del estado burgués e impulsar la perspectiva feminista de la opresión de la mujer como algo eliminable dentro del marco del capitalismo mediante reformas y el cambio de actitudes, al tiempo que enaltece a la familia nuclear burguesa, uno de los pilares fundamentales de la opresión de la mujer. Los marxistas revolucionarios entendemos, sin embargo, que la violencia contra la mujer —incluyendo el crimen violento— es inherente al capitalismo. Lejos de las historias amarillistas de asesinatos seriales o una campaña de terror orquestada contra las mujeres, este fenómeno tiene base en problemas sociales mucho más amplios, incluyendo el creciente nivel de violencia criminal y estatal en la región en aproximadamente la última década y media.
El presentar la violencia contra la mujer como la obra de conspiraciones desempeña un papel político importante en la agenda reformista de la campaña contra los “feminicidios” al desviar la atención lejos de la horrenda realidad del sistema capitalista de explotación y opresión. La violencia contra la mujer no se reduce, por cierto, a Ciudad Juárez: de hecho, la tasa (muertes por 100 mil habitantes) de asesinatos de mujeres en la ciudad de Toluca, por ejemplo, casi triplica la de Ciudad Juárez. Por otro lado, la violencia particular contra la mujer se añade a la violencia criminal generada por la pauperización en la franja fronteriza especialmente tras el fin del boom de la maquila a principios de la década pasada y, por supuesto, a la creciente militarización del país. Y, evidentemente, el número de víctimas masculinas de la violencia en general es mucho más alto: 306 mujeres fueron asesinadas de un total de tres mil homicidios en 2010 en Juárez, ahora la ciudad más violenta de México. La “guerra contra el narco” se ha convertido en el factor más importante para el enorme aumento de homicidios; son al menos 50 mil al nivel nacional desde que inició la campaña del gobierno.
Sobre todo, lo que muestran las estadísticas es que los llamados “feminicidios” son más que a menudo cometidos por parientes o conocidos de las víctimas, y no por oscuras mafias involucradas en horrendos rituales. La mayoría de las tres mil 726 mujeres asesinadas en México entre diciembre de 2006 y octubre de 2009 fueron víctimas de violencia doméstica (La Jornada, 16 de noviembre de 2009). Similarmente, la escritora liberal estadounidense Debbie Nathan, quien tiene el mérito de haber analizado críticamente algunas de las afirmaciones fundamentales del movimiento, observó que, en la mayor parte de los 270 casos presentados por Lourdes Portillo en su afamado documental, el victimario había sido un pariente o pareja de la víctima (“Missing the Story” [Extraviando la historia], en The Texas Observer, 30 de agosto de 2002). No hay pues una “oleada de terror”; este tipo de violencia asesina es el reflejo —brutalmente común— de la opresión especial de la mujer que es parte integral del capitalismo.
En el mismo artículo, Nathan observó el beato componente moralista —impregnado de religiosidad— de esta campaña, señalando que el documental de Lourdes Portillo:
“hace eco de los esfuerzos desesperados [de los familiares de las víctimas] por presentar a sus hijas como jóvenes mujeres que merecen justicia, e incluso los amplifica. Es enfurecedor, pero México sigue siendo un lugar en donde los políticos, la policía y la sociedad en general adoran buscar razones por las cuales una mujer joven que sufre violencia sexual es una puta que ‘merecía’ ser violada e incluso asesinada. Las cosas probablemente son aun peores en Juárez, dado su odio particular hacia las prostitutas. El gobernador del estado en los años 90, Francisco Barrio, dijo que las mujeres de la ciudad estaban invitando a que las asesinaran al pasar el rato con las personas equivocadas en bares... las familias son pues reacias a aceptar que sus amadas hijas sí van a cantinas, y muchas sí comunican sexualidad mediante sus ropas. Pero aceptarlo es implicar que la hija de uno es una mujerzuela sin remedio. Es un cruel acertijo que ha forzado a los activistas en Juárez a utilizar una retórica pública según la cual las víctimas son todas inocentes jovencitas feligresas. En todo Juárez, quienes protestan honran la memoria de las mujeres pintando cuadros rosas y crucifijos en los postes. Incluso en el título Señorita Extraviada hay una imagen verbal similar, dado que ‘señorita’ en español significa mujer joven, pero también quiere decir ‘virgen’. El uso de estas representaciones —y la implicación de que el gobierno rapta vírgenes para hacer malévolas películas snuff— hace que la situación parezca horrible, pero al menos fácil de entender y de luchar contra ella. Pero ‘desaparece’ a las casadas, a las que viven en concubinato, a las que tienen muchos hijos, a las mujeres de mediana edad, a las mayores, a las bailarinas exóticas —y, sí, incluso a las prostitutas— cuyos cuerpos también han sido diseminados por todo Juárez por sus amantes, maridos y parientes”.
El estado burgués y el origen de la opresión de la mujer
Los marxistas sabemos que la división fundamental de la sociedad es de clase, es decir, explotados vs. explotadores, y la emancipación de la mujer es la tarea del proletariado en su conjunto. La opresión de la mujer nació de la mano con el surgimiento del estado tras el final de la antigua sociedad de cazadores y recolectores, donde había igualdad entre el hombre y la mujer. La necesaria división del trabajo, basada en el papel que desempeñan las mujeres en la procreación, no conllevaba subordinación alguna basada en el sexo. Pero con el desarrollo de una clase dominante propietaria se hizo necesario contar con un medio seguro para la herencia de propiedad y poder, y eso implicaba la fidelidad forzada de la esposa para determinar la paternidad de los niños. El estado apareció para asegurar la dominación de la clase en el poder mediante la fuerza. Fue así que nació la familia monógama, en la que el matrimonio significaba la subyugación de las mujeres por los hombres. Como explicó Friedrich Engels en su obra clásica El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, “el triunfo de la propiedad privada sobre la propiedad común primitiva, originada espontáneamente” trajo consigo “la gran derrota histórica del sexo femenino en todo el mundo”.
En la sociedad capitalista, un propósito de la institución de la familia es imponer sobre la clase obrera la carga de criar a la siguiente generación de trabajadores asalariados. La madre es subyugada por el pesado trabajo doméstico y el cuidado y crianza de los jóvenes, los viejos y los enfermos, y se les enseña a los niños a respetar la autoridad. La institución de la familia se debe remplazar mediante servicios socializados en una economía planificada internacionalmente para lograr la liberación de la mujer de manera real. El estado burgués existe para ejercer la represión al servicio de la clase capitalista gobernante mediante las cárceles, los policías, el ejército y los tribunales. El estado no puede reformarse para servir los intereses de los explotados y oprimidos —incluyendo a las mujeres—; tiene que ser destruido mediante la revolución socialista. No hay remedio bajo el sistema capitalista de explotación, ya que la opresión de la mujer es fundamental para su funcionamiento.
Marxismo vs. feminismo burgués
El feminismo es una ideología burguesa que sostiene que la división social fundamental es aquélla entre hombres y mujeres; el problema de los feministas con el status quo de la sociedad capitalista se reduce al porcentaje de los privilegios de las clases altas que les toque a las mujeres. Por ende, cualquier planteamiento sobre las cuestiones que afectan a las mujeres siempre toma como punto de partida el carácter “inviolable” del estado burgués. El movimiento entero en torno a Juárez se ha caracterizado desde un principio por los llamados “contra la impunidad”, a que el estado capitalista se movilice para proteger a las mujeres, a que haga “su trabajo” eficazmente, etc. En efecto, la perspectiva de movilización policiaca masiva y legislación draconiana nominalmente para “proteger” a las mujeres es parte fundamental del ideario feminista. De hecho, uno de los propósitos del término “feminicidio” —popularizado por la reaccionaria feminista burguesa Diana Russell, quien hizo carrera con sus campañas contra la pornografía— es llamar la atención de las autoridades para fortalecer la legislación penal.
La campaña contra los “feminicidios” logró extensión internacional en 2001 con la formación de la Coalition Against Violence (Coalición contra la Violencia) —que incluye a la organización Casa Amiga—, la cual tiene una participación estadounidense considerable. La Coalición llamó por “una fuerza de tarea binacional” para investigar los crímenes. Esto se retomó también en el Caucus Hispano del Congreso estadounidense, donde se impulsó que Fox interviniera al nivel federal. En 2004, Amnistía Internacional publicó un documento que exigía centralmente la “intervención inmediata y decisiva de las autoridades federales para garantizar la justicia en Ciudad Juárez y la ciudad de Chihuahua y...que las autoridades federales y municipales cooperen plenamente con estas medidas”.
Al parecer, a las ONGs les convenía señalar al crimen organizado como responsable de los asesinatos. Mediante la Ley Federal contra el Crimen Organizado, pudieron exigir que el gobierno federal panista interviniera (a diferencia del gobierno estatal priísta). A fin de cuentas, recibieron lo que pidieron. Vicente Fox autorizó el despliegue de la Policía Federal Preventiva en Juárez y nombró una comisión especial investigadora. De esta manera, Fox encontró una justificación perfecta para mandar a la PFP a esa región industrial, lo cual antecedió la actual “guerra contra el narco”.
Si bien advertimos correctamente contra las ilusiones mortales en el estado en nuestros artículos, al mismo tiempo afirmamos que “nos solidarizamos plenamente con los reclamos de justicia de los familiares de las víctimas y de organizaciones como las ‘Mujeres de Negro’ y ‘Casa Amiga’” (Espartaco No. 21). Esta última de hecho da charlas de “capacitación” a policías, en tanto que aquélla llamaba en 2002 por una declaración de “estado de emergencia nacional” (es decir, la restricción de derechos y la movilización masiva de las fuerzas armadas) para detener los “feminicidios”. Los trotskistas genuinos no debimos —no podemos— solidarizarnos con tales llamados, que no significan otra cosa que mayor intervención estatal y “profesionalización” policiaca —exigencias que están siendo llevadas a cabo de forma masiva mediante la “guerra contra el narco”—.
La línea que tomamos sobre la campaña de Juárez representó una desviación de nuestra lucha histórica por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista sin concesión alguna al feminismo burgués, y por ende es necesaria esta corrección pública.
(Reproducido de Espartaco No. 34, Otoño de 2011)
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/33/juarez.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.03 14:43 ShaunaDorothy Oleada reaccionaria contra legislación del DF ¡Aborto libre y gratuito! ¡Plenos derechos democráticos para los homosexuales! (Otoño de 2010)

https://archive.is/yY7mQ
Espartaco No. 32 Otoño de 2010
Oleada reaccionaria contra legislación del DF
¡Aborto libre y gratuito! ¡Plenos derechos democráticos para los homosexuales!
¡Romper con el PRD burgués! ¡Liberación de la mujer mediante la revolución socialista!
(Mujer y Revolución)
La reforma legal en la Ciudad de México de la primavera de 2007 que descriminalizó el aborto hasta las doce semanas de embarazo fue una conquista importante para las mujeres, a pesar de sus limitaciones. Miles y miles de mujeres, incluyendo de muchas otras partes del país, han hecho fila desde el amanecer en los quince hospitales que proporcionan este servicio médico gratis, y muchas más se han realizado el procedimiento en el consultorio de su médico o en clínicas. Como señalamos en el verano de 2007: “La reforma del aborto es una conquista importante para todas las mujeres, pero tendrá un impacto particular en la vida de las obreras, las pobres y las jóvenes que no tenían los medios para obtener abortos seguros viajando a otros países o pagando un elevado precio para obtener uno ilegalmente en instalaciones decentes”.
Un par de años después, en diciembre de 2009 la Asamblea del DF legalizó el matrimonio homosexual, lo cual implicó conceder a las parejas gay el derecho a adoptar niños. La Ciudad de México se encuentra ahora entre los lugares con la legislación sobre derechos de aborto y de los homosexuales más liberales del mundo. De manera significativa, todas estas nuevas leyes fueron reafirmadas por la Suprema Corte ante la oposición en particular de la derecha religiosa. Todos los que luchan por los derechos democráticos y combaten la opresión deberían apoyar estas conquistas, limitadas pero reales, adoptadas bajo el gobierno perredista de la Ciudad de México —el cual a veces posa como amigo de los oprimidos—.
Mientras tanto, las fuerzas históricamente más oscurantistas dominadas por la iglesia católica —los enemigos declarados de los derechos elementales de las mujeres y los homosexuales— se han alineado para combatir estas medidas y asegurar que estos derechos no se extiendan a toda la población del país. Para diciembre de 2009 se habían enmendado las constituciones de 18 estados —de los 32 existentes— para “proteger la vida” desde la concepción, es decir, para presentar obstáculos legales a la descriminalización del aborto, eliminando así el derecho de toda mujer a decidir si tiene o no hijos en favor de los “derechos” de un óvulo y un espermatozoide que acaban de encontrarse para ocupar el útero de una mujer por unos nueve meses. Obscenamente, en Guanajuato al menos seis mujeres fueron encarceladas con sentencias de hasta 25 años por no llevar el embarazo a término, ¡y en algunos casos por abortos espontáneos! En respuesta a las protestas sucitadas cuando estos casos recibieron amplia atención, estas mujeres han sido liberadas. Pero hay muchas atrocidades siendo perpetradas a lo largo y ancho de México todo el tiempo. ¡Nadie debería ir a la cárcel por tener un aborto o practicarlo! De hecho, incluso la legislación de la Ciudad de México incluye penas de tres a seis meses de prisión para las mujeres que se practiquen un aborto después de las primeras doce semanas, y de uno a tres años de prisión a quienes lo practiquen. En abril pasado, El Universal informó de un caso que trae a la memoria el tristemente célebre caso de Paulina, en el que un tribunal de Baja California le negó a esta víctima de una violación el derecho que la ley le daba a abortar. Este año, a una niña de diez años en Yucatán, que fue violada presuntamente por su padrastro, se le negó el aborto que solicitó porque los doctores dijeron que tenía casi cuatro meses de embarazo, es decir, porque había pasado el límite arbitrario de las doce semanas, que en cualquier caso es casi imposible de medir de manera precisa. Nosotros decimos: ¡Abajo todas las penas! ¡Abajo el límite de doce semanas! ¡Aborto libre y gratuito en el DF y en todo México!
La mexicana es una sociedad profundamente misógina y homófoba —y no sólo ella—. La opresión de la mujer y de los homosexuales es inherente al capitalismo, y por ello no es algo que se pueda eliminar sin una revolución socialista. Bajo el capitalismo, en el que la sociedad no proporciona los medios necesarios para criar a los niños, alimentar a la población o cuidar de los enfermos, la familia es una unidad económica necesaria de la sociedad que asume estas responsabilidades. Así, la oposición a cualquier cosa que se desvíe del modelo establecido —como las familias de parejas homosexuales, o las mujeres que no están interesadas en tener (más) hijos— es parte del apoyo ideológico a los restrictivos confines de la unidad familiar. Por todo ello, se presenta a la familia tradicional como el arreglo más natural para la organización social. Y, en efecto, a la burguesía —la cual sólo proporciona servicios sociales a la población en la medida en que se restringen a ella u obtiene beneficios de ellos— le parece perfectamente natural que haya niños de la calle, hambruna y enfermedades entre los obreros, los campesinos y todos los sectores marginados de la sociedad. Nuestra perspectiva se contrapone a este brutal estado de cosas. Luchamos por guarderías gratuitas las 24 horas, por atención médica gratuita y de calidad para todos como parte de nuestra lucha por una sociedad socialista. El remplazo de las funciones de la familia —y, por ende, de la carga económica que ella significa— permitirá a la gente escoger libremente cómo y con quién quiere vivir. La opresión de la mujer, la desigualdad social más vieja de la historia humana, se remonta al inicio de la propiedad privada y no podrá ser abolida más que con la abolición de la sociedad dividida en clases. La lucha por la liberación de la mujer es pues un componente estratégico de la lucha por la revolución socialista.
Al tiempo que luchamos por plenos derechos democráticos para los homosexuales, a diferencia de los liberales y feministas burgueses combatimos la idealización de la familia —sea ésta tradicional o “alternativa”—. Como explicaron nuestros camaradas de la Spartacist League/U.S.:
“Por qué alguien que no se encuentra bajo presión social o bajo la dificultad económica se pondría voluntariamente las cadenas del matrimonio es, por supuesto, uno de los misterios de la vida... “Sin ninguna duda, [los homosexuales] deberían tener el derecho a casarse. Y, con la misma certeza, los socialistas luchamos por una sociedad en la que nadie necesite que se le ponga una camisa de fuerza para poder obtener prestaciones médicas, derechos de visita, custodia de niños, derechos de inmigración o cualquiera de los privilegios que esta sociedad capitalista otorga a quienes están enterrados en el molde legal tradicional de ‘marido y mujer hasta que la muerte los separe’”.
—“¡Por el derecho al matrimonio gay...y al divorcio!” (Workers Vanguard No. 824, 16 de abril de 2004)
El contexto de las reformas sobre el aborto y el matrimonio homosexual en la Ciudad de México es el de una burguesía altamente polarizada tanto en cuestiones económicas como sociales, aunque las divisiones no necesariamente siguen líneas partidistas. El PRD nacionalista burgués procura cooptar el descontento entre los obreros y otros sectores de la sociedad que están hartos del derechista gobierno federal panista, y con ello en mente a menudo ofrece migajas y concesiones. En la Ciudad de México, más cosmopolita y donde la influencia de la iglesia católica no es omnipresente, el PRD ha impulsado reformas que los marxistas pueden y deben apoyar. Al mismo tiempo, es axiomático que quienes administran el sistema de explotación capitalista deben perpetuar la opresión de la mujer. De hecho, ¡legisladores perredistas de los gobiernos estatales votaron por las contrarreformas que procuran bloquear los derechos de aborto! Al apoyar las reformas en la Ciudad de México, no le damos absolutamente ningún apoyo o confianza al PRD burgués, que como partido capitalista es, a fin de cuentas, fundamentalmente hostil a los derechos de las mujeres.
Además, las reformas bajo el capitalismo no sólo son parciales sino también reversibles. La cifra de 50 mil abortos que se han proporcionado en la Ciudad de México en un número muy limitado de hospitales ni siquiera se acerca a lo que se necesita, incluso sólo en la propia ciudad. En EE.UU., este derecho ha estado bajo constante ataque desde que fue legalizado en 1973. Apenas cuatro años después de la legalización del aborto se puso fin a los fondos federales para costear el procedimiento a mujeres pobres. A lo largo de las siguientes décadas, varios estados establecieron periodos de espera o la obligatoriedad del consentimiento de los padres, colocando así un obstáculo para las mujeres que simplemente no querían tener un hijo. En los años 90, las manifestaciones antiaborto, que acosaban a las mujeres afuera de las clínicas, cedieron el paso a los ataques asesinos contra doctores y otros que ayudaban a proporcionar este servicio médico básico. El 31 de mayo de 2009, el Dr. George Tiller, uno de los extremadamente pocos doctores en EE.UU. que practicaban abortos en etapas avanzadas del embarazo, fue asesinado. La realidad hoy en día es que hay muchos condados a lo largo y ancho de EE.UU. en los que simplemente no hay donde practicarse un aborto.
Los comunistas luchamos vigorosamente por la igualdad de derechos para las mujeres bajo el capitalismo. Pero la promesa de derechos iguales bajo este sistema para las trabajadoras no significa más que el derecho a ser igualmente explotadas en lugar de súper explotadas, ser simplemente una esclava asalariada en lugar de la esclava del esclavo.
En tanto exista el capitalismo, habrá fuerzas que busquen activamente mantener la opresión de la mujer. Un estado obrero en México, además de heredar un país pobre y económicamente subdesarrollado, enfrentaría la hostilidad del imperialismo estadounidense. La extensión de la revolución sería necesaria no sólo para la defensa de un estado obrero mexicano sino también para proporcionar la base material para la liberación de la mujer y de todos los oprimidos. Los bolcheviques reconocían que sin desarrollo económico cualitativo, la liberación de la mujer era una fantasía utópica incluso después de la Revolución de Octubre de 1917. Así, además del establecimiento de la igualdad legal entre hombres y mujeres, el estado obrero soviético proporcionó —hasta donde sus recursos le permitieron— cocinas comunitarias y guarderías gratuitas como algunos de los pasos tomados en la dirección de liberar a la mujer de la esclavitud doméstica y hacia el establecimiento de la igualdad genuina. Una sociedad sin clases, con la resultante liberación humana de la explotación y la opresión, sólo se puede construir sobre la base de la abundancia material. La derrota de oportunidades revolucionarias en Europa Occidental y la catastrófica devastación económica tras la Guerra Civil, así como la devastación del propio proletariado que había llevado a cabo la Revolución de Octubre, fueron el contexto de una contrarrevolución política en 1923-24, lo que Trotsky llamó el “termidor soviético”. Aunque los fundamentos económicos del estado obrero establecido en 1917 permanecieron intactos, para 1924 el poder político pasó de las manos de la vanguardia revolucionaria a las de la casta burocrática conservadora encabezada por I.V. Stalin. Bajo el falso dogma del “socialismo en un solo país”, la burocracia estalinista se acomodó al imperialismo y traicionó las perspectivas proletarias, revolucionarias e internacionalistas de la Revolución Bolchevique. A pesar de esta contrarrevolución política, los espartaquistas defendimos militar e incondicionalmente al estado obrero degenerado soviético contra el imperialismo y la contrarrevolución interna, como hoy defendemos a los estados obreros deformados de China, Cuba, Corea del Norte y Vietnam, al tiempo que luchamos por la genuina democracia obrera mediante la revolución política proletaria para echar a las burocracias estalinistas.
La agrupación Pan y Rosas y el mito del “feminismo socialista”
Rechazando el entendimiento de que la opresión de la mujer es inherente al capitalismo, el feminismo —una ideología burguesa— iguala la lucha por la liberación de la mujer con la lucha por sus derechos democráticos, es decir, por la igualdad con los hombres bajo el capitalismo. El ver la diferencia entre hombres y mujeres como la principal división social y el hacer caso omiso de las condiciones materiales económicas que son la base para la opresión de la mujer conducen a la noción idealista de que las mujeres son oprimidas simplemente debido a las ideas estereotípicas y retrógradas en las cabezas de la gente (léase, de los hombres). En realidad, la ideología sexista y misógina sólo se desvanecerá tras el derrocamiento del capitalismo. Al confinar su perspectiva contra la opresión de la mujer a una política de reformas y presión a los gobernantes capitalistas, el feminismo desvía la lucha por la genuina liberación de la mujer y, en el último análisis, ayuda a perpetuar la opresión.
La falsa izquierda mexicana, permeada por la ideología machista existente, presta poca atención a la opresión de la mujer. Y cuando finalmente dice algo, en general lo hace desde una perspectiva netamente feminista. Éste es el caso de la Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS), que patrocinó la formación del grupo Pan y Rosas. Este último se asume como parte del movimiento feminista y adopta la perspectiva liberal del sectoralismo: la falsa y atrasada noción de que sólo el sector víctima de opresión especial particular del que se trate puede liberarse a sí mismo. El sectoralismo niega la posibilidad de que la conciencia trascienda la experiencia personal de la opresión, evade la lucha contra la ideología atrasada en la clase obrera y está en contradicción directa con el papel del partido de vanguardia de representar los intereses históricos del proletariado y, por lo tanto, de defender a todos los oprimidos.
Pan y Rosas define que está “por la construcción en todo el continente de un movimiento de mujeres que en defensa de nuestros derechos, pueda ofrecer una alternativa de organización independiente, antiimperialista y revolucionaria para las miles de mujeres que sufrimos la explotación diaria” (Estrategia Obrera No. 79, 27 de agosto de 2010). Lo que esta palabrería significa en la realidad es un movimiento de crasa colaboración de clases, justificada con la trillada cantaleta de “combatir a la derecha”. Pan y Rosas se jacta de ser parte del “Pacto por la Vida, la Libertad y los Derechos de las Mujeres” establecido a finales del año pasado para combatir la reacción contra las reformas en la Ciudad de México. Este “pacto” es un conglomerado burgués de decenas de organizaciones enfocado en presionar a los legisladores de la “izquierda”, léase el PRD burgués. Así, el texto del “pacto” omite cuidadosamente mencionar el hecho de que las contrarreformas antiaborto en los estados contaron con el apoyo de diversos legisladores perredistas (de hecho, ¡a duras penas se encontrará una sola referencia al PRD burgués en los muchos artículos publicados en el blog del propio Pan y Rosas!). Según el blog de tan “antiimperialista” pacto, “un aspecto central [del mismo] es solicitar que se sancione a México por violar la Carta Universal de los Derechos Humanos y, por lo tanto, sea juzgado ante el Tribunal Internacional de Viena” (http://pactovidamujeres.blogspot.com/p/historia-del-pacto.html); la misma fuente señala también que “se hará la petición para que el PRI sea expulsado de la Internacional Socialista, por contravenir todos sus principios” —¡los “principios” de los remanentes escleróticos de la socialdemocracia, lacaya de sus propios gobernantes imperialistas!—. ¡Conmovedor “antiimperialismo”! Pan y Rosas, su “pacto” y el feminismo burgués entero no tienen nada que ofrecer a las mujeres salvo una vida de esfuerzos fútiles a la cola de políticos burgueses.
El marxismo es una perspectiva mundial y un programa de lucha para la emancipación de todos los explotados y oprimidos mediante la revolución proletaria y el ascenso de la clase obrera como nueva clase dominante —el único camino para la eventual eliminación de la explotación del hombre por el hombre—. Contrario a los mitos propagados por la LTS, el marxismo genuino proporciona la guía para luchar por la liberación de la mujer, y no requiere tomar prestado nada del feminismo —una ideología de clase ajena al proletariado—. Tenemos un largo camino por delante. Como V.I. Lenin escribió en la lucha por forjar el partido que dirigiría la Revolución Rusa de 1917:
“El ideal del socialdemócrata no debe ser el secretario de trade-union [sindicato], sino el tribuno popular, que sabe reaccionar contra toda manifestación de arbitrariedad y de opresión, dondequiera que se produzca y cualquiera que sea la capa o la clase social a que afecte”.
El reconocimiento de la opresión en esta sociedad y la lucha contra ella son necesarios pero no suficientes para ponerle fin. Nos guiamos por el ejemplo de Lenin y los bolcheviques, y estamos comprometidos a forjar un partido que pueda dirigir la revolución proletaria y empezar a construir una nueva sociedad libre de la explotación y la opresión que plagan a ésta. ¡Por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista!■
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/32/aborto.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


LINEA DE TIEMPO FMI - YouTube LÍNEA DE TIEMPO SAN MARTÍN (1778-1850) - YouTube LÍNEA DEL TIEMPO DE LA HISTORIA DE MÉXICO - YouTube Word - Cómo hacer una línea de tiempo en Word  Timeline ... ACTIVIDAD #1- LINEA DEL TIEMPO - PPE - YouTube LÍNEA DE TIEMPO SARMIENTO - YouTube Linea de tiempo Humanismo - YouTube Línea de tiempo para niños - Miss Jessica - YouTube Como hacer una linea de tiempo en power point - YouTube

LÍNEA DEL TIEMPO DEL FEMINISMO GALLEGO ...

  1. LINEA DE TIEMPO FMI - YouTube
  2. LÍNEA DE TIEMPO SAN MARTÍN (1778-1850) - YouTube
  3. LÍNEA DEL TIEMPO DE LA HISTORIA DE MÉXICO - YouTube
  4. Word - Cómo hacer una línea de tiempo en Word Timeline ...
  5. ACTIVIDAD #1- LINEA DEL TIEMPO - PPE - YouTube
  6. LÍNEA DE TIEMPO SARMIENTO - YouTube
  7. Linea de tiempo Humanismo - YouTube
  8. Línea de tiempo para niños - Miss Jessica - YouTube
  9. Como hacer una linea de tiempo en power point - YouTube
  10. Linea Tiempo Feminismo - YouTube

Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. Tutorial de Word que explica cómo crear una línea de tiempo utilizando los gráficos de SmartArt. Podrás hacer líneas de tiempo creativas y diferentes gracias... En este vídeo podrán ver una linea de tiempo precisa sobre la vida y hechos importantes del general San Martín. Contiene imágenes para una mayor comprensión.... Hola espero que estén muy bien, en este nuevo vídeo veremos la historia de los hechos mas importantes de México No olvides suscribirte, compartir, comentar y... Enjoy the videos and music you love, upload original content, and share it all with friends, family, and the world on YouTube. -- Created using Powtoon -- Free sign up at http://www.powtoon.com/youtube/ -- Create animated videos and animated presentations for free. PowToon is a free ... Esta línea de tiempo resume los acontecimientos más importantes de la vida de Sarmiento. Es ideal para los alumnos de 5to y 6to grado, ya que les podemos sol... Como hacer linea de tiempo en power point de una manera fácil y sencilla. Ejemplo de linea de tiempo. Tutorial para dar animación: https://youtu.be/qqFUimk8a... En este vídeo aprenderás cómo elaborar una línea de tiempo personal para niños de 1er grado de primaria